Alta inflación arrastra utilidades de Aguas Andinas entre enero y septiembre

La empresa registró ganancias por $54.430 millones en los primeros nueve meses de 2022, lo que representa una caída de 31,7% en relación al mismo período de 2021.


Aguas Andinas informó este jueves sus resultados financieros al cierre del tercer trimestre del año. La empresa registró ganancias por $54.430 millones en los primeros nueve meses de 2022, lo que representa una caída de 31,7% en relación al mismo período de 2021.

En su análisis razonado reportado a la CMF, la compañía explicó que la caída en las utilidades va en línea con la alta inflación, que sigue impactando los costos financieros por la revalorización de la deuda financiera en Unidad de Fomento (UF). De manera trimestral, en tanto, la compañía anotó ganancias por $3.374 millones entre julio y septiembre, lo que significa una importante caída de 75,8% con respecto al tercer trimestre del año pasado.

Con respecto a las ventas, la empresa reportó ingresos por $415.330 millones entre enero y septiembre pasado, esto es un aumento de 12,4% en 12 meses.

En particular, los ingresos de agua potable al cierre de septiembre de 2022 alcanzaron a $166.171 millones, lo que representa un incremento del 11,4% respecto al mismo período del año anterior, producto de las indexaciones por polinomio aplicadas en el transcurso de 2021 y 2022, lo cual es compensado parcialmente por menor volumen suministrado (clientes residenciales con una baja del 4,4% y clientes no residenciales con un incremento de 1,7%)”.

Por su parte, los ingresos del área de aguas servidas entre enero y septiembre llegaron a $190.329 millones, lo que significó un aumento de $24.342 millones respecto al año anterior. Esto, explica Aguas Andinas, debido principalmente a una mayor tarifa media asociada a las últimas indexaciones tarifarias por polinomio junto a las tarifas asociadas a los tratamientos de nitrógeno en Biofactoría La Farfana y Trebal-Mapocho, lo cual es compensado parcialmente por menor volumen de venta.

En cuanto a los ingresos no sanitarios, en el área de servicios hubo un aumento de $292.841 millones en los ingresos en los primeros nueve meses del año “debido principalmente a mayor actividad en servicios domiciliarios, modificaciones de infraestructura sanitaria y venta de materiales, lo cual es compensado parcialmente con menor actividad en convenios con urbanizadores y efectos no recurrentes del año 2021″.

En tanto, los ingresos de las filiales no sanitarias aumentaron en $2.451 millones, lo que se explicó principalmente a mayor actividad y nuevos proyectos de la sociedad EcoRiles junto a mayores análisis y muestreos de agua potable en análisis ambientales.

En el tercer trimestre, la compañía logró ventas por $134.107 millones, 19% más que en el igual lapso del ejercicio anterior. Esto, dijola empresa, se entiende principalmente por “ingresos sanitarios, explicado esencialmente por mayor tarifa media asociada a las últimas indexaciones registradas, junto a mayores ingresos no sanitarios, asociado a mayor actividad de filiales no sanitarias y venta de materiales. Lo anterior es compensado parcialmente por menores consumos registrados”.

Como resumen del período, Aguas Andinas señaló que mantiene un crecimiento sostenido del Ebitda alcanzando los $208.387 millones al 30 de septiembre de 2022, lo que representa un aumento del 8,7% respecto al mismo período del año anterior. “Asimismo, continúa con una sólida generación de flujo de caja en el período, lo que ha permitido mantener el endeudamiento alineado con los objetivos de la compañía. Esta positiva situación financiera ha sido ratificada con niveles de clasificación de riesgo AA+ a nivel local y con calificación internacional de A-, siendo la clasificación más alta para una empresa corporativa privada en Chile”, cerró la empresa.

Lee también en Pulso

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El objetivo de Metatool es investigar cómo el cerebro humano consiguió imaginar objetos para resolver problemas y traspasar esa información a los robots para mejorar sus habilidades.