La industria de los satélites crece a medida que los inversionistas apuestan miles de millones de dólares en datos derivados del espacio

Un miembro del personal de Spire Global trabajando en un satélite el 2018 en las instalaciones de la empresa en Glasgow. PHOTO: ANDY BUCHANAN/AGENCE FRANCE-PRESSE/GETTY IMAGES

Las empresas de teledetección proyectan un crecimiento sólido y algunos ejecutivos anticipan la consolidación del sector.




Decenas de empresas están pintando los cielos con satélites, parte de una apuesta creciente de que los compradores en la Tierra pagarán miles de millones de dólares por una vista más granular del planeta. Es probable que no todas las empresas lo logren, según los observadores de la industria.

Los inversionistas están invirtiendo dinero en empresas de teledetección, con BlackSky Technology Inc. y Spire Global Inc. fusionándose con las llamadas empresas de adquisición o propósito especial (o SPAC por sus siglas en inglés) este año. Competidores como Planet Labs Inc., Satellogic y Terran Orbital Corp.también han cerrado acuerdos para salir a la bolsa al combinarse con SPAC, mientras que otras empresas han recaudado dinero de fondos de capital de riesgo.

Las compañías de datos espaciales, que usan satélites para tomar fotos de la Tierra, rastrear señales de radio y usar el radar para mirar a través de las nubes, recaudaron US$ 5.200 millones el año pasado, frente a los US$ 1.400 millones en 2015, según datos de PitchBook. Hasta el 10 de noviembre, las empresas habían recaudado otros US$ 4.500 millones.

Entre los compradores de los productos de estas empresas se encuentran las agencias de defensa y otras agencias gubernamentales que aprovechan la información para rastrear los movimientos de tropas y proyectos militares. Las empresas de teledetección se dirigen cada vez más a clientes comerciales: la empresa agrícola Corteva Inc. vende aplicaciones de datos satelitales que permiten a los agricultores aumentar el rendimiento de las cosechas y a los ganaderos administrar las tierras de pastoreo, afirmaron los ejecutivos.

Las compañías de datos espaciales también han dicho que ven oportunidades para vender información a compradores como las aseguradoras, que podrían usarla para evaluar los riesgos de desastres para las propiedades, y las compañías de energía, que podrían usar los datos para monitorear las tuberías y oleoductos. Otros clientes podrían incluir gobiernos y empresas que buscan monitorear la contaminación y hacer un seguimiento de los compromisos ambientales.

Con el tiempo, algunos inversionistas y ejecutivos esperan que un menor número de empresas se establezcan a medida que el mercado vaya tomando forma y las empresas busquen adquisiciones.

“Verás un puñado de actores dominantes, muy grandes, emergiendo en cada categoría”, afirmó James Bruegger, jefe de inversiones de Seraphim, una firma de inversión que ha respaldado a empresas de teledetección.

El mercado de la teledetección generó US$ 2.600 millones en ingresos en 2020, más del doble en comparación con hace una década, según el proveedor de datos BryceTech. Más de 800 satélites de teledetección, la mayoría controlados por operadores comerciales, ahora orbitan el planeta, frente a los 123 que había a finales del 2011, según la firma, que ha contado 25 empresas en el sector.

Algunas empresas están apostando por tecnologías como los radares que pueden penetrar las nubes y brindar cobertura por la noche, o los llamados sensores hiperespectrales que pueden rastrear cientos de bandas en el espectro electromagnético.

Maxar Technologies Inc. y Airbus SE tienen negocios de teledetección más establecidos y se encuentran entre las empresas con satélites que capturan imágenes de la Tierra.

“Creemos que existe una gran oportunidad de mercado”, afirmó Will Marshall, cofundador y director ejecutivo de Planet Labs. La compañía opera alrededor de 200 satélites más pequeños y puede vender los datos que recopilan o los productos que Planet crea basándose en esa información.

Planet Labs ha pronosticado que generará US$ 693 millones en ingresos durante su año fiscal que finaliza a principios de 2026, arriba de los US$ 113 millones del año fiscal que finalizó el 31 de enero.

Dos empresas que también ofrecen productos basados en datos satelitales recientemente han reducido las expectativas de ingresos. BlackSky dijo este mes que esperaba generar como máximo US$ 34 millones en ingresos para 2021, por debajo de los US$ 40 millones que predijo anteriormente. El CEO de BlackSky, Brian O’Toole, dijo que un factor en el cambio fueron los problemas de la cadena de suministro que interrumpieron la construcción de satélites para clientes externos.

En julio, Spire Global dijo que anticipaba generar entre US$ 40 millones y US$ 42 millones en ingresos para el año, menos de los US$ 54 millones que dijo que esperaba en una presentación para sus inversionistas en junio, principalmente debido a retrasos vinculados a ciertos contratos y la finalización de varios acuerdos nuevos. La compañía confirmó el pronóstico más bajo cuando informó los resultados del tercer trimestre en noviembre.

Chris Quilty, un analista de la industria de satélites que dirige su propia firma de investigación y asesoría llamada Quilty Analytics, dijo que no creía que los pronósticos de ingresos emitidos por algunas de las más nuevas compañías que toman imágenes de la Tierra, cuando se toman en conjunto, sean alcanzables. La mayoría de los ingresos generados en el sector hoy en día todavía provienen de agencias de defensa e inteligencia, afirmó.

“Esos clientes tienen una capacidad limitada para hacer crecer su presupuesto y el mercado comercial es relativamente pequeño y nunca ha demostrado el tipo de aceleración del crecimiento al que se apunta”, afirmó Quilty.

Las empresas que han recaudado dinero al hacerse públicas ahora tienen más recursos para buscar acuerdos, dijo John Serafini, director ejecutivo de HawkEye 360 Inc., una compañía de capital cerrado que utiliza satélites para rastrear señales de radiofrecuencia. HawkEye 360 recaudó recientemente US$ 145 millones y Serafini dijo que estaba buscando adquisiciones.

Emiliano Kargieman, director ejecutivo de Satellogic, que dijo en una presentación de julio que planeaba expandir su flota de 13 satélites, contandolos desde del año pasado, a 300 para 2025, afirmó que no creía que las compañías buscaran tales combinaciones por ahora, debido a que el tamaño total de el mercado es grande. Durante un período más largo, las fusiones tendrían sentido en parte para ganar eficiencias, agregó.

Dan Jablonsky, director ejecutivo de Maxar, dijo que la compañía había pronosticado un tamaño de mercado total más pequeño para su unidad que proporciona datos de satélites y productos relacionados en comparación con los lanzados por otras compañías de teledetección. “Si resulta que las cifras son tremendamente mayores de lo que pensamos o de lo que publicamos, creemos que eso sería genial para nosotros”, afirmó.

Mark Sirangelo, un ejecutivo de la industria espacial desde hace mucho tiempo que ahora es un académico residente en la Universidad de Colorado, dijo que las empresas encontrarán formas de convertir los datos derivados del espacio en productos valiosos a medida que el mercado se ordene por sí mismo. “Es relativamente inconexo ahora, pero no va a permanecer así”, sentenció.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.