Cobre se acerca a los US$4 la libra y las arcas fiscales podría recibir más de US$1.500 millones extra

Minera del grupo Luksic registra repunte en su producción de cobre el cuarto trimestre y mantiene estimaciones para el año

El metal, que es la principal exportación del país, registró este miércoles un nuevo máximo en más de 9 años. El fin del año nuevo en China, la caída del dólar, la baja de 30% de inventarios en Londres y la mayor velocidad de vacunación han influido en el precio del cobre que cerró en US$3,92.




En medio de la severa crisis provocada por la pandemia uno de los mercados que ha mostrado la más rápida recuperación ha sido el de las materias primas, en el cual destaca el precio del cobre, el que, impulsado por positivas perspectivas para la reactivación de la economía global y, en especial, el fortalecimiento de la demanda en China, ha registrado un rally alcista que ya lo ubica en niveles no vistos desde hace más de 9 años.

La cotización al contado del metal cerró este jueves con un aumento de 2,81% a US$3,92358 la libra en la Bolsa de Metales de Londres, anotando su valor más alto desde el 28 de febrero de 2012, y acercándose rápidamente a romper la barrera de los US$4 la libra.

El avance del cobre coincidía con el mayor optimismo de los inversionistas debido al proceso de vacunación en el mundo y también en Chile, una de las economías que mejor lo ha hecho a esta hora, así como también por una depreciación del dólar, lo que incentiva la compra de materias primas.

Otro factor que influyó fue el fin del Año Nuevo Lunar en China, destacan desde BCI, lo que le imprimió optimismo a los mercados.

“La caída de los inventarios en la Bolsa de Metales de Londres, la reactivación de un mundo que se vacuna paulatinamente y la debilidad del dólar frente a otras monedas, genera una presión alcista que superará los US$4 por libra antes de que finalice el primer trimestre”, comenta el economista de Libertad y Desarrollo, Tomás Flores.

Solo en lo que va del año, los inventarios de cobre en Londres han retrocedido 30%, luego de haber caído 26% durante 2020.

Esto es una positiva noticia para el país, ya que el metal es la principal exportación, y si bien ha ido disminuyendo su peso dentro de los ingresos fiscales, sigue siendo un relevante componente de éstos, lo que cobra aún más importancia en el contexto del mayor gasto que se está ejecutando para apoyar a los hogares y las empresas a enfrentar la crisis.

A inicios de la semana pasada la Dirección de Presupuestos (Dipres), elevó su estimación para el aumento de los ingresos efectivos del Gobierno Central Total este año a 19,3% real, cifra superior en 4,2 pp mayor a lo contemplado previamente, debido en parte a una mejora en las perspectivas para el precio del metal. De hecho, para el metal se prevé que estará en US$3,34 la libra mientras que la proyección anterior lo ubicaba en US$2,88 la libra.

En concreto, la Dirección de Presupuesto ha informado que por cada centavo que sube el precio del cobre, a las arcas fiscales ingresan US$20 millones. Considerando que la proyección de la Dipres para este año es de US$3,34 y si el promedio en lo que va del año (US$3,64) se mantuviera, la inyección de recursos adicionales para el fisco rondaría los US$600 millones, o US$1.500 millones frente a los US$2,88.

Tomás Flores es ligeramente más optimista: “Si el precio promedio del año es US$3,7 por libra, tendremos 82 centavos por sobre lo contemplado en el presupuesto 2021 (US$2,88), lo que implica US$1.640 millones adicionales”. Explica que con la reciente actualización de Dipres al actualizar la proyección se ajusta la perspectiva de déficit fiscal, pero como referencia estándar se utiliza el pronóstico de la ley 2021, es decir los US$2,88 po libra.

Al respecto, el Banco Santander destacó que “en el balance general, el Fisco cerró el año con un déficit de 7,4% del PIB, bastante menor que el 8,2% proyectado en el Informe de Finanzas Públicas del tercer trimestre. La causa principal de esta diferencia se encuentra en un significativo incremento de la recaudación minera como consecuencia de un mayor precio del cobre”.

Por su parte, añadió que la deuda pública escaló hasta 33% del PIB, lo que supuso un aumento de 6,1 puntos con respecto al cierre del año previo.

Sin embargo, destacó que en la comparación internacional, se trata de una variación baja, dado que, por ejemplo, Brasil, México y Perú incrementaron su deuda en torno a 12% del PIB y los países desarrollados tuvieron aumentos aún mayores.

Demanda en aumento

El biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, señaló que “esta alza en el precio del cobre es una muy buena noticia para Chile. Primero, porque permite aumentar la recaudación fiscal y así financiar los programas sociales que van en ayuda de las personas más vulnerables y segundo porque ayuda a acelerar el desarrollo de proyectos que van a generar más empleos y van a ser esenciales en la recuperación económica”.

Además, indicó, “hay un consenso muy amplio que la demanda por cobre los próximos años debiera seguir aumentando, lo que abre una enorme oportunidad a la industria chilena para proveer ese material que va a ser esencial en la lucha contra el cambio climático”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.