Educación financiera y protección de inversiones

La mayor parte de las denuncias de la CMF han sido por entrega de información falsa.

La mayor parte de las denuncias de la CMF han sido por entrega de información falsa.




Entre el 1 y el 7 de octubre, en más de 80 países celebramos simultáneamente la Semana Mundial del Inversionista, iniciativa liderada en Chile por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) e impulsada a nivel mundial por la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO), que tiene por objetivo promover la educación financiera y la protección de los inversionistas.

En esta segunda versión de la Semana Mundial del Inversionista, a los esfuerzos de la CMF también se han sumado actores de mercado, la academia y otras entidades del sector privado que apoyan esta iniciativa, todos con el objetivo común de mejorar la protección de los inversionistas y ahorrantes mediante actividades que promueven la educación financiera.

En la CMF estamos convencidos de la importancia de aunar esfuerzos públicos y privados en educación financiera, conscientes que el desarrollo significativo del sistema financiero en Chile se ha traducido en una mayor oferta y acceso a productos y servicios financieros, una expansión del acceso a crédito y medios de pago y una mayor tenencia de activos financieros a nivel de hogares, lo que evidencia la importancia de que las personas cuenten con herramientas que les permitan enfrentar de mejor manera las múltiples alternativas que se les ofrecen.

A lo anterior se suma un entorno de creciente complejidad y sofisticación de los productos financieros, la rápida evolución de las innovaciones tecnológicas y una mayor facilidad de acceso a las plataformas de inversión en línea, lo cual puede acentuar las asimetrías de información que enfrentan los inversionistas y la necesidad de tomar conciencia de los riesgos y alternativas que se deben considerar al momento de tomar decisiones de ahorro, inversión, endeudamiento o la contratación de un seguro.

Tenemos desafíos pendientes en este ámbito. Una mejor inclusión financiera no implica solamente avanzar en el acceso a instrumentos y servicios financieros, sino también contar con adecuados estándares de protección de los consumidores y mejorar los niveles de alfabetización financiera.

Creemos que el desarrollo de una cultura de educación financiera en que las personas cuenten con capacidades para planificar y tomar decisiones de ahorro, endeudamiento e inversión conscientes y bien informadas, también puede contribuir a cambiar el comportamiento y alertar a las personas ante ofertas tentadoras y posibles esquemas que conllevan a estafas o evitar la inversión en productos excesivamente riesgosos para su perfil o necesidades.

En ese sentido, actividades como la Semana Mundial del Inversionista buscan sensibilizar tanto a los agentes de mercado como a la ciudadanía en esta importante materia, teniendo claro que la confianza de los consumidores e inversionistas es un factor esencial para el desarrollo y sostenibilidad del sistema financiero.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.