Alstom y Metro firman contrato para los trenes que recorrerán la futura Línea 7

El contrato por 355 millones de euros incluye además el mantenimiento por 20 años y el sistema de señalización.


Un nuevo hito para la futura Línea 7. Las empresa Alstom y Metro firmaron un contrato para proporcionar 37 trenes a la línea que entraría en operaciones hacia el año 2027. El contrato incluye además el mantenimiento por 20 años y el sistema de señalización. La nueva Línea 7 unirá las comunas de Renca y Vitacura.

El contrato firmado es por 355 millones de euros. Los nuevos trenes, Metropolis, combinados con el sistema de señalización CBTC, ayudarán a optimizar la capacidad, el rendimiento y la eficiencia de la nueva Línea 7 del Metro de Santiago, según detalló la empresa en un comunicado.

“Este contrato es la validación de las innovaciones de movilidad inteligente y sostenible y la tecnología avanzada de Alstom. Nuestros trenes y sistema de señalización no solo mejorarán la calidad de la movilidad y el transporte en Chile, al garantizar un transporte confiable, seguro y accesible, sino que también brindarán a la ciudad de Santiago una alternativa eficiente y respetuosa con el medioambiente en el transporte terrestre para millones de pasajeros”, dijo a su vez en otro comunicado Denis Girault, director general de Alstom en Chile.

Línea 7 de Metro.

Los trenes que entrarán en operaciones una vez que se inaugure la futura Línea son de 102 metros de largo y tienen capacidad para 1.250 pasajeros. Tienen además cuatro puertas anchas a cada lado, para facilitar la movilidad de las personas. Tendrán también aire acondicionado y un sistema de información sobre las rutas y estaciones. Además, contarán con cámaras externas de alta resolución, para brindar más seguridad. Se espera que la empresa entregue los primeros vagones hacia el 2025.

El proyecto

La Línea 7, que contempla 26 kilómetros de extensión y 19 estaciones, unirá a las comunas de Renca, Cerro Navia, Quinta Normal, Santiago, Providencia, Las Condes y Vitacura. Considera una inversión de más de US$2.500 millones y dará empleo a más de cuatro mil personas. Además beneficiará a cerca de 1 millón 300 mil personas.

La aprobación ambiental fue recibida a mediados del año pasado, y la construcción comenzó el 17 de febrero de este año. Una de las ideas de este proyecto es permitir descongestionar la Línea 1.

Sin embargo, la iniciativa no ha estado exenta de críticas. Los detractores de la iniciativa sostienen que el proyecto viene a impactar severamente la calidad de vida de los vecinos de la comuna de Santiago por los niveles de ruido y vibraciones que provocará la construcción y puesta en marcha del ferrocarril metropolitano. Pero pese a la arremetida de vecinos, el Comité de Ministros respaldó la obra, y hace poco visó su construcción.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.