Las aerolíneas están volviendo a ganar dinero, pero no pueden seguir el ritmo de la creciente demanda de viajes

American Airlines vio aumentar los precios del combustible para aviones en el segundo trimestre. FOTO: WILFREDO LEE/ ASSOCIATED PRESS

American y United reducen sus vuelos este año para centrarse en la fiabilidad.


El aumento de los costos y los tropiezos operativos de las compañías aéreas le están quitando brillo a un verano marcado por unas insaciables ganas de viajar.

Las aerolíneas vuelven a ganar dinero, ya que la demanda de viajes se ha recuperado en gran medida de las profundidades de la pandemia del Covid-19. Sin embargo, el aumento de los precios del combustible y los crecientes costos de la mano de obra y otros elementos están reduciendo sus márgenes.

Las empresas aéreas se han dado cuenta de que no pueden mantener los niveles de vuelo más altos que esperaban ofrecer para capitalizar la creciente demanda. La escasez de personal, los estancamientos en la formación y las limitaciones en los abrumados aeropuertos europeos, en particular, están boicoteando su resurgimiento y obligándolas a una mayor contención.

American Airlines Group Inc., United Airlines Holdings Inc. y Alaska Air Group Inc. dijeron esta semana que sus ingresos durante el segundo trimestre fueron los más altos de la historia para esta época del año, ya que el resurgimiento de la demanda les permitió cobrar tarifas lo suficientemente altas para cubrir los mayores costos. Según los ejecutivos de las aerolíneas, los temores de una recesión pueden estar aumentando, pero los consumidores siguen queriendo viajar.

“Hay dos macrotendencias de la demanda -la recesión y la continua recuperación del Covid- que se contraponen”, dijo el jueves el director ejecutivo de United, Scott Kirby. “Al menos por ahora, la tendencia de recuperación de la pandemia está anulando y posiblemente superando los vientos en contra de la economía”.

Aun así, las aerolíneas están conteniendo sus horarios como mínimo durante el resto de este año, no porque no puedan llenar sus aviones, sino para evitar costosos tropiezos operativos.

Robert Isom, director general de American, declaró: “Hemos retirado algunos vuelos adicionales, y son vuelos que preferimos hacer”.

American dijo que los viajes de ocio han superado los niveles de 2019 y siguen siendo fuertes. Pero la aerolínea también comentó que su capacidad de vuelo en el tercer trimestre será entre un 8% y un 10% menor que en el mismo período de 2019, ya que esta disminución servirá para construir un amortiguador adicional en su calendario durante el resto del año.

El clima en junio fue desafiante, con problemas significativos en 27 de los 30 días que abrumaron los esfuerzos de la aerolínea para asegurar que sería lo suficientemente resistente para manejar los problemas, explicó Isom. American canceló más del 5% de los vuelos principales ese mes, según FlightAware.

“El mes de junio fue realmente duro para la aerolínea”, dijo Isom. “No puedo -ni nadie puede- hacer nada contra 27 de los 30 días de clima realmente severo en varios de nuestros centros de operaciones”, agregó.

American obtuvo una ganancia de US$ 476 millones en el segundo trimestre. United informó el miércoles de un beneficio de US$ 329 millones, y Delta Air Lines Inc. informó la semana pasada de una ganancia de US$ 735 millones.

Las acciones de las aerolíneas cayeron el jueves incluso cuando el mercado en general subió. United cayó un 10,2%, hasta los US$ 37,44, mientras que American bajó un 7,4%, hasta los US$ 14,08. Alaska, que también presentó sus resultados el jueves, bajó un 0,5%.

United y Delta también han dicho que limitarán el crecimiento en los próximos meses para funcionar con más seguridad después de un período difícil en mayo y junio.

Estos retrocesos y los esfuerzos por evitar retrasos y cancelaciones se suman a las presiones de costos a las que se enfrentan las aerolíneas. Delta, por su parte, comentó la semana pasada que espera pagar US$ 700 millones en horas extras y cuotas para ayudar a evitar las interrupciones, y los ejecutivos de United dijeron el jueves que la aerolínea tendrá un exceso de personal mientras da prioridad a la fiabilidad sobre el crecimiento.

“Hay desgaste, y la gente llama para decir que está enferma, y a veces se rompe el puente del avión y se va la luz durante 20 minutos y pasan cosas. Y el sistema no tiene ningún margen de maniobra para hacer frente a eso”, aseguró Kirby.

Esto podría llegar a un punto crítico después del Día del Trabajo. Normalmente, es cuando los viajeros de negocios vuelven a la carretera, después de que los niños regresan a los colegios y las vacaciones familiares disminuyen. Pero los viajes corporativos, aunque han aumentado, no han vuelto a los niveles prepandémicos. Andrew Nocella, director comercial de United, señaló el jueves que el ritmo de mejora ha disminuido en las últimas semanas.

A su vez, las aerolíneas podrían tener más problemas para trasladar sus mayores costos a los consumidores si la demanda se ralentiza, dijo Eric Bernardini, líder de la práctica aeroespacial, de defensa y de aviación en AlixPartners, una empresa de consultoría. “Es otro juego cuando se está en recesión y la gente va a mirar lo que le queda en la billetera”, explicó.

Este es el segundo verano consecutivo en el que las aerolíneas han tenido problemas para volver a operar de acuerdo con la demanda. En 2021, los viajeros volvieron antes de que las aerolíneas pudieran reconstruir sus filas. Sin la suficiente flexibilidad en el sistema, las tormentas de verano y otros problemas rutinarios se volvieron en inconvenientes de varios días con miles de vuelos cancelados.

Las aerolíneas tenían la esperanza de haber resuelto esos problemas y estar preparadas para un verano aún más ajetreado este año. Sin embargo, esta primavera empezaron a surgir señales de que volverían a haber preocupaciones. Como consecuencia, compañías como JetBlue Airways Corp., Spirit Airlines Inc. y Southwest Airlines Co. redujeron sus vuelos de forma preventiva.

Las aerolíneas necesitaban incorporar a miles de trabajadores para reponer sus filas después de ofrecer paquetes de compra y jubilación anticipada para reducir los costos en 2020.

Aunque sus niveles de personal se acercan de nuevo a la altura de los prepandémicos tras una oleada de contrataciones de meses, algunas aerolíneas han dicho que se están dando cuenta de que eso ya no es suficiente mientras trabajan con grandes retrasos en los requisitos de formación y se ajustan a una fuerza de trabajo compuesta por empleados menos experimentados para volver a estar a pleno rendimiento.

Las aerolíneas han dicho también que el control del tráfico aéreo tiene poco personal, lo que provoca problemas en corredores muy transitados como Florida y el área de Nueva York. La Administración Federal de Aviación aseguró que está trabajando con las empresas para aliviar algunas interrupciones, incluyendo el aumento de personal en una instalación clave de control de tráfico aéreo cerca de Jacksonville. Pero la agencia dice que estos conflictos no son la causa de la mayoría de los problemas de vuelo recientes.

La grave escasez de personal en los aeropuertos europeos más importantes ha sido una de las principales causas del caos del verano. El aeropuerto londinense de Heathrow anunció la semana pasada que limitaría el número de pasajeros que salen del país y pidió a las compañías aéreas que dejaran de vender nuevos boletos para la temporada de verano. Las aerolíneas han tenido que apresurarse a reprogramar, reembolsar o redirigir a los pasajeros en un momento en que los vuelos han estado llenos.

“Nos pareció que esa petición era bastante decepcionante y frustrante a muchos niveles”, sostuvo Nate Gatten, director de asuntos gubernamentales de American, y añadió que la aerolínea no espera topes similares en los aeropuertos estadounidenses, pero podría ver problemas adicionales en Europa.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El timonel del gremialismo fue increpado justo en el momento en que ingresaba a Canal 13 para participar del programa Mesa Central. Francisco Muñoz, más conocido como Pancho Malo, junto a un grupo de personas que se hacen llamar "Patriotas", acusaron al senador de "traidor" mientras se impedía su paso.