La escasez de dinero en efectivo provoca movimientos bruscos en las materias primas

La única petrolera búlgara. Sofía recibe el 77% de su gas natural de la rusa Gazprom y su única refinería de petróleo es propiedad de la rusa Lukoil. PHOTO: NIKOLAY DOYCHINOV/ AFP

Las bolsas y los corredores están exigiendo más dinero por adelantado para negociar con el petróleo, el trigo y el gas natural, lo que tensa los mercados en medio de las interrupciones del suministro por la guerra en Ucrania.




Los comerciantes de materias primas se están viendo afectados por las enormes peticiones de dinero en efectivo de los bancos y las bolsas, lo que impulsa los movimientos vertiginosos en los mercados y obstaculiza el movimiento de materiales más allá de Rusia y Ucrania.

El estallido de la guerra provocó fuertes cambios en los precios al obstruir los envíos de materias primas en el Mar Negro y llevar a los importadores occidentales a rehuir las exportaciones rusas. Un círculo financiero vicioso está exacerbando la volatilidad y podría empeorar la escasez en algunas partes del mundo, declaran los operadores.

Las bolsas y las ramas de corretaje de los bancos están exigiendo grandes pagos iniciales, conocidos como márgenes, a los operadores de contratos de futuros vinculados a materias primas como el petróleo, el trigo y el gas natural. Para evitar el gasto que supone mantener las posiciones en los mercados, algunas empresas están deshaciendo sus operaciones, lo que ha provocado nuevas oscilaciones de los precios.

“El comercio que ni siquiera está vinculado a Rusia o Ucrania es cada vez más difícil de financiar”, declaró Sebastien Bruyant, un gestor de cartera senior en RiverRock European Capital Partners, que presta a los comerciantes y productores de materias primas. Dijo que los prestamistas están retirando financiamientos de países económicamente frágiles como Egipto y Túnez para protegerse de la incertidumbre con respecto a la duración de la guerra y sus consecuencias económicas y geopolíticas.

Una señal que destaca que el aumento de los márgenes está perjudicando a la actividad: el número de futuros de referencia del Brent y del West Texas Intermediate en circulación, que ha caído más de la mitad este año.

Esto ha provocado fuertes oscilaciones en el precio del petróleo. Los futuros del crudo Brent han subido o bajado un 4% o más en 10 días de negociación desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero. Los precios se dispararon a un máximo de 14 años de casi 140 dólares el barril antes de caer por debajo de los 100 dólares el barril, después de que los pagos de márgenes llevaran a los operadores a deshacer sus posiciones. El Brent volvió a subir por encima de los 110 dólares el barril el lunes después de que Arabia Saudita dijera que las fuerzas Houthi en Yemen habían atacado las instalaciones de la petrolera estatal Aramco.

Los inversores compran y venden futuros para especular, y los productores y operadores físicos para fijar los precios, lo que se conoce como cobertura. Luego, las bolsas cobran un pago, conocido como margen inicial, cuando se realizan las operaciones para recoger la garantía. Finalmente, solicitan o devuelven el dinero cada día en función de si la posición gana o pierde valor.

Las bolsas han aumentado los márgenes iniciales y de variación para tener en cuenta el aumento del riesgo en los mercados. Además, los operadores dicen que están recibiendo solicitudes de pagos adicionales de bancos como JPMorgan Chase & Co. y Citigroup Inc. que actúan como intermediarios entre ellos y la bolsa.

Los portavoces de los bancos, por su parte, no quisieron hacer comentarios.

“Cuando se trata de operar en un mercado basado en matices financieros y no en los fundamentos subyacentes, cualquiera va a encontrarlo difícil”, dijo Greg Newman, director ejecutivo de la empresa de comercio de petróleo Onyx Capital Group, con sede en Londres.

La escalada de los márgenes está dificultando a los comerciantes la gestión de los riesgos financieros que conlleva el movimiento físico de las materias primas. Algunos productores y comerciantes de diésel y petróleo han tenido dificultades para encontrar compradores en lo que normalmente son ventas rutinarias. Una de las razones es que los costes de cobertura han hecho que las operaciones no sean rentables, según los operadores.

Una persona miembro de una empresa comercial dijo que los márgenes iniciales requeridos para cubrir algunas operaciones de gas natural licuado habían aumentado hasta tres cuartas partes del valor del cargamento subyacente. En algunos casos, esto ha hecho económicamente inviable el envío de GNL (Gas Natural Licuado), agregó.

En una carta dirigida a los gobiernos, reguladores y bancos centrales este mes, la Federación Europea de Operadores de Energía presionó por garantías públicas para que los bancos estén dispuestos a financiar los márgenes de los operadores. Una portavoz del grupo, entre cuyos miembros se encuentran Vitol y Shell PLC, indicó el viernes que las conversaciones continuaban.

Las subidas de los precios de la energía, los metales y los cereales también han perturbado un rincón del mundo bancario conocido como financiación del comercio.

Los comerciantes piden dinero prestado a los bancos mediante cartas de crédito, facilidades de crédito renovable y otros instrumentos para financiar los envíos. A medida que el valor de cada cargamento se ha disparado, han agotado las facilidades existentes o han pedido más dinero prestado para seguir financiando los cargamentos y pagando el margen.

Trafigura Group, uno de los principales comerciantes de petróleo y metales, sostuvo el 8 de marzo que había abierto una línea de crédito renovable de 1.200 millones de dólares en un tiempo récord para hacer frente a una subida sin precedentes de los precios de las materias primas. Trafigura anunció el acuerdo el mismo día en que la Bolsa de Metales de Londres suspendió el comercio de níquel tras un enorme salto en los precios de combustible por las peticiones de margen.

Incluso con el respaldo de sus bancos, los bonos de Trafigura se han visto presionados. Un bono de 500 millones de dólares con vencimiento en 2025 se negociaba el lunes a unos 89 centavos por dólar, frente a los 102 centavos de antes de la invasión.

Las empresas más pequeñas tienen dificultades para convencer a los bancos de que les presten más, explican los operadores y los abogados. Una de las preocupaciones de los banqueros es que los precios de las materias primas vuelvan a bajar, lo que les dejaría sin garantías adecuadas para salvaguardar esas nuevas líneas de crédito, señaló Jolyon Ellwood-Russell, socio del grupo de abogados Simmons & Simmons LLP.

Gapuma Group Ltd., con sede en Londres, envía productos petroquímicos, fertilizantes y alimentos a África desde el sudeste asiático, Europa y los Emiratos Árabes Unidos. Su fundador, Jack Bardakjian, dijo que se había puesto en contacto con los bancos para pedirles que duplicaran algunas líneas de crédito y descubrió que sólo estaban dispuestos a prestar entre un 20% y un 25% más.

“Hay algunos enormes problemas humanitarios que podrían desarrollarse debido a esto”, declaró Bardakjian, señalando la dificultad de financiar los envíos de alimentos y combustible a las economías africanas vulnerables, y la capacidad de los consumidores para pagar los costos más altos.

Kristofer Tremaine, director de inversiones de Kimura Capital LLP, una empresa con sede en Londres que financia el comercio físico de metales, energía y productos agrícolas, afirmó que las empresas energéticas de primer orden pagan un 6% o más por una línea de crédito, en comparación con entre el 0,25% y el 1% de antes de que Rusia invadiera Ucrania.

Entre otros factores, concluyó que las sanciones impuestas a los prestamistas rusos Sberbank y VTB Bank han socavado una fuente clave de financiación para los comerciantes de materias primas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.