Casi 14 horas sin luz pasaron en promedio los hogares chilenos durante el año pasado

Las caídas en el suministro producto de fallas en instalaciones de las empresas de distribución fueron las que lideraron, con un total de 8,37 horas en todo el año. Por regiones, La Araucanía fue la más afectada, con más de 36 horas sin suministro.




Las exigencias para que no se produzcan interrupciones eléctricas en el país son cada vez mayores, Pero, pese a ello, el año pasado las cifras fueron peores que en 2018.

Los cortes de luz en 2019 informados por las empresas a través del indicador SAIDI -que representa la duración promedio de interrupciones que experimenta un cliente-, fueron de 13,92 horas, mientras que el año anterior la cifra alcanzó las 12,17 horas, es decir, un aumento de 14,4%. Estas interrupciones pueden generarse por tres causas: internas (cuando es responsabilidad de las distribuidoras), externas (cuando son interrupciones no autorizadas en los sistemas de transmisión y/o generación) o fuerza mayor.

El año pasado lideraron las causas internas con un total de 8,37 horas, mientras que las por fuerza mayor sumaron 3,78 horas y las causas externas alcanzaron 1,77 horas, según informó la Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC).

La principal razón del aumento estuvo en los extensos cortes que se produjeron en el verano de ese año en la Región de la Araucanía. En esa región hubo 36,93 horas sin luz durante todo el 2019. Luego está Los Ríos, con un total de 24,79 horas sin suministro eléctrico, y Tarapacá con 21,27 horas.

El resto de las regiones no supera las 20 horas sin suministro eléctrico. Las regiones con menos cortes fueron Magallanes y Metropolitana, con 7,86 y 8,4 horas.

El superintendente Luis Ávila Bravo, comentó que “la diferencia entre 2018 y 2019 se explica, en gran medida, por el aumento en las interrupciones del segmento de la distribución ya que el segmento de transmisión mantuvo un desempeño muy similar al del año anterior”.

Compensaciones

Las compensaciones que realizó la SEC el año pasado también estuvieron por encima (en cantidad) que 2018. Esto, pues se alcanzaron 4,391 millones, mientras que el año anterior la cifra fue de 3,757 millones.

Eso sí, las compensaciones por monto fueron superiores en 2018, porque ese año se llegó a los $7.809 millones y en 2019 se alcanzó los $7.608 millones. Las compensaciones se dividen por diferentes segmentos. Las mayores compensaciones registradas el año pasado fueron las Instruidas, que son aquellas que deben pagar las empresas a los ciudadanos, luego de una instrucción de la SEC, a partir de interrupciones de suministro no autorizadas, ocurridas en los sistemas de transporte o generación.

En 2019, se compensaron $5.000 millones en ese segmento. Luego están las automáticas, es decir, las que deben pagar las distribuidoras a los ciudadanos, sin mediar pronunciamiento de la SEC, cuando se superan los tiempos establecidos por la normativa vigente. En ese ítem el año pasado la cifra alcanzó los $2.167 millones. Otras compensaciones que se realizaron fueron por recalificación de fuerza mayor o voluntarias.

Sobre la situación actual, desde la SEC recalcaron que se despachó hace algunas semanas un oficio “en que instruye a todas las empresas del sector energía a tomar las medidas necesarias para mantener la continuidad operacional de sus actividades”.

Comenta