José De Gregorio: “Lo que la historia nos muestra es que cuando los bancos centrales se atrasan los frenazos son más fuertes”

01 Julio 2021 Entrevista a Jose De Gregorio, economista ex Presidente del Banco Central. Foto: Andres Perez

El expresidente del Banco Central sostuvo que "los bancos centrales tienen que actuar de manera anticipada, antes que la inflación se desborde". Añadió que el ente rector "no toma las decisiones de política monetaria para alertar, ni para dar señales, sino que porque tiene la obligación de contener la inflación".




Alineado con la decisión que tomó el Banco Central está el expresidente de esa institución y decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, José De Gregorio. Dice que el alza de 125 puntos base “era esperable” y que con esta acción el ente rector está actuando a una velocidad adecuada. “Lo que la historia nos muestra que cuando los bancos centrales se atrasan los frenazos son más fuertes, porque básicamente estamos produciendo más allá de lo que podemos y es precisamente lo que está haciendo el BC”.

El Banco Central subió nuevamente de manera agresiva la tasa de interés en 125 puntos base. ¿Suscribe esa decisión?

Está absolutamente dentro de lo esperado. Va en la dirección correcta de retirar el estímulo monetario en una economía donde la inflación está por sobre la meta y el crecimiento sobre su capacidad productiva. Por lo tanto, y tal como lo anunció el propio BC, se debería acercar a su nivel neutral antes de los proyectado en septiembre. La tasa neutral es aquella que debería tener la economía cuando la economía tiene pleno empleo y la inflación está en la meta. Esa debería ser la tasa neutral, que hoy es 3,5% y estamos en 2,75%. Lo que ha hecho BC lo es ir calibrando el estímulo.

¿Cuáles son los mensajes principales que están detrás de esta acción?

Hay fenómenos globales y el FMI advirtió que hay riesgo importante en materia inflacionaria y que los bancos centrales tienen que actuar de manera anticipada, antes que la inflación se desborde. En Chile además hay elementos particulares que son bastante complicados y se ha señalado que el retiro de fondos le está agregando un estímulo adicional a la economía, que ya está sobrecalentada. Por ello, dada las proyecciones del BC y del último registro de inflación, es probable que termine sobre 6% a fines de año y la tasa de interés en su nivel neutral.

¿Es una señal de alerta para que el cuarto retiro no avance en el Congreso?

No, el Banco Central no toma las decisiones de política monetaria para alertar, ni para dar señales, sino que porque tiene la obligación de contener la inflación. Era lo correcto que había que hacer. Obviamente cuando el BC sube la tasa es porque tenemos una situación desafiante del punto de vista inflacionario y eso debería ser un elemento importante de análisis del contexto en el cual se está votando el cuarto retiro. Pero el BC tiene la obligación de controlar la inflación.

En ese sentido, ¿el BC se está adelantando para ir delante de la curva de las expectativas?

Lo que hace el BC es ir a una velocidad adecuada para no quedarse atrasado, pero tampoco para sobrerreacciones en el corto plazo. Además, estamos con una política monetaria expansiva porque el BC fue bastante audaz en reducir la TPM para estimular la economía y así hacer frente a la crisis. Cualquier otra interpretación no tiene fundamento.

¿Puede haber un frenazo de la economía el próximo año o esta acción del BC ayuda a que sea más suave ese aterrizaje?

Lo que la historia nos muestra que cuando los bancos centrales se atrasan los frenazos son más fuerte, porque básicamente estamos produciendo más allá de lo que podemos y es precisamente lo que está haciendo el BC. Si el ente rector se relajara podemos ver un fenómeno bastante más parecido a lo que se vivió en EEUU en los 70, de una estanflación. Cuando los bancos centrales se quedan atrás tienen que hacer ajustes más severos.

¿Con esta acción también se está anticipando que las presiones inflacionarias continuarán un buen tiempo?

Se está anticipando, pero avanzando a una velocidad razonable y aprendiendo lo que ha pasado con episodio inflacionarios anteriores. Estamos con una actividad que está presionando los precios y este no es un fenómeno transitorio, tal como lo dice el FMI, esto no durara tres mes, porque si así fuera no se empezaría a retirar el estímulo monetario. Hay que ser bastante responsable y actuar con un grado de modestia intelectual. Las señales que hay de fricción en el comercio mundial en general indican que no se van a revertir de u día para otro.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.