Renuncias y díscolos: la crisis interna de la bancada RN que recrudeció con la elección de la Cámara

Bancada de RN.

Los parlamentarios vieron cómo algunos de sus compañeros no respetaron la totalidad del acuerdo para la mesa de la Cámara de Diputadas y Diputados, lo que repercutió en episodios de tensiones internas. El tema se ha ido resolviendo, por ejemplo, con cambios administrativos de comisiones.


Un espacio para abordar la crisis interna de los diputados RN se dio este martes en el almuerzo de bancada del partido. En la oportunidad, el diputado José Miguel Castro -uno de los principales negociadores de la presidencia de la Cámara de Diputadas y Diputados- emitió un discurso sobre la unidad del comité, lo que se dio luego de la actitud de sus compañeros Jorge Durán, Francesca Muñoz y Sara Concha, quienes no respetaron el acuerdo de votar por el DC Miguel Ángel Calisto para la presidencia de la corporación, y de la RN Sofía Cid para la vicepresidencia. En el caso de Concha y Muñoz no votaron por Cid.

Luego de que el lunes en la tarde los tres se desmarcaran de la postura adoptada por la bancada formalmente el domingo en la noche -argumentando incomodidad de pactar con el PDG-, comenzaron los episodios de tensión entre los diputados, lo que repercutió, además, en un debate interno en RN sobre cómo está manejando el partido a los díscolos dentro del Parlamento.

Así, el inicio de semana estuvo marcado por episodios de tensión en RN. Primero fue Sara Concha, quien anunció que suspendía su participación en el comité de RN, y luego durante este martes Francesca Muñoz informó que renunciaba a su militancia en el partido.

RN, en todo caso, reaccionó sacándolas de comisiones relevantes. Así, en la sala de la Cámara Baja se dio cuenta que el partido -a través de un documento firmado por el jefe de bancada, Andrés Longton-, removió a Muñoz de Relaciones Exteriores y de Personas Mayores y Discapacidad, y sacó a Concha de la comisión de Educación y la de Familia.

Además. el jefe de bancada puso a Muñoz en la comisión de Emergencia, Desastres y Bomberos, considerada dentro de la Cámara Baja como una de las más irrelevantes de todas y a la cual se suele poner a los diputados que son “castigados”. Este martes, en tanto, Jorge Durán consultó en el grupo de WhatsApp de la bancada si lo iban a sacar de la Comisión de Vivienda, pero le dijeron que no.

Las tensiones además estuvieron marcadas por viejas rencillas. Por ejemplo, durante el almuerzo de bancada Longton volvió a enfrentarse con el diputado Eduardo Durán, con quien ya se había peleado por su negativa a apoyar al candidato del partido al Tribunal Constitucional (TC). La conversación fue subida de tono, dicen presentes, y además se dio también en un contexto en que la bancada le criticó a Durán haber puesto en duda inicialmente su apoyo al pacto de Chile Vamos, ya que, a juicio de los parlamentarios de RN, ello incentivó a que se descolgara gente de la DC y el PDG.

“La reunión de hoy día fue extremadamente humana, sincera, respetuosa y puede haber sido dura. Cada uno habló con la mayor libertad, hubo algunos episodios que podrían ser un poco duros”, dijo el diputado Andrés Celis respecto de la reunión de bancada.

En RN están atentos a lo qué harán Concha y Muñoz después de irse de la bancada, pues existe la creencia de que podrían sumarse al Partido Republicano o formar alguna colectividad religiosa y fichar a Eduardo Durán. Por esta razón, es que continúan los cálculos para saber cómo les podría afectar cualquier movimiento de ese tipo.

El debate interno

El alejamiento de Muñoz y Concha del partido se produce luego de que Erika Olivera también renunciara a la bancada y se acercara al movimiento “Sentido Común”, formado por exdirigentes del disuelto Partido Regionalista Independiente (PRI).

Fue debido a estas señales de discolaje que la disidencia a la directiva -liderada por el presidente Francisco Chahuán y Schalper- aprovechó para criticar el manejo del partido en el tema. En el grupo de WhatsApp de la comisión política, el dirigente Marcelo Brunet recordó irónicamente una entrevista de Schalper a La Tercera, de 2020 -cuando no ocupaba la mesa-, en la que afirmó que “cuando renuncian tres diputados de larga militancia, quiere decir que hay un problema grave de conducción en RN”, aludiendo a las salidas de los entonces diputados Bernardo Berger, Cristóbal Urruticoechea y Harry Jürgensen. En la oportunidad, Schalper realizó esas declaraciones cuestionando la entonces mesa liderada por el senador Rafael Prohens.

“Vamos de mal en peor: me acordé de la canción ‘Yo tenía 10 perritos’”, criticó en el WhatsApp de la comisión política el dirigente Guido Benavides, mientras que el expresidenciable Mario Desbordes comentó: “Hay que reconocer que Francesca tenía razón”, aludiendo un tuit de la diputada en que decía “lo advertimos. No nos escucharon”, en el que adjuntó una nota de este medio en que se manifestaban los reparos de ella y de Concha por pactar con el PDG, colectividad que justamente se dividió y hubo algunos parlamentarios que se desmarcaron del acuerdo con Chile Vamos para la presidencia de la Cámara.

“Mario, no es así. Sería bueno que escuchemos a los jefes de bancadas y a José Miguel Castro. El lunes 14 de noviembre asistirán a contar los detalles”, respondió Schalper, afirmando que ese día en la comisión política del partido se contará la trastienda y se analizará el tema.

Sin embargo, Desbordes no se quedó ahí y le refutó. “Los números no mienten. La mitad de la bancada DC votó con el gobierno desde el día uno. Lo mismo los diputados DC criticando la pésima forma de negociar, que a última hora saca del sombrero la candidatura de Miguel Ángel Calisto. La mitad de la bancada del PDG votando por Vlado y dejando claro que jamás pensaron votar separados de la izquierda. Y, efectivamente, el momento de explicar esto ya pasó”, manifestó.

El debate se cerró cuando Schalper escribió en el chat: “Mario, no voy a responder acá por razones que conoces. Pero los efectos que mencionas encuentran causas que ya abordaremos”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Poner en práctica un ritmo pausado a la hora de comer, ayuda al cerebro a asimilar la ingesta de alimento y calmar el apetito.