Empresas ganaron más de US$31 mil millones entre enero y septiembre: la banca lidera entre sectores y Vapores entre las firmas

Naviera de grupo Luksic se suma a la tendencia y anuncia pago de dividendos por US$450 millones

A pesar de que se anotó un alza en el acumulado en los primeros nueve meses, el último trimestre ya se sintió la desaceleración de la economía.


La economía se está desacelerando y las empresas lo empiezan a sentir, en particular las ligadas al consumo y comercio. El martes terminó la entrega de reportes financieros por parte de las empresas, y si bien las 495 que entregaron sus resultados al tercer trimestre anotaron un alza de 34% en su última linea, ya se notan los efectos de la caída de los indicadores económicos.

Así, en el total, las compañías que reportaron a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF) totalizaron beneficios por US$31.091 millones en los primero nueve meses del año, y un alza de 28% hasta los US$269.171 millones en sus ingresos. Pero, para el período que va entre junio y septiembre, las ganancias cayeron 9,97% al compararlas con el mismo trimestre de 2021.

Entre todas, Vapores sigue liderando los resultados, con ganancias por US$4.337 millones, imponiéndose incluso a la gigante estatal Codelco que anotó beneficios por US$1.688 millones. De hecho, también es superada por la matriz de la naviera, Quiñenco, con una última línea de US$2.608 millones, y por los US$2.540 millones que ganó SQM.

Las 29 empresas que conforman el IPSA totalizaron US$17.275 millones en ganancias entre enero y septiembre, un 65% de lo registrado en el mismo periodo del ejercicio previo. Sin embargo, 10 empresas anotaron una baja, y dos reportaron pérdidas: Enel Américas perdió US$102 millones, y Engie US$58 millones.

No obstante, Aldo Morales, subgerente de estudios de renta variable local de BICE Inversiones, señala que “una de las sorpresas positivas este trimestre fue el sector eléctrico, donde tanto Enel Chile como Engie Chile reportaron una fuerte mejoría respecto al primer semestre de la mano de una mejora en la hidrología y mayor disponibilidad de gas a nivel nacional”.

De hecho, entre junio y septiembre Enel Chile pasó de pérdidas a ganancias al compararlo con el mismo trimestre de 2021, mientras que Engie reportó un EBITDA trimestral de US$57,3 millones, un poco por sobre los US$54 millones que esperaba el mercado.

Por sector

En total, seis de 17 sectores económicos anotaron caídas en sus resultados acumulados en los primeros nueve meses del año: eléctricas, retail, comunicaciones, embotelladoras, empresas estatales, y sanitarias.

El gran ganador al tercer trimestre ha sido el sector bancario, que totalizó ganancias acumuladas por US$4.441 millones, lo que equivale a un alza de 64,5%.

En tanto, en construcción, el resultado acumulado subió 13,26% hasta los US$95 millones, con un alza de 19% en sus ingresos. Pero ya en el tercer trimestre sus beneficios descendieron 14%.

El sector ha estado en el ojo del huracán, esto en medio de la crisis que vive tras el proceso de quiebras y de reorganización de distintas compañías, con 370 obras en riesgo, y más de $ 5.000 millones en deudas del MOP.

Por su parte, al contabilizar todas las empresas eléctricas, incluidas las que no forman parte del IPSA, los resultados cayeron 48% hasta los US$803 millones. Pero no fueron los únicos. El sector de Gas y Energía, perdió US$291 millones, con Metrogas con una merma de US$212 millones y CGE Gas Natural con US$66,9 millones.

En el caso del retail, la baja fue de 55% hasta los US$432 millones. En la industria, sólo SMU anotó un alza (115%), , mientras Falabella vio una baja en su ganancias de 75%, Ripley registró una caída de 96%, en Cencosud el descenso fue de 36%, en Forus de 16%, en Tricot de 48%, y en Hites de 78%, mientras que AD Retail y La Polar anotaron pérdidas de $7.439 millones, y $19.958 millones, respectivamente.

Según Felipe Herrera, portfolio manager de Renta Variable de Credicorp Capital Asset Management, el retail se vio impactado por el alza de costos producto de la inflación, a lo que se suma que el tipo de cambio de principios de año los llevó a comprar sus inventarios a altos precios. Al mismo tiempo, algunos actores -para tratar de tener inventario en caso de que hubiese dificultades logísticas- compraron más de lo necesario. A esto se suma que la reactivación del negocio financiero, pero eso en una primera etapa implica aumnetar los gastos en provisiones. Todo esto, en medio de una demanda floja”.

En el caso de las empresas estatales, las ganancias bajaron 27% a US$2.689 millones, con un alza de 20% en sus ingresos. Pero en el trimestre junio-septiembre, la última línea anotó una caída de 71%. De hecho, 9 de las 35 estatales que reportaron a la CMF anotaron pérdidas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Entre las ruinas de un edificio de Jindires, los rescatistas encontraron a la bebé bajo escombros, todavía unida por el cordón umbilical de su madre fallecida.