Bárbara Figueroa y cambios a indemnización laboral: “Valoramos que oposición haya dicho que no hay posibilidad de apertura”

Autor: Pía Toro

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) llevará a cabo un paro nacional contra el gobierno el próximo 11 de abril.


El 11 de abril la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) llevará a cabo un paro nacional contra el gobierno, dado que, según su presidenta Barbara Figueroa, se están impulsando políticas que precarizan el trabajo.

¿Cómo evalúan la propuesta de un sistema de indemnización por año de servicio alternativo?

-Hemos dicho, desde que conocimos los informes tanto de la mesa técnica como sindical (para la Modernización Laboral) que es donde esta contenida esta propuesta, que acá lo que se buscaba con este mecanismo de comisiones de expertos era validar posiciones del Ejecutivo que no necesariamente hoy son del interés y de la necesidad de trabajadores y trabajadoras.

Las autoridades dicen que no irá en perjuicio de los trabajadores…

-La mayor flexibilidad en el sistema de indemnización por años de servicio busca abaratar costos para el empleador y por lo tanto, no se hace cargo de manera efectiva del debate de empleo de calidad, sino que genera condiciones para que a los empleadores les sea más cómodo y barato despedir.

¿Buscan algún punto de consenso?

-No vamos a respaldar cambios al sistema actual, por lo mismo no fuimos parte de las mesas convocadas por el Ministerio del Trabajo. El debate que están haciendo los países no es sobre relativizar derechos colectivos, esta es una exposición de gobiernos, y particularmente de gobiernos de derecha en el mundo. Lo que está debatiendo el mundo laboral, de acuerdo al informe sobre el futuro del trabajo de la OIT, no es la pérdida de derechos para generar más empleos, sino que de qué manera se generan más empleos y superamos la desigualdad por la vía de mejor distribución de las riquezas y para eso lo que han planteado los organismos internacionales es tener más y mejores derechos colectivos.

Tecnología y automatización generan nuevos desafíos laborales…

-Uno esperaría que el debate fuera que los nuevos desafíos del mundo del trabajo no van de la mano de pérdidas de derechos, sino que al contrario, de más derechos para los trabajadores y de mayor seguridad social, y no es necesariamente lo que vamos a debatir si es que relativizamos el derecho que hoy tienen los trabajadores de una indemnización que al menos es compensatoria y que está muy atrás de lo que tuvo Chile en el pasado.

¿Están disponibles a debatir sobre un mecanismo en caso de renuncia u otras causales de despido?

-No estamos disponibles para ese debate ni ahora, ni en el marco del proyecto de ley que el gobierno pretende ingresar al Congreso, porque esta no es una materia que esté en el programa de gobierno, a diferencia de todos los otros temas que el Ejecutivo quiere poner arriba de la mesa, por lo tanto entendemos que esto es más bien una estrategia que busca tener una moneda de cambio para abrirse a otros debates. No estamos dispuestos a ningún debate que relativice los derechos ganados por los trabajadores.

¿Cuál será la estrategia de la CUT para evitar este proyecto?

-Estamos convocando a un segundo paro nacional activo (11 de abril) donde una de las materias tiene que ver con esto, pero también valoramos la disposición que han tenido partidos de la oposición, al señalar que en esta materia no hay ninguna posibilidad de apertura al debate, lo que es sumamente saludable, sobre todo en el caso de la Democracia Cristiana que ha sido enfática al respecto, pero el debate no debe ser solo si nos abrimos o no a discutir una materia que el gobierno nunca tuvo en sus planes cuando diseñó su programa, lo importante también es saber si los partidos de la oposición van a estar comprometidos con los derechos de los trabajadores donde el gobierno tiene una ofensiva fuerte como son los grupos negociadores, titularidad sindical, entre otros.

Ayer en Pulso, grandes sindicatos criticaron a las multisindicales y su rol en el proceso electoral pasado, ¿cómo lo recibe?

-Como CUT respecto al proceso que vivimos el 2016 hemos ido tomando una serie de medidas que permitan garantizar mayores niveles de transparencia, mayores niveles de participación, de acceso a la información. Eso nos permitió enfrentar el 2017 un proceso electoral con absoluto rigor, con padrones que no solo fueron revisados, sino que también puesto a disposición del conocimiento público y por lo tanto nos sentimos muy tranquilos respecto al desafío que tienen todas las instituciones que es ponerse a la altura de los nuevos estándares de transparencia.

¿Pero qué opina de las críticas?

-No hay que tener temor a enfrentar estos debates y así evitar que se utilice como herramienta para desprestigiar el rol de los sindicatos, por lo tanto, no creemos que sea necesario ni prudente hacer comentarios de lo que otras organizaciones u otros dirigentes sindicales puedan opinar del movimiento sindical. Nosotros siempre hemos tenido debates abiertos y transparentes. Mas allá de ello entendemos que están todas las instituciones del mundo social y político desafiadas a ser más transparente.

 

Seguir leyendo