Cocaína y dependencia: qué hacer para dejarla

deja los jales hermane

Ilustración: César Mejías.

Hoy en Chile, personas de todas las edades tienen acceso habitual a drogas de distintos tipos. En cuanto al uso de cocaína, un psiquiatra explica a Práctico que son los adultos jóvenes quienes asisten con más frecuencia a su consulta en búsqueda de ayuda; la sustancia se ha interpuesto entre su familia y el trabajo. Aquí te contamos cómo tomar conciencia de los riesgos que conlleva el abuso de la sustancia, además de los síntomas a los que hay que estar atento para que este estimulante y otros no tomen las riendas de tu vida.


No es desconocido que en nuestro país el consumo de drogas —lícitas e ilícitas— es transversal. Existen una infinidad de factores que pueden entrar en juego, tales como la frecuencia, la edad, el tipo de droga y el contexto de uso que pueden hacer variar la experiencia. Por ejemplo, el consumo ocasional de cocaína en fiestas puede diferir en riesgo al uso en el trabajo.

https://www.latercera.com/practico/noticia/encajar-cualquier-critica-buen-humor/989575/

Este tema ha sido objeto de alarma para los profesionales de la salud y las autoridades, los que han desplegado planes preventivos en un esfuerzo de concientizar a jóvenes y adultos.

En el último Estudio Nacional de Drogas del SENDA se evidenció una disminución en el uso de la marihuana en dos puntos porcentuales. Es la primera vez que se constata una baja en el consumo desde 2010.

Aún así, los universitarios consumen el doble de sustancias que los escolares: la mitad declaró haber fumado marihuana el último año y el 68% afirma haber tomado alcohol el último mes, así lo constató el Primer estudio de Consumo de Sustancias en la Educación Superior publicado el año pasado por la misma institución.

Y pareciera mantenerse, en algunos casos, camino a la adultez. El paso a drogas más potentes —que incluso se consumen en contextos no recreativos— es una realidad, acorde a la experiencia de profesionales de salud mental.

[caption id="attachment_1001143" align="aligncenter" width="3000"]

Ilustración: César Mejías.[/caption]

Un mirada de cerca a la adicción

Según el médico psiquiatra de la Universidad de Chile, Tomás Serón, son los adultos jóvenes quienes llegan a su consulta en búsqueda de ayuda terapéutica por el consumo de cocaína: "se encuentran en edades productivas, personas jóvenes, alrededor de los 30 años, teniendo ya un recorrido de consumo de algunos meses e incluso años", explica el profesional.

Serón hace una distinción. Hay quienes consumen la droga de manera ocasional: "ese consumo se detiene ahí, en un consumo exploratorio", declara. Sin embargo, explica que existe un número importante de consumidores que abusan y presentan dependencia, "lo que lo hace problemático", afirma.

https://www.latercera.com/practico/noticia/autoengano-ser-conscientes-propios-errores/982574/

Aclara que se da "muchas veces en contextos de alta exigencia académica/laboral o recreativos, siendo las mayores prevalencias de uso entre los 26 a los 34 años", añade. Este dato se condice con el estudio ¿Tu empresa da positivo? realizado por Global Partners: el consumo en el trabajo ha crecido en un 5% en dos años. Entre las sustancias preferidas: en primer lugar la marihuana —50%— y en el segundo la cocaína, en un 22,4%.

Con respecto a la última, Serón continúa: "en definitiva, llegan a consultar cuando el consumo ha deteriorado sus condiciones de vida y ha interferido en sus distintas áreas de desarrollo, como la familia y el trabajo, o bien cuando han estado expuestos a algún problema judicial", sostiene el médico.

Afirma también que la percepción de riesgo de esta droga ha disminuido a pesar que en nuestro país las tasas de consumo se han mantenido estables: "el acceso ha aumentado, principalmente en menores de 25 años, de nivel socioeconómico alto y en los barrios o fiestas".

https://www.latercera.com/practico/noticia/david-byrne-felicidad/888382/

¿Cómo darme cuenta si el consumo se fue de las manos?

El psiquiatra, quien también es docente en la Universidad de Santiago, enfatiza que es común que el uso vaya de la mano de la ingesta excesiva de alcohol, por el contexto, lo que hace que el problema se torne más complejo.

"El abuso de alcohol es una de las realidades más frecuentes en nuestra población, siendo una de las principales causas de carga de enfermedad, tanto por sus efectos psíquicos como físicos, asociándose a muchas enfermedades crónicas y riesgo de mortalidad", ilustra.

https://www.latercera.com/practico/noticia/mitos-alimentacion-saludable-cuerpo/782098/

Explica también que los efectos que ambas sustancias producen suelen ser complementarias: "la cocaína produce un efecto euforizante mientras que el alcohol puede producir un efecto de reductor de la ansiedad", aclara Tomás Serón.

Entonces, el profesional recomienda estar atentos a los síntomas siguientes:

  • Cuando se pierde el efecto esperado y la droga se ve interferida distintas áreas de su vida, dejando de lado sus deberes familiares, viendo mermado su rendimiento laboral.
  • Se expone a situaciones de riesgo, entre otros indicadores.
  • Cuando la persona pierde su capacidad de control, siendo irremediable su deseo de conseguirla.
  • Cuando presenta síntomas de abstinencia al no consumirla.

El psiquiatra también pone atención al uso del MDMA, usualmente conocida como éxtasis, un psicoestimulante sintético derivado de las anfetaminas que produce un aumento en la sensación de bienestar y euforia, además de la exacerbación de los sentidos.

"Similar a la cocaína, se inicia en contextos recreacionales, pero que su instalación entre los jóvenes ha ido en progresivo aumento, especialmente en ambientes relacionados a fiestas electrónicas, donde se hacen parte de la dinámica social", apunta

No está libre de riesgos. Explica además que el consumo de éxtasis puede conllevar a problemas cardiovasculares y psiquiátricos graves, como la hipertermia —el aumento sostenido de la temperatura corporal— así como la existencia cuadros psicóticos.

https://www.latercera.com/practico/noticia/hygge-arte-evitar-infelicidad-extrema/775751/

En fin, para prevenir el consumo de cualquier sustancia, el psiquiatra enfatiza en la importancia del rol de la familia en la orientación. También hace hincapié en la existencia de políticas "que estén acordes a las necesidades de los jóvenes actuales, a sus estilos de vida, que se condigan con las realidades que viven", dice.

El sistema educativo también toma un rol importante; debe ser un espacio de aprendizaje y de información segura y confiable.

Tomás Serón afirma que el tratamiento para el uso problemático de cocaína se hace a través de un equipo multidisciplinario. "Son equipos que cuentan con psicólogos, terapeutas ocupacionales, técnicos en rehabilitación, trabajadores social y psiquiatra", declara el profesional.

"En este sentido, es importante un abordaje integral, donde juegan un rol trascendental las estrategias psicoterapéuticas", explica, y añade que es fundamental el apoyo familiar —junto a terapias grupales—, además de tratamiento psiquiátrico de síntomas específicos o de cuadros que estén presentes al mismo tiempo, como puede ser el alcoholismo.

"No existe un fármaco que en sí mismo resuelva el problema", enfatiza, por lo que el foco está puesto en medidas que fortalezcan la sensación del "yo puedo", la auto eficacia y su relación con el ambiente.

Para concluir, Dr. Serón hace un llamado a tener mayor conciencia frente a los potenciales riesgos que puede implicar el uso de cualquier tipo de estupefaciente: "es responsabilidad de todos también informarse y tener en consideración los riesgos del consumo de las distintas drogas, para tomar decisiones libres que vayan en pos del propio desarrollo saludable", finaliza.

Comenta