Quentin Tarantino for dummies: algunas pistas para iniciarse en sus películas

tarantino

Ilustración: Milo Hachim.

Desde temprano, Quentin Tarantino cultivó un interés obstinado por el séptimo arte. De ahí a que esa fijación primaria defina en gran parte el universo de su obra, un espacio que abarca diez filmes y arranca a fines de los 80. Para conocerlo mejor, tres expertos explican a Práctico lo que se debe considerar al adentrarse en las películas de Tarantino: el homenaje constante a géneros como las cintas de artes marciales y el spaghetti western, los diálogos extensos y, claro, la violencia. Además, recomiendan cuáles son los títulos imprescindibles.




Diez películas, dos premios Oscar y una personalidad obsesiva, resumen la carrera de Quentin Tarantino, el quinto mejor cineasta de la historia según la base de datos especializada IMDb. Nacido en Knoxville, Tennessee, su carrera debe más a la construcción de una mirada autoral y un profundo gusto por el séptimo arte, más que una pasada por estrictas academias de cine. "Si amas las películas lo suficiente, puedes hacer una buena", expresó en alguna entrevista, casi a modo de credo.

[caption id="attachment_780526" align="alignnone" width="957"]

Quentin Tarantino en From Dusk Till Dawn de 1996. Foto: Michael Ochs Archives/Getty Images.[/caption]

Para alguien que no conoce el cine del hombre tras éxitos como Pulp Fiction y desea iniciarse en su universo creativo, debe tener en cuenta una serie de detalles. Primero, que ante todo se trata de un fanático con cámara. Es decir, un cinéfilo que lleva a la pantalla todos sus gustos. "Su trabajo es derechamente el de un tipo que consumió mucho cine, viene de la cultura del videoclub", explica Cristián Briones, el dueño de la tienda especializada Fílmico, en referencia al período de formación del director como dependiente de Video Archives, una tienda que rentaba cintas de VHS en Manhattan Beach, California. También tomó clases de actuación y ocupaba su tiempo libre en escribir guiones.

Esos días en que analizaba filmes al modo de un entrenador de fútbol que repasa las jugadas una y otra vez, le permitieron el cineasta consolidar una afición que desarrolló de niño cuando grababa las añosas producciones de la Golden Age que se emitían en perdidas madrugadas de los setentas. Mientras la crisis del petróleo y el desastre de Vietnam hacían mella en el sueño americano, el joven Tarantino se hizo de una colección particular de películas. Por eso lo contrataron en el videoclub. Porque estaba rayado.

Para una arqueología de Tarantino

Estos antecedentes permiten entender que su universo es ante todo un homenaje a sus pasiones. "En todo su trabajo siempre hay un tributo al cine de los años sesenta y setenta, una suerte de mezcla de géneros que va desde citas a directores muy importantes del nuevo cine americano como Scorsese o Coppola", explica a Práctico el subeditor de Cultura de La Tercera, Rodrigo González.

"Él nunca ha tenido miedo de hacer citas a estos autores y a géneros más bien bastardos como el cine B, o el Blaxploitation, con obras muy violentas de principios de los 70, lo que se ve en Jackie Brown. O subgéneros de las producciones de artes marciales como se ve en Kill Bill. Todo eso mezclado con su gusto por géneros clásicos como el western, como se ve en Los ocho más odiados o citas a Sam Peckinpah, un autor de ese estilo bastante respetado", añade.

[caption id="attachment_780534" align="alignnone" width="1462"]

Jackie Brown.[/caption]

"Estos homenajes que hace se expresan en el rescate de actores que estaban un poco en el olvido y los trae de vuelta, como en Pulp Fiction, con John Travolta que estaba en un momento en que nadie se acordaba mucho de él", explica González. "En Jackie Brown toma a Pam Grier y a Robert Forster, que eran actores que estaban un poco olvidados".

Por ello, como una suerte de complemento, los expertos recomiendan tener en cuenta la obra de otros directores y la forma en que el de Tennessee los tributa. "Es súper interesante ver de dónde viene lo que a él le gusta", explica Cristián Briones. "Puedes ver The Killer y Con una bala en la cabeza de John Woo, después saltarte a The Getaway y La Pandilla Salvaje de Sam Peckinpah y después retroceder a The Killing de Stanley Kubrick y todos van a tener referentes de los que consumimos hoy de Tarantino. De los italianos, Sergio Leone es fundamental para él, también Sergio Corbucci. Y sí o sí el cine de samurais japonés. No solamente Kurosawa, de hecho es el que menos. Por ejemplo, Kenji Misumi, con Lone wolf and cub, a la que Kill Bill hace harta referencia".

[caption id="attachment_780535" align="alignnone" width="1200"]

Kill bill vol. 1.[/caption]

En clásicos del spaghetti western, las cintas de cowboys producidas por directores italianos en los sesentas, también es posible hallar pistas para las propias incursiones de Tarantino en el género con Los ocho más odiados y Django Unchained. "En ambas hay guiños de una película que se llama Django, de Corbucci, con protagónico de Franco Nero", explica González. Una mirada que se hace más amplia al mirar a otras categorías. "De alguna forma también las de artes marciales, no todas, pero las que protagonizaba Bruce Lee. Tal vez El juego de la Muerte. También ha estudiado obras como Bande à part, de Jean-Luc Godard, que uno podría decir que es cine arte. Yo creo que le debe mucho a Scorsese también: Buenos muchachos, Calles peligrosas", agrega.

Varias de los filmes antes mencionados pueden adquirirse en el mercado. "The Killer y Hard Boiled de John Woo, y Getaway y Wild Bunch de Peckinpah están. The Killing de Kubrick y Banda Aparte de Godard (referenciadas en Reservoir Dogs y Pulp Fiction) son menos accesibles", comenta Briones. En amazon es posible encontrar las versiones en Blu Ray desde US$34.99.

[caption id="attachment_780536" align="alignnone" width="2220"]

Natural Born Killers.[/caption]

Las historias de Tarantino, tanto las filmadas por él, como las que escribió y fueron llevadas a la pantalla por otros (los casos de True Romance y Natural Born Killers), también tienen algo en común: la violencia. "De alguna forma eso está presente en toda su trayectoria", detalla escritor y guionista Simón Soto. "Su cine es de hitos, ocurren cosas potentes, de una violencia profunda, primigenia, de una condición humana recóndita. Por ejemplo, pienso en una parte de Pulp Fiction, cuando violan a Marsellus Wallace, con toda esa cosa inquietante en que no sabes qué va a pasar. Entonces es un descenso a raíz de la violencia. Más que el conflicto interno del personaje, lo vemos", añade.

En ese sentido las secuencias abundan. En Reservoir Dogs, la escena de la tortura en que un sádico Michael Madsen, bailando con pasitos cortos al ritmo de "Stuck in the middle with you", de Stealers Wheel, le rebana la oreja al aterrado policía que interpreta Kirk Baltz, es un clásico. Diálogos. Tensión. Acción guiada por la brutalidad.

https://www.youtube.com/watch?v=rxU9iVusxyA

¿Como se le llama a un cuarto de libra en Francia? ¿Cuál es el verdadero significado de la canción "Like a virgin"? Parecen preguntas triviales, pero han sido parte de las conversaciones entre personajes de algunas de sus películas. No es casual. "Él restringe mucho la historia hacia los diálogos. Más que el pulso en dirección para él es importante que los personajes tengan mucho diálogo", explica Briones. "Se circunscribe la acción un poco a partir de eso. Los diálogos conducen a la acción", añade González.

Ejemplos al respecto abundan. Uno muy recordado es el diálogo de la pandilla protagónica de Reservoir Dogs, al inicio del filme, que se extiende por un poco más de siete minutos y tiene al mismo director como unos de los actores. Y de hecho, su personaje se permite hacer una referencia a Charles Bronson, un duro entre los duros, en La Gran Evasión una cinta de 1963. Cinefilia pura y dura.

https://www.youtube.com/watch?v=_-fwQCHSOGA&t=96s

Entonces, ¿por dónde empezar?

"No he visto personajes como estos en años", le habría dicho a Tarantino el actor Harvey Keitel cuando acabó de leer el guión que el joven había escrito, según detalla el sitio Biography. Son los primeros años de la década de los 90', el muro de Berlín colapsó y EE.UU. no pierde el tiempo: sigue en directo la Operación Tormenta del desierto. Pero la violencia llegaba a las pantallas no solo por la guerra en Irak. En 1992, se estrenaba Reservoir Dogs, la ópera prima que se logró rodar gracias al entusiasmo de Keitel como coproductor, quien además interpreta al señor Blanco, el integrante de una insólita pandilla que intenta un frustrado atraco al que le sigue una bacanal de sangre y balazos. Años después, esta inspiró los spots promocionales de la teleserie Machos de Canal 13 con su entrada inconfundible: la cuadrilla uniformada con rigurosos trajes negros y lentes de sol mientras suena "Little green back", de George Baker. La palabra cool se queda corta.

https://www.youtube.com/watch?v=ju65gr9sUjk

Para los expertos los dos primeros filmes son claves a la hora de adentrarse en el universo del director, para luego seguir con el resto. "Hay que seguirlo cronológico. Uno ver puede ver súper claro como empieza con películas muy cortas como Pulp Fiction y Reservoir Dogs, que duran menos de dos horas, hasta cosas como Django Unchained que se hace interminable", detalla Cristián Briones. "Su cine ha progresado en función de lo que era. Yo te diría que después de las dos iniciales, puedes quizás saltarte a The Hateful Eight y podrás ver que no es el mismo cineasta. Parte en el mismo punto, pero hoy él es Tarantino solamente. No es un tipo que esté buscando otras vetas. Está explorándose a sí mismo", agrega.

En ese sentido, Rodrigo González coincide que las afamadas cintas de los noventa, son el punto de partida obligado. "Sus primeras tres, Reservoir Dogs, Pulp Fiction y Jackie Brown me parecen fundamentales. También Kill Bill en sus dos volúmenes y Bastardos sin Gloria. Creo que en esas cinco uno puede captar mejor el lenguaje de Tarantino. Además ahí están todos los géneros: el bélico, artes marciales, cine negro, etcétera". Aunque hace una salvedad. "The Hateful Eight no sé si es la más indicada para alguien que está partiendo, porque no es tan 'tarantinesca', tiene pocas locaciones y los personajes no se mueven de ahí".

[caption id="attachment_780519" align="alignnone" width="1920"]

Ilustración: Milo Hachim.[/caption]

"A veces él engolosina", opina Simón Soto. "Me pasa con Kill Bill que hay tanto guiño cinematográfico que se transforma en un pastiche, creo que ha envejecido mal. Como que se pierde en su propio gusto por la imagen. Pero cuando eso está bien resuelto, es notable. Yo siento que la mejor en eso es Jackie Brown. Ahí la historia es buena, es elegantísima. Como que los recursos narrativos de Pulp Fiction están depurados. Yo siento que es un gran narrador, pero a veces se cae en eso. Django Unchained no me gusta por lo mismo, es también un ejemplo del autoengolosinamiento. En ese sentido, como western The Hateful Eight, es mucho mejor, más acotada, más interesante. Creo que ahí él usa muy bien todos sus recursos".

https://www.youtube.com/watch?v=PfGJlud2ZlU

Las diez piezas están disponibles en formato Blu-Ray. En tiendas especializadas como Fílmico es posible hallar títulos como Pulp Fiction a 12.990 pesos. "Esa me parece la más completa en cuanto a material extra. Ahora, todas lo tienen, porque como él siempre trabajó para Miramax, todo lo adicional siempre estuvo disponible. Tienen harto 'trivia track' y muchas entrevistas, pero ningún audiocomentario de él. Pero una de las que él escribió, pero no dirigió, True Romance, se perdió para siempre, no hay acceso a ella", detalla Cristián Briones. En Netflix también hay disponibles varios de sus filmes, aunque en junio se anunció que Kill Bill —en sus dos volúmenes— y Pulp Fiction, saldrán del catálogo de la plataforma.

Eso sí, Simón Soto advierte. "Sus películas hay que verlas en el cine. A él le interesa mucho el tratamiento cinematográfico de la imagen. Hoy cuando el desafío de la televisión es contar historias, con televisores enormes y buenos sistemas de audio, podemos ver una serie de Netflix o HBO en Blu-Ray y se va a ver impresionante. Frente a eso, él propone una experiencia cinematográfica en que cada plano está construido de forma muy rica".

Sobre el autor:

Periodista de Culto y creador de Yakaranda Magazine.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.