La jueza del caso de Twitter y Elon Musk es conocida por su rapidez en el trabajo

La jueza Kathaleen S. McCormick, quien se adjudicó el caso a sí misma, será quien decida si Elon Musk debe comprar Twitter en los próximos meses. Foto: Dado Ruvic/ Reuters

Kathaleen McCormick ha ordenado a los compradores, quienes se arrepintieron a último momento, que cierren acuerdos.


La jueza que decidirá si Elon Musk debe comprar Twitter Inc. tiene un historial de decisiones rápidas en casos urgentes sobre acuerdos empresariales en peligro, y ha ordenado a los compradores que cierren los acuerdos que querían abandonar.

La jueza Kathaleen McCormick, una mujer de 42 años a la que le gusta el equipo de fútbol americano universitario de Notre Dame y que además es cofundadora de una escuela particular subvencionada a la que fueron sus hijos, está en el centro de uno de los mayores casos que han llegado al tribunal especial de derecho mercantil de Delaware: La demanda de Twitter por la decisión de Musk de abandonar su compromiso de comprar la empresa por US$ 44.000 millones. Ella decidirá el veredicto, no un jurado, y su fallo podría establecer un nuevo estándar para cuando los compradores pueden o no pueden abandonar los acuerdos.

Twitter ha pedido a McCormick que obligue a Musk a cumplir con el acuerdo pactado, el equivalente corporativo de un matrimonio forzoso. Por otra parte, podría permitirle abandonar el acuerdo si considera, como alega el dueño de Tesla, que Twitter violó el acuerdo de fusión al engañarlo sobre la prevalencia de spam o cuentas falsas en su servicio.

“Ella puede ver a través de muchos argumentos que los abogados tienden a hacer, y para realmente ahondar en el asunto y encontrar lo que realmente está pasando”, declaró Chris Foulds, un abogado en Delaware que ha ejercido ante ella.

Los abogados dicen que la jueza principal de la Corte de Cancillería de Delaware, que comenzó su carrera como abogada de asistencia legal y solo se unió a la banca hace cuatro años, tiene una reputación de gran preparación, una capacidad para diseccionar contratos corporativos complejos y una disposición a trabajar las 24 horas del día si es necesario. En 2019, dirigió un juicio que impugnaba una adquisición de principio a fin en menos de dos meses, rápido incluso para los estándares de Delaware. Escribió la decisión de 95 páginas durante un fin de semana sin dormir que pasó trabajando en su casa y en su oficina.

En su primera decisión en el caso de Twitter, la canciller McCormick falló en contra de Musk, cuyos abogados querían siete meses para prepararse para un juicio, citando la necesidad de obtener y analizar “cientos de terabytes de datos” relacionados con la medición de cuentas falsas y de spam de la red social en cuestión. McCormick, que realizó la audiencia a distancia porque había dado positivo en el test de Covid-19, dijo que Twitter merecía una resolución más rápida y fijó el juicio para mediados de octubre.

Elon Musk ya ha perdido un asalto en los tribunales en relación con la demanda de Twitter, después de que un juez denegara la petición de sus abogados de siete meses para preparar un juicio. Foto: Brendan McDermid/ Reuters

El papel de la abogada para antes del juicio será mantener a las partes en el calendario y arbitrar cualquier disputa sobre las pruebas, aseguró Minor Myers, un profesor de derecho de la Universidad de Connecticut que se especializa en derecho corporativo.

“Ella es ampliamente considerada como la cara del futuro del tribunal”, dijo Myers. “Sabe también cómo moverse rápidamente y sacar una producción judicial de calidad y deliberada en lo que otros considerarían un calendario sobrehumano”, explicó.

La canciller McCormick se asignó a sí misma el caso de Twitter, y está presidiendo otra demanda multimillonaria con Musk en el centro. En ese caso en particular, un accionista de Tesla alega que la junta directiva violó sus deberes fiduciarios al otorgar al empresario un paquete de compensación de US$ 56 mil millones en 2018. Un juicio está programado para finales de octubre.

Los tribunales de Delaware desempeñan un papel importante en el gobierno corporativo porque la mayoría de las grandes empresas estadounidenses están domiciliadas en el estado. Los juicios por fusiones frustradas son la parte más importante de la dieta de los tribunales porque lo que está en juego -si se completa el acuerdo o no- es muy alto. Se espera que el procedimiento de Twitter sea uno de los mayores circos mediáticos legales que han llegado a Delaware desde el juicio de 2004 por el despido del expresidente de Walt Disney Co. Michael Ovitz, que contó con el testimonio del actor Sidney Poitier.

“La reputación de Delaware como árbitro imparcial de las disputas corporativas está en juego”, aseguró Robert Miller, profesor de derecho corporativo de la Universidad de Iowa.

En un caso del año pasado en el que un comprador argumentó que la pandemia de coronavirus le permitía retirarse de la adquisición de una empresa de decoración de pasteles, la canciller McCormick consideró que el “lenguaje contractual inequívoco” no otorgaba al comprador ese derecho. Dictaminó que el cliente, Kohlberg & Co., debía cerrar el trato, lo que ocurrió al mes siguiente.

McCormick se unió a la Corte de Cancillería en 2018 cuando el tribunal se amplió de cinco a siete miembros. Nombrada canciller el año pasado, se convirtió en la primera mujer en dirigir el tribunal en sus 230 años de historia.

Sus decisiones sobre juicios corporativos importantes son a veces largas y están plagadas del lenguaje del gobierno corporativo o de la financiación de acuerdos. Y a veces incluyen proverbios adaptados a su veredicto.

En la rápida decisión que escribió durante un fin de semana de 2019, señaló que la demanda llegó cuando “marzo entró como un león”. Ella decidió que los accionistas demandantes no tenían una razón viable para deshacer la toma de posesión, añadiendo: “Y así, lo que entró como un león sale como un cordero”.

La canciller McCormick se crió en Smyrna, Delaware, una ciudad situada a 35 millas del juzgado en el que se realizará el caso de Twitter. Sus padres eran profesores de la escuela pública y su padre también entrenaba el fútbol del instituto. Su madre le puso el segundo nombre “St. Jude”, por el santo patrón de la esperanza, porque nació prematuramente y sus padres estaban preocupados por ella.

Se graduó en la Universidad de Harvard y luego asistió a la Facultad de Derecho de la Universidad de Notre Dame, donde pensó que iba a ejercer el derecho civil y de los derechos humanos. Mientras estudiaba en Notre Dame, pasó dos veranos en Irlanda del Norte, incluyendo un verano trabajando para una organización de mantenimiento de la paz centrada en el desarrollo económico.

El amor de la canciller McCormick por Notre Dame es ampliamente conocido. En algunas opiniones, cita a Knute Rockne, el entrenador que convirtió a Notre Dame en una potencia futbolística en la década de 1920. Cerca de su oficina hay una réplica del cartel que los jugadores de fútbol de Notre Dame pegan en su camino al estadio, que dice: “Juega hoy como un campeón”.

Después de volver a Delaware, trabajó para una organización de ayuda legal que defendía a sus clientes en asuntos de violencia doméstica y discriminación en la vivienda, y fue una de las fundadoras de la First State Montessori Academy en el centro de Wilmington. Entró en el mundo de los litigios corporativos y terminó en Young Conaway Stargatt & Taylor LLP, un bufete de Delaware con una práctica considerable en el Tribunal de la Cancillería.

“Siempre estaba muy bien preparada”, comentó Patricia Enerio, socia de Heyman Enerio Gattuso & Hirzel LLP, que trabajó con ella en algunos casos. “Tendrá tres meses para llegar al fondo de esto, y está muy bien preparada para ello”, concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.