La derrota de empresarios y economistas

De todos los postulantes, sólo dos lograron un cupo: Bernardo Fontaine y el ex ministro, Luis Mayol. La menor votación la obtuvo el ex SVS, Guillermo Larraín. “Los partido políticos tradicionales perdieron la credibilidad, no nos creen”, señala a Pulso PM.




Arístides Benaventes estuvo más de dos meses recorriendo Aysén. El fundador de Komax y Toteat, había decidido postular como candidato a la convención constitucional por el Distrito 27 en la lista de Vamos por Chile. Y si bien estuvo días enteros en la esquina de Simpson con Prat en Coyhaique, conversando con las personas que circulaban, perdió. Sacó sólo un 3,5% de los votos, siendo la opción número 12 en votación; tal porcentaje lo dejó fuera del grupo de 155 que redactará la nueva Constitución.

El caso de Benaventes no es aislado; por el contrario, sólo un ejemplo más de empresarios y economistas que apostaron por el proceso y sacaron débiles apoyos. De hecho, al final sólo el economista Bernardo Fontaine –que iba por Vamos por Chile- logró sumarse a la convención con un 4,4% en el Distrito 11 (Vitacura, Las Condes, Lo Barnechea, La Reina y Peñalolén), además del empresario agrícola y ex ministro Luis Mayol, que ganó con la primera mayoría -un 9,52%-, en el Distrito 23, que agrupa a localidades de La Araucanía…el resto, fueron sólo derrotas.

Luis Mayol, candidato constituyente por el distrito 23.

“Esta elección se dio en dos ejes centrales: uno el eje independiente contra la clase política, y el otro, la ciudadanía versus los que han ejercido poder, contra las elites. Ese segundo eje fue fatal para toda la clase política en general, y la elite en particular, y es ahí donde se explica la debilidad que tuvieron estas apuestas más empresariales y económicas”, señala el socio-director de Criteria Research, Cristián Valdivieso.

Y añade: “Esto es un llamado de atención para que en el Chile que se abrió, los empresarios hagan una apuesta por resignificar su rol, en el sentido que su rol no es sólo producir riqueza, sino que aportar más a la sociedad en su conjunto, ser agentes sociales y que cuando el país se ponga en marcha, el desarrollo sea percibido como benéfico para todos y no sólo para algunos”, subraya.

El empresario agrícola, criador, corralero y vicepresidente de Evopoli, Italo Zunino, había optado por participar de las elecciones, yendo por el Distrito 22 (que reúne a varias regiones del Biobío) para –según señaló en enero a La Tercera- poner fin a una deuda histórica con los pueblos originarios y avanzar hacia una Constitución más inclusiva. Ayer, logró apenas el 4,8%, quedando fuera.

El análisis de Larraín

Un panorama no menos desalentador vivieron los economistas. El ex superintendente de Valores y Seguros, Guillermo Larraín, desarrolló una página con todas sus propuestas, elaboró –según planteó en su Twitter- 16 cabildos, 8 conversaciones con profesores extranjeros, entrevistas, Lives, para lograr los apoyos en el Distrito 12 (La Florida, La Pintana, Pirque, Puente Alto y San José de Maipo) y quedó fuera: participando por la Lista del Apruebo, obtuvo apenas un 0,8% de los sufragios, algo más de 3.000 personas votaron por él.

“Es un poco temprano para sacar muchas conclusiones, pero sí creo que en el fondo el estallido social se morfó en un movimiento político y eso tiene su lado bueno. El tema es que los partido políticos tradicionales perdieron totalmente la credibilidad, no nos creen”, señaló Larraín.

Y añade: “La gente quiere un cambio, y la centro izquierda hoy no es capaz de asegurar que puede guiar ese cambio, porque se le cree que está cooptada por grupos de interés”.

En ese sentido, estima que el ser asociado con el mundo empresarial también puede haberle jugado una mala pasada. “A quienes éramos percibidos por ser más o menos cercanos nos dejaron fuera”, enfatiza. “El empresariado tiene que tomarse en serio ese problema de credibilidad, y las fuentes de esa falta de credibilidad también son varias: los temas de colusión, de las clases de ética; el hecho que pareciera que no pagaran ningún costo por las malandrinas que hacen, es tremendo”.

La misma situación la vivió el economista y director de empresas, René Cortazar. El ex ministro y miembro de mesas como la de Canal 13, D&S -hoy Walmart- y Entel iba por el Distrito 8 (Estación Central, Lampa, Cerrillos, entre otras comunas) en representación de la Lista del Aprueba y, más específicamente, por la Democracia Cristiana al igual que Guillermo Larraín. 7.018 personas votaron por él, lo que se tradujo en 1,55%, sin alcanzar

Lo ocurrido se replicó con la economista María José Becerra, quien siendo la más votada de la lista del Apruebo en el Distrito 14 (Buin, Calera de Tango, Paine, entre otras), con un 4,11%, no logró ingresar a la Convención.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.