Suma urgencia para Ley de Amnistía añade más fricciones a la tensa relación entre Jackson y los senadores PPD y PS

El Ministro de la Segpres, Giorgio Jackson.

Senador socialista Fidel Espinoza acusó una estrategia mañosa de parte del ministro, mientras que su par independiente-PPD Pedro Araya señaló que era una irresponsabilidad poner en discusión ese proyecto arriesgándose a un inminente rechazo.




“Así no se hacen las cosas”, era una frase que se repetía entre los senadores del PS y el PPD, a quienes incomodó la decisión de La Moneda de poner suma urgencia al proyecto de ley que concede una amnistía a personas que enfrentan procesos relacionados con manifestaciones tras el estallido social de 2019.

La decisión del gobierno -que según el ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson, fue comunicada el lunes pasado en un almuerzo con los jefes de bancada de las fuerzas oficialistas (PC, Frente Amplio, PS, PPD y Partido Liberal)-, a juicio de algunos legisladores, no fue debidamente conversada.

El hecho añadió más fricciones a la ya tensa relación que vienen desarrollando los senadores del PS y el PPD con Jackson y La Moneda, en gran medida por la irritabilidad que existe por la agenda de algunos partidos de gobierno, en especial el PC, que promueven eliminar el Senado en el proceso de la Convención Constitucional.

Los primeros en reaccionar frente al anuncio de la suma urgencia para la Ley de Amnistía (que inicialmente estaba diseñado como un indulto general), fueron los senadores socialistas, quienes conversaron el lunes en la noche del tema. Si bien comprometieron sus votos a favor del proyecto, reclamaron por la forma como se informó y se acordó la medida.

“Así no se hacen las cosas, no basta con ponerle urgencia a un proyecto, más aún si esa decisión no es conversada con las distintas bancadas”, afirmaron los PS a través de una declaración escrita.

La postura de la bancada fue reforzada en un punto de prensa por los senadores PS Alfonso de Urresti y Fidel Espinoza, quien apuntó particularmente al titular de la Segpres. “Es un acto mañoso del ministro Jackson tratar de instalar este debate en el Senado sabiendo que no tiene los votos”, dijo.

La sospecha que se ha instalado en la Cámara Alta, según dice un senador socialista, es que el gobierno sabiendo que no tiene los apoyos suficientes para aprobar la amnistía y consciente de que es una materia que siempre ha incomodado a los legisladores de la antigua Concertación (PS, PPD y DC), simplemente busca dar una señal en la antesala de una nueva conmemoración del Día del Joven Combatiente (29 de marzo) y, de paso, congraciarse con la senadora independiente Fabiola Campillai, quien pidió acelerar esta discusión.

El problema es que una iniciativa de este tipo necesariamente requiere de, al menos, un voto de la derecha, además de convencer a la DC y al independiente Karim Bianchi, sin considerar las dudas que hay entre algunos representantes del PPD.

En ese sentido, un inminente rechazo se traducirá inevitablemente en un nuevo cuestionamiento al rol del Senado y en una nueva excusa para promover el fin de la institución, a días de que deba ser votado el articulado de nuevo Congreso en la Convención, según sospechan algunos en el PPD y el PS.

La molestia que existe con Jackson quedó expuesta, además, en un nuevo incidente a la hora del almuerzo.

El ministro, que estaba invitado a comer con los senadores del PPD, llegó una hora más tarde, pues también participó de un almuerzo con la bancada de RN.

Frente al retraso, el independiente PPD, Pedro Araya, quien presidió la Comisión de Constitución en el período pasado cuando se tramitó el proyecto de amnistía, le manifestó su indignación al ministro.

“En política, así como en la vida las formas importan. Si uno tiene pactada una reunión, que en este caso era el almuerzo con el ministro Jackson a las 14 horas, uno espera un mínimo de deferencia y que el ministro notifique con suficiente antelación que no va a llegar a ese almuerzo”, dijo Araya posteriormente a la prensa.

“El ministro Jackson llegó cerca de las 3 de la tarde, lo cual me parece una falta de respeto y una irresponsabilidad, razón por la cual se lo hice ver al almuerzo y me retiré dado que tenía un compromiso a las 3 de la tarde y no iba a cometer la misma rotería de dejar esperando a la gente”, añadió el senador por Antofagasta.

Otro senador del PPD, que pidió anonimato, señaló que el incidente es una muestra de las tensiones que hay con el gobierno a raíz del mismo tema de la amnistía. Algo que el mismo Araya deslizó en sus declaraciones: “La idea del almuerzo era conversar obviamente del anuncio que hizo en La Moneda de la suma urgencia al proyecto de amnistía. Que el proyecto tenga urgencia me parece correcto, porque el Senado no puede seguir eludiendo una discusión (…) pero dicho eso, me parece que es una irresponsabilidad lo que hizo el gobierno sabiendo que este es un proyecto muy complejo, que probablemente no tienen los votos de toda la centroizquierda”.

En Radio Duna, el senador PPD Ricardo Lagos Weber también había expresado que “puedo entender el sentido de esa amnistía, pero entonces, hay que ver de qué estamos hablando. Por eso, creo que es muy importante, no solamente informar bien a los parlamentarios que tenemos que votar este proyecto, sino también a la opinión pública, porque es un tema bien delicado”.

Si bien la derecha ha expresado su rechazo a la amnistía, senadores de oposición siempre han dicho que para ellos no es un problema votar. De hecho, la UDI y RN intentaron poner en discusión la amnistía, que entonces estaba caratulado como un indulto general, en plena campaña presidencial en 2021, pero las antiguas fuerzas de la ex-Concertación se opusieron por las implicancias electorales.

Jackson ya había tenido un encontrón con senadores oficialistas, en un accidentado almuerzo en enero pasado, cuando recién estaba nombrado como ministro. Entonces fue el senador PPD Guido Girardi quien se retrasó, por lo que el actual titular de la Segpres reclamó y generó una airada respuesta de Alfonso de Urresti, quien se retiró de la cita.

La relaciones tensas entre los senadores PPD y el PS con el ministro también quedaron en evidencia en las negociaciones para lograr un pacto de gobernabilidad en la Cámara Alta. Particularmente a los socialistas les molestó que Jackson abriera una negociación paralela con el senador RN Manuel José Ossandón, quien pretendía asumir en la presidencia del Senado, a cambio de facilitar la tramitación de iniciativas emblemáticas para el gobierno de Gabriel Boric como la reforma tributaria.

Las tensiones en el Senado se suman al episodio de fricciones que vivieron el lunes las bancadas oficialistas en la Cámara por el “quinto retiro” de ahorros previsionales, temas que algunos legisladores pretenden abordar con el Presidente Gabriel Boric en la reunión que se realizará el viernes en la Residencia Presidencial Palacio Cerro Castillo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.