Argentina, una nota de alerta

Buenos-Aires-Argentina-

Lo sucedido en el país vecino es un buen recuerdo de lo importante que es mantener sólidos fundamentos macroeconómicos.




Uno de los riesgos para la economía chilena que quedó plasmado en el Informe de Política Monetaria (Ipom), es el escenario internacional. El principal es el riesgo de un deterioro abrupto de las condiciones financieras externas, en un contexto en el que la evolución de la actividad de Estados Unidos y su consecuencia en la inflación, y por ende en la política monetaria de la Reserva Federal, resultan claves.

Por otro lado, los desequilibrios de China aún no solucionados, es otra nube que aparece en el horizonte como una eventual amenaza externa. Pero también es un riesgo la guerra comercial originada por el gobierno de Donald Trump. También enumera el incremento del precio del petróleo como otro elemento que preocupa, por el efecto en inflación.

Si bien no lo nombra particularmente como un riesgo, la situación financiera en Argentina fue utilizada por el Banco Central para ejemplificar los impactos en período de aversión al riesgo en países con una mayor vulnerabilidad macroeconómica.

En el Ipom, destaca que "en mayo, tanto Argentina como Turquía sufrieron salidas de capitales, depreciaciones cambiarias intensas y aumentos de sus premios por riesgo, todos cambios por sobre lo que se observó en otras economías emergentes. Esto se dio en un contexto donde ambas economías mostraban desequilibrios importantes en materia fiscal, de cuenta corriente, y desvíos significativos de inflación".

En efecto, dicho país ha seguido presentando turbulencias pese a los recursos obtenidos del Fondo Monetario Internacional, lo que muestra incertidumbre por parte del mercado en medio de una adecuación de las variables, salida de flujos y cambios de autoridades.

Lo sucedido con Argentina nos recuerda la importancia de la macro, especialmente en escenarios de riesgo externo. Luego de abandonar la prudencia fiscal que había caracterizado a Chile, es momento de volver a relevar la importancia de contar con fundamentos macroeconómicos sólidos -y como destacó el Banco Central-, especialmente "para una economía pequeña y abierta como la chilena".

Comenta