Las mejores y peores aerolíneas de 2022 en Estados Unidos

Fue un año turbulento para las aerolíneas en 2022. Pero destaca la crisis navideña de Southwest. ¿Cuánto afectaron las cancelaciones, la pérdida de maletas y las quejas a la posición de la compañía en la clasificación anual de aerolíneas del WSJ?. Foto: Mike Segar/ Reuters

Ninguna compañía aérea ha tenido un año especialmente bueno. La culpa la tienen la escasez de personal, los horarios agresivos, el mal tiempo y las grandes aglomeraciones.


Caos. Confusión. Una pesadilla.

Los frustrados pasajeros no ahorraron superlativos a la hora de describir el caos que se desató en 2022 cuando los viajeros regresaron con toda su fuerza.

El director ejecutivo de Delta Air Lines, Ed Bastian, describió 2022 como “el año operativo más difícil de nuestra historia”.

Lo dice la aerolínea que menos disgustos dio a los viajeros en 2022. Delta ocupa el primer puesto entre las nueve aerolíneas estadounidenses en la 15ª clasificación anual de The Wall Street Journal por segundo año consecutivo y quinto de los últimos seis. Alaska Airlines, una unidad de Alaska Air Group, repitió segundo puesto, seguida de Southwest Airlines. (Sí, a pesar de su crisis de fin de año, de la que hablaremos más adelante).

JetBlue Airways terminó en último lugar por segundo año consecutivo, un puesto por debajo de Frontier Airlines y dos por detrás de su socio Spirit Airlines.

Sin embargo, incluso las mejores compañías aéreas obtuvieron peores resultados que en años anteriores, un hecho que puede hacer que muchos viajeros asientan con la cabeza. Las aerolíneas se clasifican según siete parámetros ponderados por igual que abarcan cancelaciones de vuelos, llegadas a tiempo, retrasos, despidos involuntarios, gestión de equipajes y reclamaciones.

No hacía falta ser un viajero frecuente para tener problemas en 2022. El año estuvo marcado por los problemas de los viajes en vacaciones, con una temporada estival complicada y vientos huracanados de por medio.

Las razones de los problemas del sector están bien documentadas, pero no sirven de consuelo a los viajeros. El aumento de la demanda de vuelos chocó con la escasez de personal y los retrasos en la formación. Los problemas de control del tráfico aéreo se multiplicaron. Las condiciones meteorológicas extremas se extendieron por todo el país.

Delta retuvo su corona sorteando los obstáculos mejor que sus homólogos, pero estuvo lejos de la perfección. La aerolínea ocupó el primer puesto en tres de las siete categorías, frente a las cinco de 2021.

Su tasa de llegadas a tiempo del 81,7% superó a todos los competidores, pero sigue siendo inferior al 87,9% de 2021 y al 83,4% de 2019, el último año normal del sector.

La aerolínea que durante años ha prometido “anular cancelaciones” canceló casi 31.000 vuelos, más del triple de los que canceló en 2021, según la empresa de datos de aviación Anuvu. Delta y sus aerolíneas regionales asociadas cancelaron casi el 2% de sus vuelos programados, frente al 0,6% en 2021 y el 0,7% en 2019. Por supuesto, esto significa que casi todos los pasajeros llegaron a su destino, pero sigue siendo una tendencia que ninguna aerolínea quiere continuar.

“No es lo que esperábamos. No es lo que buscamos”, comunicó John Laughter, jefe de operaciones de Delta.

Laughter afirmó que Delta, al igual que otras compañías aéreas, reconstruyó enérgicamente su red de vuelos tras los recortes por la pandemia. Entre otras medidas, la aerolínea se apresuró a reducir su programación a un nivel más manejable. Estas medidas permitieron a Delta tener un segundo semestre “sustancialmente mejor” que el primero, según Laughter.

“Ciertamente nos enfrentamos a retos sin precedentes y los empleados de Delta respondieron bien”, agregó.

Delta sigue teniendo la tasa de cancelaciones más baja entre las principales aerolíneas, excluida Hawaiian Airlines, que no se incluye en nuestra clasificación debido a que se centra en Hawai y a la protección operativa que le proporciona el clima tropical. Alaska, con sede en Seattle, habría superado a Delta en esta categoría de no ser por las tormentas que azotaron el noroeste del Pacífico a finales de diciembre, según datos de Anuvu.

Las cancelaciones de vuelos fueron la gran noticia para los pasajeros aéreos en 2022. El número de cancelaciones de las principales aerolíneas estadounidenses se disparó un 69% en 2022, muy por encima del aumento del 13% de los vuelos programados. La tasa promedio de cancelaciones de las principales aerolíneas fue del 2,6%, frente al 1,8% tanto en 2021 como en 2019.

Las cancelaciones disminuyeron en la segunda mitad del año a medida que las compañías aéreas se pusieron las pilas. Casi el 60% de las cancelaciones se produjeron entre enero y junio.

Allegiant Air, la aerolínea que lleva a los veraneantes de ciudades más pequeñas a lugares de vacaciones como Las Vegas, Florida y Arizona, canceló el 4,3% de sus vuelos, la mayor cifra de todas las compañías aéreas. También tuvo la tasa de puntualidad más baja, con un 62,7%. Allegiant también fue la última en ambas categorías en 2021, pero las cifras de este año fueron peores.

La representante de Allegiant, Sonya Padgett, dijo en un comunicado que la aerolínea se vio perjudicada por una “confluencia de factores” en la primera mitad de 2022, entre ellos el clima extremo, los contagios por Covid y la escasez de personal. La operación comenzó a estabilizarse en la segunda mitad del año, aseguró.

“Aunque algunas de estas causas estaban fuera de nuestro control, estamos decididos a servir mejor a nuestros clientes y volver a los altos niveles de rendimiento que mantuvimos antes de la pandemia”, dice el comunicado.

Allegiant ocupó el quinto puesto en la clasificación general, gracias a sus mejores resultados en gestión de equipajes y despidos involuntarios.

JetBlue, por su parte, obtuvo el título que ninguna aerolínea desea -la compañía aérea estadounidense con peores resultados- porque registró cifras relativamente bajas en casi todas las categorías. El lado positivo es que, en el periodo de 12 meses finalizado el 30 de septiembre, fue la cuarta aerolínea con mejores resultados en cuanto a pasajeros despedidos, por detrás de Allegiant, Delta y United. (La clasificación del Journal utiliza los últimos 12 meses de datos disponibles sobre retrasos en pista, bumping involuntario, equipaje mal gestionado y reclamaciones, que no incluyen el año natural completo de 2022).

La aerolínea neoyorquina, elogiada por los pasajeros por sus servicios a bordo, como Wi-Fi gratuito, DirecTV y tentempiés de moda, registró el mayor índice de retrasos extremos y retrasos de más de dos horas en pista. Su tasa de puntualidad fue la penúltima, con un 63,6%. JetBlue canceló el 3,3% de sus vuelos programados, mejor que Allegiant.

A su vez, JetBlue sufrió los mismos problemas que otras aerolíneas en la primera mitad del año y, al igual que ellas, recortó su lista de vuelos futuros para compensar.

La presidenta de JetBlue, Joanna Geraghty, culpa gran parte de los continuos problemas operativos de la aerolínea a su fuerte concentración de vuelos en el área metropolitana de Nueva York y los estados del noreste circundantes. Tres de cada cuatro vuelos de la aerolínea se realizan en esa región tan congestionada. Ninguna otra aerolínea se acerca a esa exposición, afirmó.

Según Geraghty, la aerolínea está adoptando varias medidas para mejorar sus operaciones, entre ellas un mayor esfuerzo por limitar las cancelaciones incluso en momentos en que los problemas de vuelo escapan a su control. JetBlue redujo su tasa de cancelaciones en la segunda mitad del año al 1,9% desde el 4,7% del primer semestre.

“Somos en gran medida una aerolínea de ocio y sabemos que los clientes quieren llegar al destino para el que reservaron su vuelo de vacaciones”, aseguró Geraghty. “Así que ahí es donde nos redoblamos”.

Southwest Airlines, tercera en la clasificación, no podría haber escrito un peor final para 2022.

La aerolínea canceló más de 16.000 vuelos durante una costosa crisis navideña que dejó varados a los pasajeros y sus maletas, a veces durante días. La aerolínea repartió 25.000 puntos de viajero frecuente a casi dos millones de pasajeros como gesto de buena voluntad y está reembolsando a los pasajeros los vuelos alternativos y otros gastos.

Además, la aerolínea canceló el 3,2% de sus vuelos programados, más que ninguna otra compañía excepto Allegiant y JetBlue, y un punto más que en 2021.

Southwest, por otro lado, que había desbancado a Delta del puesto número 1 en 2020, mantuvo su clasificación de 2021 gracias a sus índices relativamente bajos de reclamaciones, retrasos prolongados en pista y mal manejo de maletas.

Los resultados vienen con un gran asterisco. Los datos de gestión de equipajes y reclamaciones de diciembre de 2022 no estarán disponibles hasta dentro de un par de meses y no se tendrán en cuenta en nuestra clasificación hasta el año que viene. (Southwest sufrió una pequeña crisis en octubre de 2021, cuyo impacto se tiene en cuenta en la clasificación de este año).

Un representante de Southwest dijo en un comunicado que la puntuación de este año muestra el éxito de la aerolínea en la recuperación del impacto de la variante Omicron a principios de 2022 y preparando sus operaciones para atender a un número récord de viajeros en verano.

Eso está en el retrovisor, por supuesto. La aerolínea dice que tiene trabajo por hacer para encarrilar su operación este año.

Finalmente, los pasajeros de todas las aerolíneas sólo pueden esperar un 2023 más tranquilo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".