Exsuperintendentes de Pensiones valoran indicaciones que imponen mayor regulación a cambios de fondos de AFP y asesores previsionales

Coronavirus golpea a los fondos de pensiones

Tamara Agnic y Alejandro Ferreiro encuentran que está bien que haya una mayor regulación, tal como lo planteó el gobierno con las indicaciones que ingresó ayer. De todas maneras, Ferreiro cree que se pueden afinar algunos detalles.




En línea con las recomendaciones que hizo la Ocde a Chile, ayer el gobierno ingresó nuevas indicaciones al proyecto que establece más exigencias de transparencia y responsabilidad de los agentes del mercado.

En concreto, las indicaciones imponen mayor regulación a los cambios de fondos y a los asesores previsionales. Y los exsuperintendentes de Pensiones, Alejandro Ferreiro y Tamara Agnic, están de acuerdo con esta iniciativa que impulsa el gobierno.

Agnic señala que “la regulación a las asesorías previsionales colectivas era necesario hacerlo hace mucho tiempo". Por su parte, Ferreiro cree que “es una regulación que se hace necesaria, que de alguna manera responde a lo que el propio Banco Central había expresado como preocupación en el último IEF”.

De todas maneras, Ferreiro comenta que se podrían “afinar detalles. Es una regulación que deja bastante margen a la Superintendencia, tal vez ahí habría que pensar una regulación eventualmente conjunta, por ejemplo con la CMF, para que no se tome una decisión unipersonal, de un solo regulador, siempre en las decisiones colegiadas hay menos riesgo de error. Se puede afinar algo por ahí”.

Lo anterior, considerando que las indicaciones dicen que la Superintendencia de Pensiones fijará mediante una norma de carácter general los plazos que tardarán en concretarse los cambios de fondos, lo que no podrá ser superior a los 30 días de corrido. Hoy ese plazo es de cuatro días.

Sobre este punto, Agnic comenta que esto va a ayudar a mantener la estabilidad financiera, y además, cree que va en el sentido correcto, porque “en general los afiliados tienden más bien a reaccionar por temor a cómo están fluctuando los mercados actualmente, y se cambian de fondo, lo que es una mala decisión para el futuro”.

Restricción en cambios de fondos

Las indicaciones también establecen que los cambios de fondos sólo podrán hacerse “hacia tipos de fondos adyacentes en su denominación”, es decir, si una persona está en el fondo B, el próximo cambio que puede hacer sólo es a los fondos A o C, por ejemplo.

Respecto a esto, Ferreiro dice que “es lo lógico. En rigor, cuando se diseñaron los multifondos, se pensó que las personas iban a ir evolucionando en su perfil de riesgo, o sus preferencias por más conservadurismo en sus inversiones, esto no se diseñó para que la gente intentara ganarle al mercado (...) El desafío es buscar una regulación que minimice los efectos sobre la libertad de elegir de las personas, pero que también minimice los efectos sobre el impacto en los precios de los activos”.

Ferreiro cree que lo que propone el proyecto de regular los cambios de fondos, “es el principal desafío de regulación en esta materia, porque por un lado se trata de limitar las restricciones de la libertad de las personas, y por otro lado se busca evitar lo que ha estado pasando últimamente, que son movimientos masivos y simultáneos, donde se alteran los precios de los activos financieros y genera impactos en los mercados”.

Sobre este último punto, agrega que "esto tiene varios problemas: hay gente que gana y que pierde con esos movimientos bruscos de precios, y que no tienen nada que ver con estas decisiones de cambios de fondos; hay un riesgo también que se manipulen los mercados; e incluso las mismas personas que se cambian masivamente, se pueden ver perjudicados”.

Regulación a asesores previsionales

Las indicaciones presentadas por el gobierno también entregan más detalles respecto de la regulación que potencialmente tendrán los asesores previsionales que llaman a cambios masivos de fondos. Agnic valora este punto, y dice que “también es bueno que los asesores previsionales transparenten los conflictos de interés, que hoy no está regulado”.

Ferreiro también valora que se someta al perímetro de los reguladores financieros a este tipo de asesores previsionales.

De todas maneras, dice que “lo que eché de menos, es una regulación más específica respecto de lo que podría ser el posible uso de de información privilegiada. La norma dice algo: las personas que conozcan estas decisiones de inversión, no pueden aprovecharse, o valerse de esa información para obtener un beneficio particular, pero no se dice derechamente que eso equivale a uso de información privilegiada, no lo vi”.

Comenta