Columna de Francisco Guzmán: “Smart cities y calidad de vida”

Francisco Guzmán.

“Hay múltiples razones para avanzar decididamente en la creación de nuevas smart cities a lo largo del país, pero sin duda que la más importante es el impacto social y la reducción de la brecha de acceso a todos los beneficios de la era digital”.


La exitosa culminación del segundo concurso público de 5G, no sólo es una buena noticia para los usuarios que tendrán más opciones para escoger entre operadores, sino que para el país, que consolida su posición como una de las naciones más digitalizadas de la región, ampliando exponencialmente sus posibilidades de mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

Con un uso más extendido de esta tecnología, servicios de última generación se masificarán con mayor rapidez y alcance, permeando la vida cotidiana de las personas mediante la gestión inteligente de grandes volúmenes de información captados en los múltiples dispositivos desplegados en las ciudades. Las llamadas smart cities son hace tiempo una realidad en distintas partes del mundo, y Chile no es la excepción: Antofagasta, Concepción y el proyecto en el Barrio Recreo, en Viña de Mar, son algunos buenos ejemplos.

Las nuevas tendencias en ciudades inteligentes a nivel mundial, son ilustrativas respecto de las potencialidades que estas tienen. La incorporación de inteligencia artificial como parte de las soluciones urbanas, por ejemplo, permite lograr una gestión más eficiente de los recursos naturales y reducir la contaminación. Asimismo, el uso creciente de gemelos digitales o réplicas virtuales de ciudades inteligentes, posibilitan anticipar problemas en la ciudad, y simular o experimentar soluciones de forma controlada, sin riesgos ni altos costos asociados.

Los espacios verdes o green spaces también han seguido aumentando en los diseños urbanos, con tecnología programada para una mantención inteligente, mientras que la movilidad continuará siendo uno de los mayores retos a los que se enfrentan las ciudades, dado el creciente número de personas que optan por vivir en las urbes. La tecnología permitirá evitar cuellos de botella y mejorar la comodidad de los ciudadanos, pero en combinación con sistemas de transporte eficientes, eficaces y equitativos.

En consistencia con las preocupaciones más apremiantes de la ciudadanía, la seguridad es otra tendencia clave. Algunas de las soluciones que aporta la inteligencia artificial en esta materia son la eficiencia y confiabilidad de las redes de videovigilancia; decisiones de intervención relevantes a través de análisis de datos de videos inteligentes; intercambios de información a tiempo real con la población, y armonización entre los sistemas existentes y las diferentes agencias y servicios involucrados.

Hay múltiples razones para avanzar decididamente en la creación de nuevas smart cities a lo largo del país, pero sin duda que la más importante es el impacto social y la reducción de la brecha de acceso a todos los beneficios de la era digital.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.