Presidenta de la Convención Constitucional entrega cuenta pública a cinco meses de trabajo: “Estamos instalando un estado social de derecho que garantice la paz social”

En Antofagasta, Elisa Loncon realizó un balance del trabajo de los convencionales, en que destacó la redacción del reglamento, la articulación de los principales ejes de la nueva carta magna y además evaluó la salida a terreno al Bio Bío, durante noviembre. También se refirió a la discusión sobre la violencia al interior del organismo y proyectó el fin del trabajo para julio del próximo año. "Nuestro mayor orgullo será darle a Chile esta nueva constitución en el tiempo institucional que se nos otorgó".




Desde el Teatro Municipal de Antofagasta, la presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncon, detalló un balance a exactos cinco meses de iniciado el trabajo del organismo. Allí, con presencia del gobernador regional, Ricardo Díaz, los alcaldes y alcaldesas de la zona y los convencionales respectivos, la autoridad detalló los principales puntos que han cruzado el trabajo del organismo.

Loncon, reconoció las principales dificultades que ha enfrentado la Convención. “No ha sido un trabajo fácil pero lo hemos hecho con inteligencia, dedicación, responsabilidad, creatividad y también desde una mirada ciudadana, de ética, de derechos fundamentales, de derechos de la madre naturaleza”.

“Cuesta formar un órgano para chile, nos tocó a nosotros, nadie de nosotros antes había tomado decisiones políticas, ni sabia cómo se forma un órgano autónomo -añadió-. Pero aprendimos los 154 convencionales activos, ya sabemos cómo hacerlo y eso es un logro. Cuesta instalar una voz democrática, una voz que sea de consenso de todos y con todas las diferencias la hemos instalado normativamente”.

Ante las críticas por el tiempo de instalación, Loncon defendió el trabajo de los convencionales. “Los derechos tienen que ser equilibrados, tiene que haber una normativa, y es por eso que se demora el proceso, pero lo más valioso lo tenemos caminado”.

Al respecto, la presidenta destacó la redacción del reglamento del organismo, además de la instalación de las comisiones de trabajo. Asimismo, señaló los ejes que están articulando las discusiones en la propuesta de nueva carta magna. “Los grandes temas que inspiran esta constitución: plurinacionalidad, paridad, descentralización, derechos de la madre tierra, derechos de las diversidades sexuales, temas que antes no estaban en la agenda política, hoy están instalándose en el seno de la convención”.

Y a renglón seguido, destacó la posibilidad de diálogo que se ha generado en la discusión. “La Convención nos ha permitido vencer el miedo, vencer la ignorancia. Ahí esta el distinto que necesitamos mirar cada uno con su historia y sabemos que nos podemos enriquecer”.

La presidenta también evaluó la salida a terreno de la Convención a la región del Bio Bío, durante el mes de noviembre. “Fue histórico para nosotros, para la ciudadanía que nos recibía. Cientos de audiencias en siete comisiones en todas las comunas de la región, más de 100 personas reunidas conversando en función de la nueva constitución”.

Además, como ya está establecido en el cronograma de trabajo, señaló que se realizarán dos salidas más. Y allí, marcó otro punto relacionado con la discusión del presupuesto. “Va a ser el pleno que elija a qué ciudad ir, antes tenemos que negociar el recurso económico, porque hoy no tenemos presupuesto para eso. Pero esperemos que el próximo año nuestras peticiones de recursos sean entendidas y asumidas”.

“A la Convención Constitucional le corresponde hablar de la violencia no en abstracto”

La presidenta del organismo también se refirió a un tema que ha generado debate al interior el organismo; la violencia. Al respecto, durante la semana surgió un debate ante una declaración redactada por constituyentes oficialistas, la que buscaba condenar “todo tipo de violencia como forma de expresión política”. Esta fue rechazada por el pleno, y en su lugar fue aprobada una redactada desde el colectivo Independientes No Neutrales, que planteó una forma diferente de abordar el tema.

“A la Convención Constitucional le corresponde hablar de la violencia no en abstracto, sino de la violencia estructural de este país -señaló Loncon-. Es violento estar enfermo por polución, eso es violencia, no tener derecho a la ecuación publica, eso es violencia”.

“La convención está instalando un estado social de derecho congruente que de respuestas, que garantice la paz ciudadana, porque los ciudadanos van a estar tranquilos en la medida que sus derechos sean reconocidos. Esa es la discusión de fondo”, agregó.

En otro tema, Loncon también echó por tierra una de las principales afirmaciones sobre el trabajo de la convención; el posible cambio de los símbolos patrios, lo que incluso fue difundido por candidatos del oficialismo (como Ena von Baer) durante la campaña para las pasadas elecciones parlamentarias. “No hagan caso cuando dicen que vamos a cambiar la bandera y el himno nacional, porque eso no es tema de nosotros”.

“El 5 de julio vamos a estar listos”

Además, la presidenta se refirió al cronograma de trabajo e incluso señaló una posible fecha en que va a estar lista la propuesta de nueva constitución. “En enero vamos a iniciar las primeras votaciones en torno a las normas y nuestro cronograma ya está planificando para terminar el trabajo. La nueva constitución, 5 de julio vamos a estar listos, y hasta ahí quedó el tiempo de la Convención Constitucional”.

Es decir, Loncon considera en su proyección la prórroga de tres meses que señala el artículo 137 de la constitución vigente, para así completar el trabajo en el plazo de un año, desde que este comenzó el pasado 4 de julio. “Nuestro mayor orgullo será darle a Chile esta nueva constitución en el tiempo institucional que se nos otorgó, y que esta constitución será el reflejo de los derechos de todos los ciudadanos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.