Elon Musk alega fraude en Twitter en una contrademanda presentada en Delaware

Twitter dice en una presentación que se preocupó de proporcionar la información solicitada. FOTO: CONSTANZA HEVIA H./ THE WALL STREET JOURNAL

El multimillonario dice que la plataforma de redes sociales tergiversó los usuarios, así como las cuentas falsas. Twitter responde que las reclamaciones son inexactas. Musk ha criticado la dependencia de Twitter de los anuncios, que representan alrededor del 90% de sus ingresos. Ha dicho que debería cambiar hacia un modelo de negocios que se base más en las suscripciones.




Elon Musk acusó a Twitter Inc. de fraude, diciendo que la compañía tergiversó la condición de su negocio y las métricas clave sobre los usuarios en su plataforma antes de que él acordara en abril adquirir la compañía por US$ 44 mil millones.

Musk anunció en una contrademanda hecha pública el jueves que decidió anular el acuerdo de fusión después de enterarse de lo que describió como hechos preocupantes, incluyendo una reformulación de los usuarios promedio diarios monetizables de Twitter días después de la firma del pacto, y que la red social supuestamente estaba contando mal el número de cuentas falsas y de spam.

“Las propias revelaciones de Twitter muestran que, aunque la red social declara que tiene 238 millones de ‘usuarios activos diarios monetizables’, aquellos que realmente ven anuncios (y, por tanto, se considerarían razonablemente ‘monetizables’) son unos 65 millones menos de los que Twitter representa”, aseguró Musk en una presentación judicial. Las contrademandas se presentaron de forma confidencial la semana pasada y se desvelaron el jueves en una presentación tardía en el Tribunal de Cancillería de Delaware.

El presidente de la junta directiva de Twitter, Bret Taylor, escribió en un tuit el jueves que las reclamaciones de Musk “son inexactas en cuanto a los hechos, legalmente insuficientes y comercialmente irrelevantes”. Enlazó con la respuesta de 127 páginas de Twitter y dijo que la compañía espera el juicio en Delaware, que está programado para el 17 de octubre.

Twitter, por su parte, respondió que la afirmación de Musk de que fue engañado es inverosímil y que el multimillonario no tiene derecho a echarse atrás basándose en su preocupación por el número de spam o cuentas falsas en su plataforma.

“Según Musk, él -el multimillonario fundador de múltiples empresas, asesorado por banqueros y abogados de Wall Street- fue engañado por Twitter para que firmara un acuerdo de fusión de US$ 44.000 millones”, escribió la red social.

Twitter comentó también que Musk no ha identificado una declaración falsa o engañosa en las revelaciones de la red social.

“Musk inventa representaciones que Twitter nunca hizo y luego trata de esgrimir, selectivamente, los extensos datos confidenciales que la red social le proporcionó para conjurar un incumplimiento de esas supuestas representaciones”, dijo la compañía.

Musk ha criticado la dependencia de Twitter de los anuncios, que representan alrededor del 90% de sus ingresos. Ha dicho que debería cambiar hacia un modelo de negocios que se base más en las suscripciones.

En sus contrademandas, el dueño de Tesla señaló que muchos de los usuarios que se cuentan como monetizables no contribuyen al éxito financiero de la empresa, como indica Twitter, porque la mayor parte del crecimiento de los usuarios promedios diarios monetizables ven cero o casi cero anuncios.

“De hecho, la mayoría de los anuncios se muestran a menos de 16 millones de usuarios, una mera fracción de los 238 millones” que Twitter cita en el mercado, explicó Musk.

Twitter aseguró en su respuesta que Musk está tratando de distorsionar los datos y utilizar los litigios para destruir el negocio de Twitter. La compañía aseguró que sus revelaciones con respecto a los usuarios promedio diarios monetizables en las presentaciones regulatorias son exactas.

La red social ha estimado durante mucho tiempo que menos del 5% de sus usuarios diarios monetizables representan cuentas falsas, aunque también ha dicho en los archivos regulatorios que el número real podría ser mayor.

A su vez, el propio análisis de Musk, que utiliza un sitio web disponible públicamente, indica que las cuentas falsas o de spam constituyen al menos el 10% de los usuarios activos diarios monetizables de Twitter, según la presentación del jueves.

Sin embargo, la empresa dice que esa estimación no es fiable, porque no utiliza los mismos datos que Twitter ni mide lo mismo. La red social ha dicho que su proceso no puede ser replicado externamente porque se basa en múltiples revisiones humanas de miles de cuentas muestreadas al azar a lo largo del tiempo.

Twitter puso en duda una aplicación en línea que Musk ha utilizado para estimar las cifras de bots, el botómetro de la Universidad de Indiana, añadiendo que la plataforma había encontrado que la propia cuenta de Twitter de Musk era probablemente un bot.

Algunos científicos de datos afirman que es imposible establecer un número preciso, objetivo y fiable de cuentas falsas o de spam en Twitter, donde se publican millones de tuits al día. No hay una definición universal de cuentas falsas o de spam, plantean, y una tecnología muy sofisticada puede hacer que las publicaciones parezcan escritas por humanos, cuando fueron hechas por bots.

Musk ha dicho que Twitter no le ha proporcionado los datos e información necesarios para evaluar la prevalencia de este tipo de cuentas y ha planteado dudas sobre los métodos de la compañía.

La red social, por su parte, comentó que proporcionó a Musk la información que solicitó. En su respuesta del jueves a las contrademandas del multimillonario, la compañía dijo que puso a su disposición “flujos masivos de datos” y que “gastó tiempo y recursos significativos para compilar, y en muchos casos crear, colecciones de datos e información” solicitada por el empresario.

Twitter demandó a Musk el 12 de julio en el Tribunal de Cancillería de Delaware para tratar de obligarlo a seguir adelante con su oferta de adquisición, después de que dijera en una presentación de valores del 8 de julio que quería salirse del acuerdo.

Algunas de las contrademandas del magnate de Tesla se centran en el argumento de que Twitter actualizó su número de usuarios activos diarios monetizables poco después de aceptar el acuerdo.

Twitter reconoció en la presentación del jueves que no notificó a Musk antes de la firma del acuerdo de fusión, el 25 de abril, que había exagerado su base de usuarios durante casi tres años hasta finales de 2021. La compañía actualizó las cifras -que reflejaban menos de un 1% de cambio- en su informe de resultados del 28 de abril, citando un error en la forma de contabilizar las personas vinculadas a múltiples cuentas. Pero también argumentó que el informe de ganancias no incluía ninguna declaración o admisión materialmente falsa.

Musk alegó que Twitter procedió a obstaculizar sus peticiones más detalladas sobre el cálculo de bots, porque sabía que el mercado alcista estaba llegando a su fin y mostraría que estaba en una posición débil, una referencia a la cita de Warren Buffett sobre una marea que retrocede y que revela quién está nadando desnudo. Sin embargo, Twitter comentó que Musk no tiene “una pizca de evidencia” para apoyar esa teoría.

La red social programó una votación de los accionistas sobre la adquisición de Musk para el 13 de septiembre, diciendo en una presentación regulatoria la semana pasada que está comprometida a completar la fusión y que su consejo había recomendado de manera unánime que los accionistas votaran a favor del acuerdo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.