Gobierno busca reactivar en marzo proyecto de sala cuna universal

sala cuna

La magnitud de los beneficiados es uno de los problemas que enfrenta el proyecto.

El Ejecutivo trabajó en una mesa técnica las alternativas para destrabar la iniciativa que ya lleva casi dos años y medio en el Congreso. El monto del aporte fiscal y la universalidad del beneficio son las principales trabas.




Dentro de los 80 proyectos que el gobierno fijó como prioritarios para 2021, está el conocido como Sala Cuna Universal. El Ejecutivo quiere acelerar esta iniciativa y por ello en marzo lo reactivarán con fuerza para buscar un acuerdo con la oposición.

Pero este trabajo no parte de cero, ya que durante los últimos meses del año pasado el Ministerio de la Mujer, junto al de Trabajo, formó una mesa técnica para buscar alternativas con el propósito de destrabar la propuesta que ya lleva cerca de dos años y medio en el Congreso.

Gobierno acelera trabajo para destrabar proyecto de sala cuna universal

Fuentes que conocen este trabajo afirman que la mesa técnica se abocó a analizar dos puntos que han sido la piedra de tope: el primero, el monto del aporte fiscal. Esto, porque el proyecto actualmente establece un subsidio de 5,15 UTM (Unidad Tributaria Mensual), es decir, $263.325 por hijo, y lo que se busca es llegar a unos $300 mil. Sin embargo, se están haciendo los cálculos para ver si los recursos alcanzan, ya que la recarga de esta alza sería asumida en mayor grado por el Fisco, puesto que la evaluación en el gobierno es que elevar el aporte del empleador a más de 0,1% es complicado considerando la situación económica del país.

sala cuna

Además, al incluir gasto público, el proyecto también debe ser revisado por el nuevo ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, lo que debería producirse en marzo. Es una de las prioridades de la cartera.

El segundo punto es la universalidad que se le dé. Una de las principales críticas de la oposición y las razones del poco avance que ha tenido el proyecto, es justamente que no es universal, puesto que considera solo a las madres que ya tienen empleo, por ende, no facilitaría la búsqueda de trabajo. Además, excluye a quienes no tienen contrato de trabajo y a las madres universitarias. También si la jornada de trabajo es inferior a 12 horas semanales no tendrá derecho a acceder al beneficio. Y si es igual o superior a 12 horas semanales, pero inferior o igual a 30 horas semanales, tendrá derecho a dos tercios del monto total. Sobre esta materia se están buscando fórmulas para ampliar la cobertura.

La apertura de jardines requiere el cumplimiento de medidas sanitarias dispuestas por el Minsal. Foto: Agenciauno

Trámite legislativo

La última comisión que analizó este proyecto fue la de Educación. En la sesión del 6 de noviembre de 2019, por 3 votos contra 2, la instancia lo rechazó. Los votos en contra fueron de los senadores Jaime Quintana (PPD), Yasna Provoste (DC) y Juan Ignacio Latorre (RD), mientras que por el respaldo estuvieron los senadores Ena Von Baer (UDI) y José García (RN). Entre los principales argumentos en contra que entregaron, en ese momento, los legisladores apuntaban a que el texto “pasaría a llevar ciertos derechos que las mujeres ya tienen y deja a los niños más pobres de Chile excluidos, porque sus madres no tendrán el contrato laboral con los requisitos propuestos”. Y añadieron que las mujeres sin contrato, las madres estudiantes y aquellas que trabajan menos de 15 horas a la semana, no serían parte de la universalidad.

Uno de los legisladores que forma parte de esa comisión es José García. Si bien valora que este proyecto termina con una discriminación “muy desafortunada” de solo exigir sala cuna si en la empresa tiene contratadas 20 mujeres o más, “es muy importante que la Sala Cuna Universal sea lo más universal posible, que considere a los niños, independiente de la situación laboral de los padres”, indica el legislador.

Asimismo, García afirma que si bien hay un avance significativo, “igualmente podrían estar quedando niños afuera, por lo que lo ideal es que entren todos, aún cuando sea de manera gradual”.

Acota que lo que debe estar en el centro del debate es “favorecer la empleabilidad de la madres, ojalá con contratos formales, ingresos estables, protección previsional, desarrollo personal. Son muchos los factores positivos que se logran cuando se facilita el empleo”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.