Expertas analizaron las claves para implementar un efectivo plan de inclusión en las empresas

En el cuarto programa de Diálogos Red+Activa, ejecutivas de BUPA y la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), destacaron el rol de los líderes en el cambio cultural y las principales dificultades y barreras que existen hoy para desarrollar la diversidad e inclusión en las compañías.




Las políticas de inclusión cada día se hacen más relevantes en un mundo más receptivo a estos temas que por años lamentablemente estuvieron guardados en un baúl. Para analizar qué tanto hemos avanzado en diversidad en las compañías y qué medidas se están implementando, el cuarto programa de Diálogos Red+Activa, abrió la conversación respecto a “Cómo generar una cultura de inclusión”.

Y para analizar el tema, las encargadas de ponerlo sobre la mesa fueron Pamela Contador, gerente de Asuntos Corporativos del Grupo de Salud BUPA Chile, y Vivian Modak, la Presidenta de la Comisión de Mujeres de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) y Presidenta del Comité de Concesiones de la misma institución.

Contador explicó que en el caso de BUPA, el año 2018 se inició un trabajo sistematizado de apoyo a la diversidad y la inclusión, con una política donde se estableció un marco de trabajo de manera que la compañía se rigiera por él. “A partir de eso, la diversidad no se trabaja de un área en particular, tenemos un comité de diversidad e inclusión compuesto por cerca de 50 trabajadores que voluntariamente se inscribieron para participar. Se juntan regularmente y realizan un comité mensual donde se generan, proponen y gestionan iniciativas para fomentar la diversidad e inclusión en todos los aspectos. Esto permite que podamos hacer un mapa estratégico y tomar diversas acciones que incorporan la visión de los trabajadores y trabajadoras y de sus familias también”, señala.

Por su parte, Modak, desde la CChC, explica que en su organización existe un trabajo conjunto entre la mesa directiva nacional, y un grupo mixto de personas, quienes vieron la necesidad de empezar a trabajar en temas de inclusión, y de incremento de la participación femenina en el rubro de la construcción.

“Definimos 3 ejes: Uno de participación de mujeres en la obra, incorporación de mujeres en el gremio y en la alta dirección. Hace un mes pasamos a ser comisión, lo que significa que en la Cámara tenemos ahora una orgánica o un organismo más importante, y desde ahí generamos un montón de iniciativas para ir motivando a las mujeres a que ingresen al mundo de la construcción”, destaca.

En ese sentido recalca que el año 2018 empezaron a trabajar en inclusión, lo que ha permitido “visibilizar a la mujer en las obras, y para eso generamos con el Ministerio de la Mujer una campaña que se llamó el Premio Mujer Construye, donde mostramos a mujeres que ya están en las obras y empresas que ya tienen políticas de integración femenina”.

Desde BUPA, Pamela Contador destaca que actualmente de sus 8.600 trabajadores, un 78% son mujeres, y el 40% de los cargos directivos están en manos de mujeres. Además, explica la importancia que han tenido los líderes en las políticas de inclusión: “En la generación de una cultura más igualitaria, el líder es clave porque es con quien la mujer o la persona tiene contacto día a día con la empresa. Se han realizado talleres de sesgo en los propios líderes, desde la alta dirección de la compañía hasta las distintas capas para identificar cómo los líderes nos planteamos frente a la diversidad y la inclusión, y en ese sentido hubo buenos y malos resultados, y estos últimos te permiten identificar cuáles son tus brechas y trabajar en ellas”.

Vivian Modak explica que la inclusión también va más allá de temas de género y cruza otras áreas. “Hay varios temas que se mezclan. Es súper relevante porque hoy las empresas en general solo cumplen con lo que establecen las normas, y si se dice que hay que incluir un porcentaje de personas con capacidades distintas, entonces se hace aquello, pero no mucho más. Ahora hablamos de inclusión de mujeres, pero eso llama a ampliar el criterio para que tomemos conciencia, porque a veces ni siquiera nos damos cuenta”.

Respecto a este último punto, Pamela Contador explicó que “hay normas como el 1% que tenemos que incorporar, y ya tenemos en las distintas unidades personas en situación de discapacidad. ¿Pero qué pasa con nuestros usuarios que tienen un nivel de discapacidad? Más allá de lo habitual y lo de la norma de infraestructura que uno tiene que tener, nos pusimos a trabajar, por ejemplo, en capacitación de lengua de señas y hoy tenemos a cerca de 230 personas a lo largo de Chile, capacitados en ello. En 2020, además, firmamos un acuerdo con el Comité Olímpico de Chile, que ahora nos tiene súper orgullosos, porque el deporte y la actividad física en un vehículo de inclusión que hay que empezar a trabajarlo”.

Red+Activa es una comunidad de empresas convocadas y articuladas por ChileMujeres y LT-PULSO, en colaboración con PwC Chile, cuyo objetivo es comprometerse con la equidad de género y las políticas inclusivas, buscando una mejora continua. Agrosuper, BHP, Bupa, CChC, CCU, Enaex, Entel, Scotiabank, SMU y Willis Towers Watson son parte de esa red, cuyas empresas son representadas por un ejecutivo o ejecutiva que lidera las buenas prácticas en dicho ámbito.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.