El auge de las zonas periféricas de Santiago la nueva tendencia inmobiliaria que generó la pandemia

Lugares como Colina, Batuco, Calera de Tango, Pirque y Pudahuel son las nuevas áreas que están en la mira de quienes quieren escapar del encierro de vivir el confinamiento en departamentos. En los últimos meses se han duplicado las consultas y las ventas se han elevado en más de 40%.




Paola está empeñada en vender su departamento en la zona de El Llano, en San Miguel, para comprar una parcela en Calera de Tango. Ella junto a su marido son un matrimonio joven y sin hijos, que producto de la pandemia se aburrieron del encierro y quieren vivir en la periferia de la Región Metropolitana con patio, piscina y un buen espacio para la entretención. Paola es parte de la nueva tendencia que se está dando en el país: buscar casas en las zonas alejadas de Santiago, pero con buena conectividad. Zonas como Chicureo, Batuco, Lampa, Pudahuel, Calera de Tango e incluso Curacaví son las nuevas localidades que están impulsando las ventas de casas nuevas y que están sosteniendo al sector inmobiliario.

La tendencia se viene dando desde octubre del año pasado, cuenta Peter Keller, director de Engel & Völkers a cargo de Chicureo, gracias a la lejanía y tranquilidad que tiene Colina, pero se comenzó a dar con más fuerza durante los meses de mayor confinamiento, destaca. “Las consultas se han duplicado en la zona de Chicureo y las ventas se han incrementado en 30%”, explica Keller.

En Chile Sotheby’s International Realty, corredora de propiedades que abrió recientemente una sala de ventas en Chicureo, indican que el auge se dio con fuerza entre octubre y noviembre pasado, registrando un peak que hoy los tienen con una lista de espera para los interesados en arriendos. “Simplemente no hay casas en arriendo”, explica Felipe Ulloa, socio director de Chile Sotheby’s International Realty.

Añade que ha registrado un aumento del 45% aproximadamente en venta de propiedades en Colina (especialmente en el sector Chicureo), alza que se ha reflejado en los últimos dos meses en comparación con el mismo período del año 2019. Tendencia que se da para propiedades de entre los 9 mil y 15 mil UF, destaca.

Para Sebastián Aguayo, analista del área Estudios de Colliers, Lampa es la zona que destaca en la venta de casas, la que presenta un crecimiento interanual de 9% desde año 2017, ubicándose en 42 UF/m2. Lo siguen las comunas de Colina y Pudahuel, las que, a pesar de reducir el crecimiento en sus precios, registran aumentos anuales de 1% y valores actuales de 61 UF/m2 y 49 UF/m2, respectivamente.

En ProUrbe Gestión Inmobiliaria también están viendo un aumento en la demanda de casas en la periferia de Santiago. “En zonas como Chicureo, Calera de Tango, Pirque, Buin y Paine tenemos cerca de 20% más de búsquedas respecto del año anterior, lo que atribuimos al efecto pandemia”, detalla Víctor Danús, gerente general de la firma.

Escapar del encierro

En Colliers explican que, gracias a la crisis sanitaria generada por el coronavirus, se generó un mayor interés por vivir en casas más que en departamentos. “Hoy tener espacios más amplios y un mayor contacto con la naturaleza es la nueva tendencia, condiciones que en las comunas interiores de la Región Metropolitana son muy difíciles de cumplir, ya sea por falta de espacio o por el valor del suelo. Por otra parte, nos acostumbramos al teletrabajo y muchas empresas se dieron cuenta de que pueden funcionar igual o mejor de manera virtual. Entonces, muchos que antes no hubieran evaluado vivir en la periferia por la cantidad de tiempo que se pierde en los traslados, hoy lo ven de otra manera”, explica Sergio Correa, gerente de Terrenos de Colliers Internacional.

Reinaldo Gleisner, Consultor Brokerage de la consultora internacional indica que la angustia por el confinamiento, la desesperación de la falta de espacio personal y familiar, y la impensada opción del teletrabajo masivo, “permite hacer realidad el sueño de una vida más tranquila, por menos desplazamientos y con más espacio propio”. Por eso, “toma fuerza la antigua añoranza de la vida de barrio, con interacción real con los vecinos, la convivencia intergeneracional y cierta integración social. Es la expresión de una necesidad vital de más espacio y mayor tiempo libre”, describe.

“La gente está interesada en casas de espacios amplios. Valoran mucho la espacialidad tanto al interior de las viviendas como en los jardines. Estas zonas son atractivas, pues han aumentado sostenidamente su nivel de equipamiento y, en la actualidad, cuentan con una buena oferta comercial, de servicios y educacional”, detalla Danús.

En Colliers destacan el auge de Chicureo, en especial, pues en la última década ha logrado generar un entorno urbano de muy buena conectividad para transporte privado y con servicios de comercio, restaurantes, colegios y salud, adecuados a los requerimientos del segmento. “Se ha constituido así la opción real de una vida familiar íntegramente en el sector, y, hasta antes de la pandemia, reduciendo el traslado a la ciudad, solo para el trabajo. Y, a raíz de la pandemia, fuertemente se giró al teletrabajo. Se genera así un área importante, con todos los servicios requeridos, en calidad y cantidad. Los suelos disponibles, permiten el desarrollo de casas, que es, sin duda, el sueño de la mayoría”, explica Gleisner.

En cuanto el perfil, Peter Keller señala que son matrimonios jóvenes, que están recién partiendo en la etapa de la crianza de los hijos y también se trata de ejecutivos jóvenes que dejaron atrás el departamento que tenían en El Golf, más caro y cerca de su trabajo, por una casa en Chicureo. “Es que vivir al lado de la oficina ya no tiene sentido, porque ahora se irá uno o dos días a la oficina gracias al home office, y eso da pie para comprar una casa en un lugar más alejado que tenga patio, piscina y se pueda estar más cómodo. La gente dice “me sacrifico y hago el viaje” y, además, Chicureo está bien conectado gracias a la radial”, explica el director de la corredora.

Sergio Correa, gerente de Terrenos de Colliers International explica que se trata de parejas recién casadas, con niños pequeños que eventualmente aun no entran al colegio, o adultos mayores cuyos hijos ya se fueron de la casa. “Ellos se van a vivir a la periferia para tener una mejor calidad de vida, en casas de mayor metraje, piscina o grandes lagunas, extensas áreas verdes, acceso a servicios y colegios, alejados del ruido y la contaminación”, indica.

Precios se mantienen

Los precios tampoco se han disparado, explica en Engel &Völkers.

En Sotheby’s indican que en Colina los precios continúan crediendo, “considerando que en los últimos dos años ha habido una variación cercana al 5%”, cuenta Felipe Ulloa. “Se estima que para el 2021-2022, las alzas sean por sobre los últimos 2 años, considerando la demanda creciente que ha tenido esta zona, tomando los factores de desarrollo, teletrabajo y búsqueda de las familias por espacios más grandes”, indica.

Sergio Correa detalla que hasta ahora el alza en el precio de las viviendas es marginal. “Estamos hablando de menos del 1% en 12 meses” dice, pero, aclara, eso sucede “porque el último año ha sido particularmente difícil, con estallido social y pandemia, lo que hizo bajar en un momento el valor, baja que recién se está recuperando”.

Añade que todo indica que el incremento debiera ser sostenido en el tiempo, “toda vez que el teletrabajo llegó para quedarse y la demanda por casas irá en aumento”, recalca. “Esto repercutirá necesariamente en el valor del suelo en la periferia, que, dependiendo de la ubicación, puede partir en 1 UF/m2 y en algunos casos llegar a 5 UF/m2”, proyecta.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.