El radical giro de vida del socio de Gemines: Alejandro Fernández se instala en España

Alejandro Fernández, socio de la consultora Gemines.

El economista afirma que la pandemia le ayudó en su decisión "porque normalizo el trabajar a distancia. Era muy difícil hacerlo antes. En el corto plazo voy a seguir haciendo exactamente lo que hacía en la ciudad de Santiago”.




El lunes 18 de julio se inició una nueva etapa en la vida del socio de la consultora económica Gemines, Alejandro Fernández (65 años). Desde ese día el economista y su esposa se instalaron definitivamente en la asturiana ciudad de Oviedo, al noroeste de España, una de las zonas con mejor calidad de vida del país ibérico. “Hace poco más de 10 años se nos ocurrió esta idea junto a mi esposa”, relata con emoción Fernández, quien mantiene sus vínculos con la consultora y con todos sus clientes de forma telemática desde España.

“La pandemia me ayudó mucho en mi decisión porque normalizo el trabajar a distancia. Era muy difícil hacerlo antes. En el corto plazo voy a seguir haciendo exactamente lo que hacía en la ciudad de Santiago”, afirma el economista de la Universidad de Chile y máster de la Universidad de Rochester, en Estados Unidos.

Fernández dice que una serie de factores incidieron en su decisión de instalarse en el país europeo. “España lo elegí por el idioma y tenemos con mi esposa pasaportes europeos; eso facilita las cosas”, explica Fernández, quien describe otra serie de razones por la cuales se instaló en la ciudad de Oviedo.

“Es una ciudad pequeña, al igual que Punta Arenas, donde nací; tiene un clima agradable y es más barato, a diferencia de otros lugares de España. Además, tengo vínculos emocionales con esta ciudad: mi padre era asturiano”, sostiene Fernández.

Gemines, cuyo gerente general y socio es el economista Tomás Izquierdo, es una consultora con más de 30 años de existencia y realiza asesorías económicas, inmobiliarias, y estudios de mercado.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Bautizado como CyberOne, el robot puede detectar emociones y caminar a 3,6 kilómetros por hora, y está dispuesto a competir con el Optimus de Tesla.