Un tercio de la población global está desnutrida debido a la pandemia

Las razones para dejar el país de origen van desde la guerra, la pobreza, hasta el calentamiento climático.

Según un estudio publicado en la revista Nature Food, hasta 3.000 millones de personas podrían no costear una dieta saludable debido a la pandemia.




La crisis económica y las perturbaciones del sistema alimentario derivadas de la pandemia de covid-19 agravarán la falta de alimentos en mujeres y niños, con un costo potencial para el mundo de casi US$30.000 millones en futuras pérdidas de productividad.

Según un estudio publicado en la revista Nature Food, hasta 3.000 millones de personas podrían no costear una dieta saludable debido a la pandemia. Esto agravará la desnutrición materna e infantil en los países de ingresos bajos y medios, provocando retraso en el crecimiento, emaciación, mortalidad y anemia materna.

Las interrupciones en las cadenas de suministro de alimentos perecederos ricos en nutrientes, como frutas, verduras, lácteos, carne y pescado, han provocado volatilidad en los precios y la disminución del consumo de estos alimentos. Los hogares han optado por fuentes de calorías menos costosas, como alimentos básicos con almidón, cereales, grasas y alimentos ultraprocesados que conducen a dietas de peor calidad.

Para 2022, los trastornos relacionadas con la pandemia podrían provocar 9,3 millones de niños adicionales con bajo peso para su estatura, 2,6 millones demasiado bajos para su edad, 168,000 muertes infantiles y 2,1 millones de casos de anemia materna. Según el estudio, esto podría causar US$29.700 millones en futuras pérdidas de productividad.

Sin respuestas rápidas y estratégicas, la pandemia “no sólo revertirá años de progreso y exacerbará las disparidades en materia de enfermedades, desnutrición y mortalidad, sino que también pondrá en peligro el desarrollo del capital humano y el crecimiento económico de la próxima generación”, señalan los investigadores.

El hambre en el mundo ha alcanzado su nivel más alto en 15 años y una décima parte de la población mundial estaba desnutrida en 2020, según las Naciones Unidas. Se necesitará un esfuerzo “tremendo” para que el mundo cumpla con el compromiso de acabar con el hambre para 2030, dijo la agencia este mes al reiterar un llamado a transformar los sistemas alimentarios.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.