Confianza de los consumidores sigue levemente pesimista en abril, pero percepción de estabilidad está en nivel récord

SANTIAGO 03 MARZO DEL 2014GENTE EN EL PASEO AHUMADA FOTO: REINALD

El Ipeco, elaborado por el Centro de Estudios en Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo (CEEN UDD), arrojó para el cuarto mes del año un alza marginal de 1,6 puntos mensual, aunque de 52,5 puntos en 12 meses.




De momento la confianza de los consumidores se mantiene relativamente estable, pese a las negativas noticias económicas, sobre todo en materia de inflación. Eso se desprende del Índice de Percepción del Consumidor (Ipeco) de abril, elaborado por el Centro de Estudios en Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo (CEEN UDD), en conjunto con Pulso – La Tercera, que arrojó para el cuarto mes del año un alza marginal de 1,6 puntos en términos mensuales.

Con esto, la expansión del indicador llega a 52,5 puntos en doce meses, aunque según el estudio se mantiene en un nivel levemente pesimista.

Por estrato socioeconómico se observaron cambios mixtos. Mientras en el estrato ABC1 la confianza avanzó a neutral y en el C2 aumentó a levemente pesimista, en el C3 retrocedió a levemente pesimista,, lo mismo que en el D. No se registraron mediciones para el estrato E.

A nivel regional, aunque los movimientos en la confianza también fueron mixtos, se mantuvo en un leve optimismo. En la Región Metropolitana la confianza aumentó, pero persistió en un nivel levemente optimista, mientras que en la Región del Bío-Bío aunque retrocedió, también continuó en un nivel levemente optimista.

En cuanto a la confianza en la actualidad (índice coyuntural), pese a que retrocedió marginalmente (3,5 puntos), siguió siendo levemente optimista. Por su parte, la confianza en el futuro (índice de expectativas), aunque aumentó gradualmente (3,5 puntos), continuó moderadamente pesimista.

En los últimos doce meses la confianza en la actualidad ha aumentado 100,2 puntos, principalmente debido a la mejora de la percepción del desempleo actual.

Las noticias económicas vigentes durante el mes fueron mixtas para la confianza de los consumidores. El Imacec de febrero aumentó un 6,8%en doce meses. Por otro lado, el Índice de Actividad del Comercio (IAC) creció un 17,5% en marzo, con lo que sumó un aumento de 8,1% en doce meses. Respecto de la inflación, el IPC de marzo fue de 1,9% acumulando un crecimiento de 9,4% en doce meses.

Se mantiene la estabilidad

Según el estudio de la UDD, durante abril las visiones de estabilidad en las percepciones registraron un incremento gradual, alcanzando un 55,3% del total de respuestas de la encuesta.

Eso se explicó por un aumento gradual de las visiones neutrales del futuro, sumado a un incremento marginal de las visiones neutrales de la actualidad. Por su parte, la media móvil trimestral de las visiones de estabilidad aumentó agudamente.

Cristián Echeverría, director del Centro de Estudios en Economía y Negocios de la Facultad de Economía y Negocios de la UDD, comenta que “lo que es destacable es el alto valor de las visiones de estabilidad, con 52,4% de las visiones indicando estabilidad entre la percepción actual y el pasado reciente, y entre las expectativas y la percepción actual. Este es un máximo histórico, desde que se mide este aspecto (10 años). Esto implica que más de la mayoría de los consumidores debiera está teniendo niveles de consumo constante, y espera seguirlos teniendo”.

En esa línea, apunta que “es muy interesante e incluso esperanzador, no debiéramos esperar sorpresas en el consumo, en el futuro inmediato. Esto anticipa que el consumo de los hogares debiera estar ‘planeando’ pese a las vicisitudes”.

El futuro

Respecto de la confianza en el futuro de los consumidores (índice de expectativas), aunque aumentó gradualmente (3,5 puntos), se mantuvo moderadamente pesimista. Esto se debió a un agudo incremento de la percepción de los ingresos futuros, que fue contrarrestado parcialmente por una marcada caída de la percepción de la situación económica futura, junto con un retroceso marginal de la percepción del desempleo futuro.

La percepción de la situación económica futura disminuyó 11,4 puntos, de moderadamente pesimista a pesimista. Esto fue resultado de un aumento de las visiones pesimistas y neutrales, y una caída de las visiones optimistas

En tanto, la percepción del desempleo futuro, aunque retrocedió 4 puntos, se mantuvo levemente optimista, debido a un aumento de las visiones neutrales y un retroceso de las visiones optimistas.

Finalmente, la percepción de los ingresos futuros avanzó 23 puntos, de extraordinariamente pesimista a moderadamente pesimista.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.