Las Big Tech se preparan para una ola de regulación

Facebook de Meta Platforms dijo en noviembre que cerraría su sistema de reconocimiento facial, en parte, debido a posibles regulaciones. FOTO: CONSTANZA HEVIA H. FOR THE WALL STREET JOURNAL

A diferencia de lo que pasaba en el pasado, este nuevo escrutinio podría tener un impacto en la última línea de resultados de las firmas.




Las grandes empresas tecnológicas se enfrentan a la mayor expansión en potenciales regulaciones de tecnología en una generación. Y mientras el jurado está deliberando sobre si todo ese ruido y furia significará algo, por primera vez hay señales de que el golpe a las grandes tecnológicas podría tener un impacto sustancial.

Las nuevas leyes que se están considerando en Europa, Asia y Estados Unidos podrían poner estrictos límites a la forma en que las grandes empresas tecnológicas pueden tratar a los competidores más pequeños y restringir sus usos de inteligencia artificial, como el reconocimiento facial. Algunas propuestas podrían prohibir prácticas comunes, como que las empresas den un impulso a sus propios productos en sus propios rankings, algo que podría tener un impacto operativo, dicen ejecutivos y analistas.

Al mismo tiempo, los reguladores a nivel mundial están avanzando en docenas de investigaciones relacionadas con la competencia y la privacidad que podrían conducir a algo más que multas por exceso de velocidad para los gigantes tecnológicos. Bajo consideración, según los reguladores y ejecutivos, hay órdenes o acuerdos que podrían cortar los flujos de datos transatlánticos, obstaculizar algunos tipos de publicidad digital, retrasar cambios importantes en los productos o forzar la supervisión continua de las actividades.

Será más difícil cobrar

Sin duda, la regulación, hasta ahora, ha tenido poco efecto en el resultado final o las valoraciones de Silicon Valley. El valor de mercado de cinco de las empresas tecnológicas más grandes del mundo es de US$ 9,31 billones, casi cuatro veces más que hace cinco años, casi el doble del crecimiento del índice S&P 500 en todo ese tiempo.

Pero eso podría estar cambiando. La nueva ola de escrutinio ya ha hecho más difícil que las empresas aprovechen el crecimiento potencial de las adquisiciones, dice Mark Mahaney, jefe de investigación de Internet en el brazo de investigación de Evercore Inc. En noviembre, la Autoridad de Competencia y de Mercados del Reino Unido ordenó a Facebook, de Meta Platforms Inc., que vendiera la empresa de imágenes animadas Giphy, diciendo que la adquisición limitaría la competencia entre las plataformas y los anunciantes del Reino Unido. Facebook dice que el acuerdo beneficia a los consumidores y ha apelado.

Las empresas tecnológicas también están haciendo otros cambios. Facebook anunció en noviembre que cerraría su sistema de reconocimiento facial, en parte, debido a posibles regulaciones.

“Definitivamente hay una sensación de que hay un nuevo impulso” para la regulación, afirma Sinead McSweeney, vicepresidenta global de políticas públicas de Twitter Inc., y señala que en las últimas semanas la compañía ha tenido que implementar nuevos requisitos legislativos en al menos seis países. . “Está en un nivel completamente nuevo”.

Google, de Alphabet Inc., por ejemplo, acordó trabajar en estrecha colaboración con la Autoridad de Competencia y de Mercados en su plan para eliminar las cookies, que rastrean la actividad online, de su navegador Chrome. Ahora, los ejecutivos de Google están analizando cómo crear nuevos procesos de apelación para la eliminación de contenido en el servicio de video de YouTube, y reelaborar cómo maneja internamente la información de usuarios y socios, dice Kent Walker, vicepresidente senior de asuntos globales.

“Hay mucho sobre la mesa en este momento”, afirma Walker. “Es un ejercicio desafiante porque, en muchos casos, los tiempos de cumplimiento son cortos y realmente tenemos que comenzar a prepararnos ahora para las reglas antes de que se seque la tinta”.

Si bien las empresas de tecnología dicen que están de acuerdo en que su industria necesita nuevas regulaciones, están rechazando algunas propuestas específicas, en parte debido al impacto que podrían tener. Algunos ejecutivos de tecnología, como McSweeney de Twitter, dicen que les preocupa que los requisitos en las reglas de contenido online propuestas puedan alentar a las empresas a eliminar contenido con el que simplemente no están de acuerdo, lo que afectaría la libertad de expresión.

Walker de Google dice que le preocupa que la definición de un mercado online en un proyecto de ley podría obligar a la empresa a notificar a los sitios web cada vez que cambia su ranking en el motor de búsqueda, una tarea prácticamente imposible.

En la foto se pueden ver oficinas de Google en New York. La empresa está modificando la forma en que maneja internamente la información de usuarios y socios, dice un ejecutivo. FOTO: DESIREE RIOS FOR THE WALL STREET JOURNAL

¿Cuál es el efecto?

Por su parte, los defensores de una mayor regulación temen que las grandes empresas tecnológicas puedan salir ilesas de la nueva ola de regulación. Gabriel Weinberg, fundador y director ejecutivo de DuckDuckGo, fabricante de un motor de búsqueda centrado en la privacidad, dice que tres decisiones antimonopolio de la Unión Europea contra Google y más de US$ 9.000 millones en multas han hecho poco para reducir la posición del líder del mercado de búsquedas. (Google dice que su cumplimiento con las decisiones de la UE ha llevado a cambios significativos en sus operaciones que han ayudado a los competidores).

Ahora, a Weinberg le preocupa que los creadores de políticas estén poniendo más énfasis en aprobar leyes que en asegurarse de que los reguladores tengan los conocimientos y las herramientas para implementar adecuadamente los nuevos requisitos para, por ejemplo, tratar a los rivales de manera equitativa.

“Creo que se aprobará algo. Tengo muchas esperanzas de que así sea”, afirma Weinberg. “Pero parece que el diablo está en los detalles de mover realmente el mercado”.

En la foto se puede ver a Frances Haugen, la denunciante de Facebook, en una audiencia en el Congreso de Estados Unidos en Washington en diciembre. FOTO: AL DRAGO/BLOOMBERG NEWS

Los formuladores de políticas dicen que confían en que pueden hacer que funcione. Cédric O, viceministro de asuntos digitales de Francia, que ocupa la presidencia del consejo de Estados miembros de la UE durante la primera mitad de este año, dice que confía en que la UE puede aprobar leyes efectivas y debe aprovechar el impulso. También dice que irá a Estados Unidos para hacer lobby por reglas transatlánticas para proteger a los niños que usan las redes sociales, esto después de que algunos artículos de la serie The Facebook Files de The Wall Street Journal, mostraron que Instagram hizo que algunas adolescentes se sintieran mal consigo mismas.

“Creo que existe un consenso europeo y probablemente internacional de que las Big Tech tiene un impacto en la economía y en la democracia, y debe ser regulado”, sentenció Cédric O. “Hay un deseo de actuar que se comparte en todas partes”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.