Cobre alcanza nuevo máximo en medio de debilidad del dólar y escasez de inventarios

Los analistas estiman que tanto los fundamentos de corto como de largo plazo apuntan a un incremento de las cotizaciones.




El precio del cobre alcanzó una nueva marca histórica, confirmando las buenas perspectivas de los analistas y del mercado en general, que parece cada vez más alineado con un cobre que supere los US$5 la libra.

De acuerdo a la información de Cochilco, el metal rojo se cotizó al cierre de la sesión en Londres en US$4,86 la libra, esto es un incremento de 3,51% frente al valor del viernes. El récord

El cobre también alcanzó un récord en la Bolsa de Futuros de Shanghái, ya que el contrato de cobre de junio cerró con un alza del 4,8% a 77.720 yuanes (US$ 12.094,62) la tonelada, informó Reuters.

De esta manera, la cotización promedio del metal rojo llegó a los US$3,987 la libra, lo que se compara con los US$ 2,48 que a igual periodo del año pasado promediaba la libra de cobre.

Los fundamentos

Existen una serie de elementos que están presionando el principal producto exportado por Chile, y que, de acuerdo a analistas, los mismos factores podrían llevar a alcanzar nuevos máximos.

“El impulso es el rey, es una papa caliente en este momento, y muchos inversores miran el mercado con desesperación si no están involucrados y buscan involucrarse”, dijo Ole Hansen, jefe de estrategia de materias primas de Saxo Bank, consignó Reuters.

Arturo Frei, gerente de Renta 4 en Chile, había proyectado en diciembre que se alcanzaría los US$4,60. Y ahora está viendo una serie de elementos que permiten avizorar valores más altos.

Dice que por el lado de la oferta y demanda de la materia prima, no hay muchas razones para pensar en un gran producción por parte de las empresas, dado que no se ven proyectos relevantes. Si a eso se suma la discusión del royalty en varios países, entre ellos Chile, se ve un menor incentivo a producir, comenta.

Este escenario se da en un contexto de bajísimos inventarios. De hecho, Cochilco sostuvo en su informe semanal del viernes que los inventarios de cobre en bolsas de metales volvieron a ubicarse por debajo de las 400.000 toneladas y las importaciones de cobre bruto de China, “aunque se redujeron 12% en abril respecto de marzo, acumulan un alza de 9,8% al primer cuatrimestre del presente año”.

Un aspecto adicional que mantiene el mercado del cobre en máximos históricos son las condiciones monetarias y fiscales, detalla Frei: “Política monetaria expansiva y tasas bajas justifican también mayor demanda por cobre. Esto también se relaciona con la pérdida de poder adquisitivo del dólar, lo que se traduce en que Estados Unidos perdió su condición de reserva de valor, y por ende, de refugio de mayor volatilidad”.

Otro factor que Frei pone sobre la mesa es la proliferación de las políticas verdes, lo que ha impulsado la entrada de nuevos actores como consumidores del metal. “Estados Unidos y Alemania están con esa nueva medida de política verde lo que los hace aún más consumidores de cobre de lo que son actualmente”, dice. Ello se suman a China.

Perspectivas al alza

Bank Of America Merrill Lynch publicó la semana pasada un reporte titulado Quedarse sin cobre, alertando por los bajos inventarios y que si no ingresa un nivel importante de chatarra de cobre al mercado, se pueden producir cortes relevantes de de la oferta, llevando los precios hacia cerca de US$6 o incluso a US$9 en el escenario más extremo.

Arturo Frei comenta que “se habla mucho del súper ciclo, pero no en qué parte del ciclo estamos. Algunos piensan que estamos en el período más avanzada del ciclo, sin embargo, se está empezando recién con la economía verde, por lo que podría quedar mucho recorrido”.

Desde el punto de vista técnico, sostiene que “la anterior racha alcista del cobre fue más amplia que la actual, por ende, esta subida vertical podría tener algo más de camino para que luego haya un pequeño retroceso. Es probable que llegue a cerca de US$5, luego recorte un poco, y se estabilice en US$4,6 la libra, y luego comience su camino de largo plazo alcista. No nos extrañaría que suba entre 30% a 50% más en el ciclo de largo plazo, es decir, a entre US$ 6,24 y US$ 7,2 la libra.

No obstante, en Chochilco dijeron el viernes que el nivel alcanzado por el precio del metal puede reducir las compras físicas, dado el factor especulativo implícito. Bofa también advirtió por la sustitución, lo que podría mantener un techo a las cotizaciones del metal.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.