El Ajial de Paine: Andrés Pérez Cruz, vicepresidente de Gasco, gana disputa por santuario de la naturaleza

Andrés Pérez Cruz, vicepresidente de Gasco.

El vicepresidente de la compañía de gas puso fin a una extensa disputa con el empresario Juan Cristi por exploraciones mineras que este último buscaba desarrollar en medio de un santuario de la naturaleza, ubicado en Paine. La Corte Suprema finalmente desestimó los reclamos de Cristi y Andrés Pérez Cruz valoró la sentencia.




La Corte Suprema confirmó el fallo de la Corte de Apelaciones de San Miguel, desestimando el recurso de casación presentado por Sociedad Legal Minera Las Brujas que buscaba iniciar una explotación minera en medio del parque de la naturaleza El Ajial, de propiedad del vicepresidente de Gasco Andrés Pérez Cruz, ubicado en la comuna de Paine.

Para el máximo tribunal del país los eventuales “yerros” que denuncia la sociedad minera en los fallos anteriores que desestimaron sus reparos, “no influyen en lo dispositivo de la sentencia”. El fallo contó con los votos de las ministras Andrea Muñoz, María Cristina Gajardo y Carolina Coppo, mientras que Gloría Ana Chevesich fue partidaria de acoger el reclamo, dictando una sentencia de reemplazo que acogiera la demanda.

Todo comenzó cuando el empresario de áridos Juan Cristi Scheggia -representante de Minera Las Brujas y Compañía Minera Santa Laura- inició una férrea batalla legal en contra del proyecto en primera instancia ante el Juzgado de Letras de Buin, y posteriormente en la Corte de Apelaciones de San Miguel. La discusión radicaba en si se puede constituir una servidumbre minera sin que el requirente cuente con los demás permisos sectoriales otorgados.

Cristi pretende ensanchar un camino rural aduciendo que posee concesiones mineras de explotación con anticipación a la declaración de santuario de la naturaleza del fundo. Sin embargo, en cada una de las instancias a las que ha acudido, y la Corte Suprema el pasado 3 de marzo, confirmaron los fallos anteriores.

El caso es que Sociedad Legal Minera Las Brujas solicitó la constitución de servidumbres mineras bajo el amparo de la Ley Orgánica Constitucional sobre Concesiones Mineras Nº 18.097, y artículos 120 y siguientes del Código de Minería.

Para fundar la pretensión se demostró que era propietario de 17 pertenencias mineras de explotación por medio de actas de mensura y sentencias que constan en el Registro de Propiedad de Minas del Conservador de Minas de Buin, correspondientes al año 2012.

En el proceso, la sociedad minera explicó que dichas pertenencias mineras se ubicaban en un sector denominado “Los Rulos de Challai” del Fundo Santa Anita del Escorial, ubicado en la localidad de Huelquén, comuna de Paine, de propiedad de Andrés Pérez Cruz.

El 16 de enero de 2016, El Ajial se conviertió en el décimo Santuario de la Naturaleza de la Región Metropolitana

Sociedad Legal Minera Las Brujas contó con la asesoría del abogado Patricio Otayza.

Por su parte, Jorge Meneses, socio del estudio GQM, representó a Andrés Pérez Cruz, y sostuvo que “es importante destacar, además del resultado, que se trata de un conflicto que tuvo variados frentes, además del estrictamente judicial. Y en todos aquellos frentes, en Contraloría General de la República, en la Superintendencia del Medioambiente y ante la propia Corte Suprema, siempre primó la protección del medioambiente, la cordura y el resguardo del Santuario de la Naturaleza El Ajial”.

“La gente no tiene cultura”

En el fundo El Ajial sus visitantes pueden encontrar 66 especies nativas, entre ellas 26 especies de flora y 31 de fauna con problemas de conservación en la zona central. También al gato colocolo, un felino salvaje que habita en Sudamérica y es una especie amenazada.

Para Andrés Pérez Cruz la sentencia de la Corte Suprema viene a dar más tranquilidad. “Estoy feliz con el fallo, porque viene a cerrar un ciclo de una pelea de tantos años y espero que no persevere”, señaló.

El santuario involucra directamente a su familia: su esposa y su hijo Andrés son los más activos en el desarrollo de la iniciativa que busca el cuidado de la naturaleza. Se trata de un proyecto que viene “a contrapelo de la situación hídrica”, sostuvo el empresario. “Hoy mantenemos 8.000 plantas de quillayes, peumos, boldos, molles y otras especies vivas, que le estamos dando un riego por goteo, pero son 40 hectáreas de un bosque que está arriba de la montaña y que es notable”, añadió.

“Queremos seguir recuperando un bosque que ha sido muy dañado en estos años. Más que un campo productivo, porque si uno lo pudiera pensar que podría extraer al campo la mayor cantidad de recursos, tal vez las mineras habrían sido bienvenidas. Las servidumbres podrían ser útiles para llevar este proyecto, pero lamentablemente esas empresas destruyen mucho y se buscan hacer de estas aguas del minero que tienen una vía legal distinta y es muy difícil protegerlas”, acotó.

Aquí no se permite la entrada de animales mayores como caballos o vacunos, y el pasto crece con mayor fuerza. Por lo mismo, Pérez Cruz explicó que deben ser más cuidadosos y tomar una serie de resguardos para evitar incendios forestales que se producen en esta época del año.

“Hoy la sensación que tiene la gente es de que los cerros son de todos y que cualquier montaña o cerro tiene libre acceso, pero la verdad es que la gente no tiene cultura. Si uno quisiera ponerse buena onda y disponer que entre la gente, pero no tienen cultura. Ensucian, queman y destruyen. Entonces, hay que estar constantemente lidiando con este riesgo, con guardaparques y visitas”, concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.