Espera, ¿cuándo empezó todo el mundo a usar Apple Pay?

Algo que muestra el caso de Apple Pay es que la paciencia es una ventaja competitiva para las empresas que saben manejarla. Foto: Dado Ruvic/ REUTERS.

El iPhone ha tardado más de lo esperado en convertirse en un monedero. Pero la paciencia de Apple está dando poco a poco sus frutos. El porcentaje de iPhones con Apple Pay activado fue de 10% en 2016 y de 20% en 2017, según una investigación de Loup Ventures, ya que la mayoría de la gente parecía perfectamente feliz con sus tarjetas de plástico y carteras de cuero. La adopción casi se duplicó de nuevo en 2018. Llegó al 50% en 2020. Ahora ronda el 75% y se acerca a la ubicuidad.


La paciencia no es la virtud más popular en Silicon Valley, donde las empresas aspiran a moverse rápido y romper cosas, el lema que definió la era del exceso tecnológico.

Nada se rompió el día de 2014 en que Apple presentó un nuevo servicio llamado Apple Pay. Si la calidad de la destrucción se midiera por la velocidad a la que se produjo, la llamativa innovación de un titán del sector se habría considerado una decepción. La idea de que convertiría la billetera en algo obsoleto sonó ridícula cuando el ritmo de adopción de Apple Pay superó las expectativas. Tanto los analistas de Wall Street como los usuarios de iPhone se mostraron escépticos durante los siguientes años. La experiencia de usar una tarjeta de crédito no parecía un problema que requiriera una solución por parte de Apple.

Es una apuesta que ahora parece estar dando sus frutos de una manera muy extraña para nuestra economía impulsada por los golpes: lentamente.

A Apple le han dado tantas lecciones que podría crear su propia escuela de negocios, pero lo que demuestra el caso de Apple Pay es que la paciencia es una ventaja competitiva para las empresas que saben manejarla.

La paciencia suele sonar como una palabra sucia para nuestros señores de la tecnología -Steve Jobs no era precisamente Job-, pero sólo el tiempo puede romper ciertos hábitos del comportamiento humano. Los billones de dólares de capitalización bursátil compran esa clase de tiempo. No todas las empresas pueden permitirse el lujo de jugar a largo plazo, pero la corporación más rica del mundo podía permitírselo.

El porcentaje de iPhones con Apple Pay activado fue de 10% en 2016 y de 20% en 2017, según una investigación de Loup Ventures, ya que la mayoría de la gente parecía perfectamente feliz con sus tarjetas de plástico y carteras de cuero. La adopción casi se duplicó de nuevo en 2018. Llegó al 50% en 2020. Ahora ronda el 75% y se acerca a la ubicuidad. Por supuesto, no todas las cuentas que se activan permanecen en uso activo.

Entonces, ¿qué ha cambiado? Nosotros sí. Los ejecutivos de Apple seguían confiando en el futuro, incluso cuando el presente no era tan de color rosa, porque podían observar la aceptación de los pagos sin contacto en el resto del mundo y ver que Estados Unidos llevaba años de retraso.

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, cree que los monederos digitales podrían ser un gran negocio. FOTO: STEPHEN LAM/ REUTERS

Había que trabajar para crear la infraestructura tecnológica necesaria para que los usuarios de iPhone empiecen a utilizar Apple Pay. También había que esperar a que el público se sintiera cómodo con el cambio. Los datos de la compañía sugieren que los clientes están satisfechos con Apple Pay una vez que lo han probado. “A la gente le encanta Apple Pay”, dijo el analista de Loup Ventures, Gene Munster, en una entrevista reciente. Apple solo necesitaba que más clientes lo usaran. Y su insistencia ha funcionado.

La compañía declaró que el 90% de los comercios de Estados Unidos ya aceptan Apple Pay. El número que aceptaba pagos sin contacto cuando se introdujo el servicio era del 3%.

Cuantos más lugares acepten Apple Pay, más valor tendrá el servicio, y más personas cargarán sus tarjetas de crédito y débito en la aplicación Wallet. Pueden utilizar Apple Pay para pedir cosas por Internet, enviar dinero a sus amigos y comprar artículos en una tienda física con solo acercarla a un lector sin contacto. Las comisiones que Apple cobra a los bancos cuyos titulares de tarjetas utilizan Apple Pay ascienden a menos del 1% de los ingresos totales de la empresa, según las estimaciones de Munster, pero Apple genera tantos beneficios con las ventas del iPhone que incluso miles de millones de dólares serían un error de redondeo. Apple Pay existe para mejorar la experiencia del iPhone.

La tasa de activación de Apple Pay ha empezado a parecerse a la trayectoria clásica de adopción de tecnología, lo que sugiere que lo que ahora es una pequeña porción del pastel de Apple puede hacerse mucho más grande, junto con el mercado general de pagos sin contacto. Este tipo de gasto “tap-to-pay” representa casi el 20% de las transacciones presenciales de Visa en EE.UU., pero las tasas en las grandes ciudades han subido por encima del 25%, con la zona de la bahía en el 30% y Nueva York alcanzando el 45%. Apple Pay es también la aplicación de pago más utilizada por los adolescentes, según la empresa de inversiones Piper Sandler. A medida que los adolescentes y las ciudades avanzan, también lo hace el país.

La retórica de Apple ha ido por delante de la realidad durante la mayor parte de la existencia de Apple Pay. El presidente ejecutivo Tim Cook predijo una vez que 2015 sería “el año de Apple Pay”. En 2016, declaró que mataría al dinero en efectivo. En 2018, reconoció que los pagos móviles no habían despegado como esperaba. “¿Importa si llegamos en dos, tres o cinco años?”, dijo el vicepresidente senior de Apple, Eddy Cue, hace cinco años. “En última instancia, no”, respondió.

Apple no ha confundido la paciencia con la terquedad. La marca se movió rápidamente para descontinuar el altavoz HomePod tres años después de que el producto llegara al mercado, por ejemplo, y ninguna cantidad de paciencia habría sido suficiente para salvar el iPod.

Pero en este caso el tiempo estuvo del lado de Apple. La compañía anunció que los ingresos de Apple Pay se duplicaron en 2019, y Cook sonó triunfante a principios de este año. “El crecimiento de Apple Pay ha sido simplemente impresionante”, señaló en una videoconferencia de enero.

Apple dice que el objetivo final es dar a los usuarios “la opción de reemplazar su billetera física con una billetera móvil segura, privada y fácil de usar”.

Apple Pay se ha convertido en el andamio para que la compañía construya un negocio mucho mayor. Apple puso un pie en las finanzas en 2019 al colaborar con Goldman Sachs en la Tarjeta Apple y se sumergió más profundamente al anunciar una opción de “compra ahora, paga más tarde” que se espera a finales de este año. Sus ambiciones tienen la atención de los analistas, la preocupación de los rivales y el escrutinio de los reguladores. Las autoridades antimonopolio europeas, por su parte, acusaron recientemente a la compañía de abusar de su poder de mercado para favorecer a Apple Pay; Apple ha dicho que está cooperando con la investigación.

Apple quiere que, con el tiempo, su billetera virtual contenga todo, desde su licencia de conducir hasta las tarjetas de seguro, pero la compañía ha aprendido que el proceso de reemplazar los objetos físicos no sucede de la noche a la mañana. Apenas pasa a lo largo de décadas. “Hay un legítimo problema del huevo y la gallina en los pagos”, comentó Harshita Rawat, analista de Bernstein. “Los hábitos de los consumidores son muy difíciles de cambiar, y la aceptación de los comerciantes lleva muchos, muchos, muchos años”, explicó.

El hábito de consumo que más tardará en cambiar también resulta ser el que ofrece mayores recompensas. Según Gerard du Toit, socio de Bain & Company, la mayor reserva de dinero en el negocio de los pagos móviles en EE.UU. es la caja registradora, y Apple lidera por poco un grupo muy concurrido con la mayor cuota de pagos digitales en tiendas físicas.

Pero su rival no es sólo Cash App y PayPal, o Google y Samsung. Es la comodidad de las tarjetas de crédito.

Y esas siguen ganando. Los ejecutivos de Apple argumentan que la mayor seguridad de Apple Pay contribuye a una experiencia superior para el consumidor, pero todavía no hay una razón de peso para elegir un teléfono en lugar de un plástico. A diferencia del escaneo de una tarjeta de embarque móvil, que despegó en poco tiempo porque eliminó la molestia de la impresión, Apple Pay no reduce mucho la fricción.

Me he pasado las últimas semanas dejando tarjetas en el bolsillo y pinchando el teléfono siempre que podía. Pero todavía hay muchos lugares en los que no he podido. Los restaurantes han tardado en adoptar la tecnología necesaria para Apple Pay. Las bencineras se han mostrado reacias a gastar en actualizar sus surtidores. Walmart, que está a favor de su propia opción de pago móvil, sigue siendo el que más se ha resistido entre los minoristas.

La gente preferiría salir de su casa sin su billetera que sin su teléfono, según las encuestas de Bain, pero esa fantasía solo es realista si los pagos móviles llegan a ser tan fiables como las tarjetas de crédito. Incluso si el 90% de los comercios aceptan Apple Pay, el 10% restante tiene un efecto enorme. Parece probable que Apple lo consiga, quizá no inmediatamente, pero sí con el tiempo.

El éxito de Apple Pay es diferente ahora que hace ocho años. Dentro de ocho años más, volverá a ser irreconocible.

Apple puede esperar. Solo se necesita paciencia para cosechar los beneficios de la paciencia.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Arqueólogos encontraron los restos que corresponderían a Ankhesenamun, esposa de Tutankamón, y su madre Nefertiti, la legendaria faraona que gobernó Egipto hace 5.500 años.