Grubhub, DoorDash y Uber Eats demandan a la ciudad de New York por los límites de tarifas a restaurantes

Las compañías de delivery no solo se están enfrentando a los reguladores en New York, sino que también en San Francisco, California (Estados Unidos), donde el tope máximo de comisiones que las aplicaciones pueden cobrar fue fijado en un 15%. La medida no tiene fecha de término.

Las empresas de delivery de alimentos dicen que el tope de tarifa establece un precedente peligroso.




DoorDash Inc., Grubhub Inc. y la división Uber Eats de Uber Technologies Inc. están demandando a la ciudad de New York por su ley que limita permanentemente la cantidad de comisiones que las aplicaciones pueden cobrar a los restaurantes por usar sus servicios, la más reciente jugada en un creciente enfrentamiento entre las plataformas y los reguladores locales.

Las tres compañías de delivery de alimentos más grandes presentaron la demanda en un tribunal federal de New York el jueves por la noche, alegando que el límite de tarifas es perjudicial y constituye una extralimitación del gobierno. El límite de tarifas les ha costado a las empresas cientos de millones de dólares combinados hasta julio, afirmaron en la demanda.

Un límite permanente probablemente hará que deban reescribir los contratos con los restaurantes, reduzcan el marketing en la ciudad y aumenten las tarifas para los consumidores, afirmaron las empresas en la demanda.

Las compañías buscan una orden judicial que evitaría que New York haga cumplir la ordenanza de tope de tarifas adoptada el mes pasado, daños monetarios no especificados y un juicio con jurado.

El concejal Mark Gjonaj, presidente del Comité de Pequeñas Empresas de la ciudad, que ha presionado para una mayor supervisión de las aplicaciones, afirmó que el consejo tiene la intención de seguir adelante con los límites de tarifas y otras regulaciones de los servicios.

“Las leyes simplemente buscan traer justicia a un sistema que con demasiada frecuencia carece de ella”, afirmó Gjonaj en un comunicado el jueves por la noche.

Las compañías están demandando a New York en medio de un mayor escrutinio por parte de los reguladores locales en todo Estados Unidos después de que la pandemia por covid-19 impulsó un amplio cambio de consumidores a las plataformas. Muchos restaurantes adoptaron las aplicaciones de delivery para mantenerse a flote el año pasado, y algunas ciudades implementaron pautas sobre las tarifas para ayudarlos a sobrevivir.

Las empresas de delivery de alimentos dicen que buscan probar la ilegitimidad de los topes de manera más amplia, alegando que son inconstitucionales e interfieren con los contratos negociados. También cuestionan la limitación de los servicios de marketing cobrados por las aplicaciones, cuando la ciudad no lo hace para otras plataformas online que brindan publicidad a las empresas.

“Si no se controla, la ordenanza establece un precedente peligroso”, afirmaron las empresas en la denuncia.

Ahora que los restaurantes pueden volver a hacer funcionar sus comedores, la ordenanza de la ciudad de New York “no tiene relación con ninguna emergencia de salud pública”, afirmaron las empresas. También “interfiere con los contratos negociados libremente entre plataformas y restaurantes al cambiar y dictar los términos económicos en los que opera una industria dinámica”, dijeron.

Las aplicaciones pueden cobrar comisiones de restaurantes de hasta un 30% por pedido. La ciudad de New York limitó temporalmente lo que las aplicaciones podrían cobrar a los restaurantes durante la pandemia. El mes pasado, hizo que el límite fuera permanente, diciendo que las empresas de delivery de alimentos tienen prohibido cobrar a los restaurantes más del 23% por pedido: 15% por entrega, 5% por aparecer listados en las aplicaciones y 3% por tarifas de procesamiento de tarjetas de crédito. Eso significa que Grubhub, que a menudo depende de que los restaurantes cumplan con las entregas recibidas en su aplicación, se limitaría a una comisión del 8% en dichos pedidos.

Muchos de esos límites expiraron cuando los casos de covid-19 disminuyeron a principios de este año, pero algunos legisladores han tratado de extenderlos debido a las quejas sobre los cobros en general.

La junta de supervisores de San Francisco (California, Estados Unidos) promulgó un límite permanente del 15% por pedido en las tarifas de delivery de alimentos en junio, la primera ciudad en instituir un límite sin fecha de finalización. Las aplicaciones también han presentado una demanda allí.

Las aplicaciones dicen que han tenido que pasar los costos a los consumidores cuando las tarifas de los restaurantes son limitadas, y las compañías dicen en la demanda que la tendencia probablemente continuará en la ciudad de New York con un límite máximo fijo.

Las ciudades también están investigando a las empresas por otras razones. El mes pasado, Chicago presentó demandas gemelas en un tribunal Estatal contra Grubhub y DoorDash, alegando que las empresas no eran transparentes con las tarifas cobradas a los clientes por el delivery, utilizaban publicidad engañosa y agregaban restaurantes a sus plataformas sin consentimiento.

La ciudad busca asegurarse de que las empresas cumplan con sus leyes, de que haya una restitución para los consumidores y restaurantes, y multas civiles dentro del rango de US$ 500 a US$ 10.000 por infracción.

Grubhub y DoorDash han dicho que las acusaciones son falsas y que planean pelear las demandas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.