Las apuestas “locas” por el petróleo a US$ 200 invaden el mercado de opciones

Las operaciones alcistas responden a una apuesta de que las interrupciones de la cadena de suministro y la escasez regional seguirán impulsando los mercados energéticos al alza. FOTO: LUKE SHARRETT / BLOOMBERG NEWS

Los traders están apostando a que el repunte del crudo estadounidense a su nivel más alto en siete años, es sólo el principio, a pesar del debilitamiento de la expansión económica mundial.




El fuerte comercio de opciones alcistas sobre el petróleo-crudo indica que el rally energético de 2021 está lejos de terminar.

Una vez más, los traders están apostando a que el índice de referencia del petróleo de Estados Unidos estará por sobre los US$ 100 el barril, desde los US$ 82 recientes, para diciembre. El crudo estadounidense, conocido como West Texas Intermediate o WTI, ha subido un 10% este mes y un 70% este año, pero no ha alcanzado los US$ 100 desde la crisis del petróleo de 2014.

Las apuestas al otro lado del Atlántico son aún más agresivas. Algunos traders apuestan a que el crudo Brent, el índice de referencia mundial, alcanzará un récord de US$ 200 el barril para diciembre de 2022, según datos del proveedor QuikStrike. Las opciones de compra otorgan a los inversionistas el derecho a comprar o vender a un precio establecido en una fecha determinada. Los traders suelen utilizar opciones para realizar apuestas direccionales o para cubrir sus portafolios.

Las operaciones alcistas responden a una apuesta de que las interrupciones en la cadena de suministro y la escasez regional seguirán impulsando los mercados energéticos al alza, a pesar de una desaceleración de la expansión económica mundial y las preocupaciones de que los precios más altos del petróleo y el gas natural reducirán el gasto de los consumidores. Las apuestas también muestran que los inversionistas atraídos por las pequeñas inversiones iniciales y las recompensas potencialmente rápidas de las operaciones con opciones de compra se están acumulando en los mercados de energía, haciendo eco de las operaciones en el mercado bursátil este año.

“No había visto strikes (precios de venta y compra de las opciones de compra) como estas en mucho tiempo”, afirmó Mark Benigno, codirector de comercio de energía en StoneX Group Inc., refiriéndose al precio del activo subyacente al que se pueden ejercer las opciones. “El impulso y la tendencia son más altos”.

Wall Street está observando si el aumento del precio de la energía afectará las ganancias corporativas del tercer trimestre. Delta Air Lines Inc. advirtió el miércoles a los inversionistas que espera que los precios más altos del combustible reduzcan las ganancias en el cuarto trimestre. En los próximos días, las ganancias de aerolíneas como United Airlines Holdings Inc. y American Airlines Group Inc. arrojarán más luz sobre el tema.

La contracción de la oferta ya ha tenido efectos profundos. El crudo estadounidense alcanzó recientemente su nivel más alto en casi siete años. Los precios del gas natural se han más que duplicado este año y se cotizan por encima de los US$ 5 por millón de unidades térmicas británicas. Algunos advierten de un brote prolongado de inflación, otros dicen que los altos precios de la energía afectarán a los consumidores que ya esperan pagar más por la calefacción este invierno.

Una señal del frenesí por las opciones de compra del crudo: la volatilidad esperada —una medida de cuán turbulentos los traders esperan que esté un activo en un período de tiempo determinado— ha aumentado junto con los precios en las últimas semanas, cambiando la relación típica en la que el aumento de los precios conduce a una menor volatilidad y viceversa. Los traders dicen que es una señal de que hay tantos traders acumulándose en el mercado que los cambios más grandes se están volviendo casi inevitables.

“Es un mercado un poco salvaje en este momento”, afirmó John Gretzinger, socio de Flashpoint Energy Partners, que ha estado negociando opciones de compra de petróleo.

Un promedio de alrededor de 167.000 opciones WTI han cambiado de manos diariamente en octubre, la mayor cantidad desde marzo de 2020, según datos de CME Group. La opción de compra a US$ 100, un contrato alcista que confiere el derecho a comprar contratos de petróleo, es la opción más ampliamente mantenida en los mercados de energía del WTI ahora, según QuikStrike. Los traders dicen que eso era inusual debido a lo lejos que está del dinero (“out of the money”) o por encima del nivel de negociación actual.

Los traders recurrieron a estas apuestas a principios de año, pero últimamente, la actividad ha aumentado de nuevo. El número de contratos de opciones de compra pendientes vinculados a que el WTI alcanzara los US$ 100 el barril en todas las fechas de vencimiento del contrato superó los 141.500 el jueves, lo que equivale a más de 141 millones de barriles de petróleo, más de lo que se produce en un día en la economía mundial.

Las opciones de compra vinculadas a que el WTI salte a US$ 95 o US$ 180 el barril también fueron populares durante la semana pasada, según muestran los datos de QuikStrike.

Benigno afirmó que los traders especulativos han hecho apuestas agresivas y alcistas sobre el petróleo durante todo el año pasado. A medida que se aceleraba el repunte de las materias primas, muchos de ellos parecían cerrar sus posiciones de opciones de compra existentes y fijaron sus apuestas a precios aún más altos, en una apuesta de que el petróleo seguiría subiendo.

Al mismo tiempo, el volumen de actividad especulativa podría generar grandes retrocesos en un solo día en el mercado del petróleo si salen a la luz datos económicos u otra información que entre en conflicto con la narrativa alcista.

Los analistas de JPMorgan Chase & Co. afirmaron este mes que esperan que el crudo Brent se cotice a US$ 84 el barril para finales de año. El sentimiento y posicionamiento alcista, junto con la perspectiva de un invierno más frío han impulsado los precios al alza. Sin embargo, la disminución de la demanda podría afectar los precios.

“Los fundamentos del petróleo podrían, en última instancia, decepcionar el hype actual”, escribieron en una nota el 1 de octubre. “También creemos que los riesgos a la baja se están subestimando”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.