Descontento con el modelo económico y temor de inversionistas a perder leyes pro mercado: Bloomberg analiza el proceso constitucional

FOTO: FRANCISCO CASTILLO/AGENCIAUNO

Los ciudadanos elegirán entre redactar una nueva carta magna o mantener la constitución existente que se redactó durante la dictadura de Augusto Pinochet, dice la agencia.




Los medios internacionales siguen de cerca el proceso constitucional que enfrenta Chile, cuyo puntapié inicial es el plebiscito que tiene desarrollo este domingo 25 de octubre y que se califica como histórico.

Bloomberg hizo una breve descripción de la situación política y económica del país, apuntando a que el origen de todo esto está anclado en el estallido social del 18 de octubre pasado.

Esas manifestaciones, sostiene la agencia, fueron un shock para muchos inversionistas y una clase gobernante que pensaba que el modelo chileno de crecimiento económico era ampliamente aceptado.

El análisis de la agencia sostiene que muchos inversionistas temen que Chile elimine las leyes favorables al mercado que, según dicen, crearon una de las economías más estables y prósperas de América Latina.

A continuación el artículo completo:

Los chilenos comenzaron a emitir su voto el domingo en un plebiscito para votar si se redacta una nueva constitución, un voto que nació de meses de protestas que sacudieron los cimientos de un país preferido por los inversionistas globales.

Los ciudadanos elegirán entre redactar una nueva carta o mantener la constitución existente que se redactó durante la dictadura de Augusto Pinochet. Los votantes también deben decidir si el texto será redactado por una asamblea recién elegida o un cuerpo compuesto por legisladores existentes y nuevos delegados.

El período previo a la votación ha estado marcado por renovadas protestas contra la desigualdad y deficientes servicios públicos. En medio de las manifestaciones, muchos inversionistas temen que Chile elimine las leyes favorables al mercado que, según dicen, crearon una de las economías más estables y prósperas de América Latina. Si los votantes respaldan una nueva constitución, como indican las encuestas, esto desencadenará casi dos años de debate e incertidumbre antes de una votación final sobre la nueva carta.

“La siguiente fase consistirá en una lucha por el contenido de una nueva constitución”, dijo Claudio Fuentes, analista político de la Universidad Diego Portales. Si bien el gobierno se opone a una nueva carta, “se unirá al cambio constitucional” una vez que haya comenzado el proceso.

Los colegios electorales abrirán de 8:00 am a 8:00 pm, hora local, y los votantes estarán obligados a seguir estrictos protocolos de salud en medio del brote de coronavirus en curso. El organismo electoral del país, conocido como Servel, espera que los primeros resultados lleguen alrededor de las 21:00 horas.

Nuevas protestas

La agitación de Chile fue provocada por un aumento de la tarifa del metro en octubre pasado que rápidamente se convirtió en un movimiento social más amplio con quejas que van desde las pensiones hasta la atención médica y la educación. Los bloqueos destinados a frenar la propagación del coronavirus mantuvieron a raya las tensiones la mayor parte de este año, aunque este mes volvieron a estallar violentas protestas.

Las manifestaciones fueron un shock para muchos inversionistas y una clase gobernante que pensaba que el modelo chileno de crecimiento económico era ampliamente aceptado. El presidente Sebastián Piñera inicialmente envió tropas en un esfuerzo por sofocar las protestas antes de dar marcha atrás y aceptar un referéndum.

Piñera, cuya popularidad se hundió a un mínimo histórico en medio de la agitación, se ha mantenido en silencio en los últimos días después de pedir una votación libre de violencia el lunes. “Todos podemos elegir democráticamente las formas de cambiar o perfeccionar nuestra constitución, y también enfrentar los desafíos y oportunidades del futuro”, dijo.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.