G-7 apunta a un cambio ambicioso a automóviles eléctricos y se aleja del petróleo

Atochamiento vehicular por cierre de calles por Formula E

Cada nación del grupo prometería más dinero en efectivo para el cambio climático. El borrador del comunicado de la cumbre se está discutiendo mientras los líderes se reúnen.




Los líderes del Grupo de los Siete están discutiendo planes ambiciosos para cambiar el equilibrio de la compra de automóviles de gasolina a vehículos más ecológicos para fines de la década, como parte de un paquete de medidas para combatir el cambio climático.

Según una propuesta contenida en un documento visto por Bloomberg, los gobiernos del G-7 se “esforzarían” por garantizar que la mayoría de todas las ventas de automóviles de pasajeros nuevos no sean de gasolina o diésel “para 2030 o antes”. Los países están divididos sobre qué tan específicas deben ser las medidas.

Los siete líderes nacionales reunidos para su cumbre en Cornwall, suroeste de Inglaterra, también están listos para prometer más fondos para ayudar al mundo en desarrollo a reducir las emisiones de carbono, aunque los detalles de cuánto no están claros.

Los compromisos aún no han sido acordados por los funcionarios del G-7 que están redactando las conclusiones de la cumbre de este fin de semana. Pero establecer el objetivo de alejarse de la gasolina podría representar un punto de inflexión en los esfuerzos por reducir el consumo mundial de petróleo y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los planes aún están en forma de borrador y aún no está claro que los líderes, incluido el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, respaldarán la redacción propuesta sobre alejarse de los automóviles contaminantes.

Un funcionario estadounidense se negó a decir si la Casa Blanca apoya la redacción en discusión, incluido si establecer un objetivo de que más de la mitad de los vehículos vendidos en 2030 no emitan emisiones.

El funcionario dijo que Biden cree en una fuerte inversión en los mercados de vehículos eléctricos y la cadena de suministro como una forma de abordar el cambio climático y crear empleos. Pero el plan interno de Estados Unidos no llega tan lejos como para exigir la prohibición de los automóviles con motor de combustión.

Los mayores fabricantes de automóviles de Estados Unidos se han fijado recientemente objetivos para una producción de vehículos más ecológica. General Motors anunció en enero que aspiraba a eliminar las emisiones de escape de los vehículos ligeros nuevos para 2035. Ford se comprometió el mes pasado a que cuatro de cada 10 vehículos que vende funcionarían con baterías para 2030.

Las ventas de automóviles eléctricos nuevos alcanzarán el 34% del total mundial para 2030 y el 68% para 2040, suponiendo que no haya más incentivos políticos de los gobiernos, según las previsiones de BNEF.

Riesgos para el mercado laboral

Japón también emitió un plan de estrategia ecológica en diciembre para hacer que todos los autos nuevos sean híbridos o eléctricos a mediados de la década de 2030, a pesar de que el presidente de Toyota, Akio Toyoda, advirtió días antes que los gobiernos que anunciaban prohibiciones de automóviles de combustión estaban pasando por alto los riesgos para los empleos.

En el Reino Unido, el primer ministro Boris Johnson, que organiza la reunión de líderes del G-7, prohibirá la venta de automóviles nuevos que funcionen completamente con gasolina o diésel a partir de 2030, aunque es poco probable que las otras naciones respalden un paso tan dramático. Por el momento, solo una fracción de los vehículos nuevos vendidos en el Reino Unido son completamente eléctricos, y los costos desaniman a la mayoría de los consumidores.

Según la redacción propuesta en el borrador del comunicado de la cumbre, los líderes se comprometerían a descarbonizar sus sectores de transporte a lo largo de la década de 2020 acelerando la expansión de los vehículos eléctricos y el desarrollo de trenes, autobuses, transporte marítimo y aviación sin emisiones de carbono.

Sobre otras medidas de cambio climático, el borrador de acuerdo incluye:

  • Confirmando el compromiso de los países más ricos de gastar US$ 100 mil millones para ayudar al mundo en desarrollo a reducir las emisiones de carbono.
  • Una promesa para que “cada” miembro del G-7 aumente sus contribuciones financieras para ayudar a los países más pobres a descarbonizar sus economías. Las contribuciones específicas serán para discusión entre líderes, con discusiones en curso sobre cuánto debería pagar cada país.
  • Descarbonizar los sistemas de energía de los países del G-7 para la década de 2030 y eliminar gradualmente el nuevo apoyo gubernamental directo para la energía internacional basada en combustibles fósiles intensivos en carbono
  • Ampliación de la nueva tecnología para acelerar la eliminación progresiva de la capacidad de carbón en la década de 2030 y poner fin a las nuevas inversiones internacionales en la generación continua de energía de carbón para fines de este año.
  • Como parte de un “pacto de naturaleza” para hacer frente a la amenaza a la biodiversidad, los líderes se comprometerán a tomar medidas en cuatro pilares, incluido el de proteger al menos el 30% de sus propias tierras y aguas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.