Las dos mujeres de la Fed en la terna para ser la nueva secretaria del Tesoro de EEUU

Las candidatas al Tesoro

Hace poco era Elizabeth Warren la primera postulante al cargo, pero con un Senado republicano Lael Brainard y Janet Yellen parecen tener mejores opciones. Ambas cuentan con experiencia de gobierno y apoyan el despliegue de un estímulo fiscal adicional.




Janet Yellen, expresidenta de la Fed

Vicepresidenta de la Fed cuando se desplegó enormes esfuerzos de liquidez para apoyar la recuperación económica tras la crisis financiera y presidente de la misma institución cuando se tuvo que subir tasas en una etapa de normalización. Esa es Janet Yellen, quien figuró como la primera mujer en ocupar esos cargos y ahora podría marcar otro hito similar, si Biden la llega a elegir como su secretaria del Tesoro.

El primer acercamiento entre la sucesora de Ben Bernanke y el presidente electo habría tenido lugar en agosto de este año, cuando en CNBC trascendió que se le buscaba como asesora económica para la campaña. La información no fue desmentida ni por ella ni por su actual lugar de trabajo, el think tank Brookings Institute. Sin embargo, es posterior a la elección que su nombre ha estado ganando prominencia.

En este caso fue la agencia de información financiera Bloomberg y el medio web de política The Hill los que informaban que se le estaría considerando para la posición que actualmente ocupa Steven Mnuchin.

Respecto a asuntos urgentes, relativos al respaldo económico en el marco de la pandemia, Yellen dijo hace sólo un mes que “hay algunos límites (para la política monetaria) y es importante que la política fiscal cubra ese vacío”, por ello recalcó que como “la pandemia todavía está afectando seriamente la economía, necesitamos continuar con el apoyo fiscal extraordinario”.

Su análisis se toma en serio en Estados Unidos, después de todo ,además de las ya mencionadas credenciales, tiene una trayectoria en la que destaca tempranamente. Su Ph.D. en Economía lo obtuvo en 1971 en la Universidad de Yale, bajo la supervisión de los premios Nobel de la disciplina James Tobin y Joseph Stiglitz.

Fue académica de las universidades de Harvard y de California, Berkeley, para después ingresar al servicio público como presidente del Consejo de Asesores Económicos de Bill Clinton. Años más tarde, en este siglo, comienza su camino como autoridad monetaria, al ser nombrada como presidenta de la Fed de San Francisco en 2004.

“Janet ha sido una funcionaria pública dedicada durante mucho tiempo. Ha sido una líder muy eficaz en el banco central”, señala Gary Richardson, profesor de economía de la Universidad de California en Irvine. “El hecho de que Biden se acerque a ella es algo bueno. Claramente, es una formuladora de políticas muy exitosa”, agrega.

Lael Brainard, gobernadora de la Fed

Con una larga trayectoria en la política económica del partido demócrata, el nombre de la actual gobernadora de la Reserva Federal, Lael Brainard, no tardó en aparecer en el listado de las posibles cartas de Joe Biden para la secretaría del Tesoro.

Ayuda a sus opciones, por una parte, las dificultades de Elizabeth Warren de conseguir la aprobación para el cargo en cuestión en el Senado, y por otro, la simpatía que despierta justamente en los cada vez más influyentes sectores progresistas que representa la senadora por Massachusetts.

“Los fuertes colchones de capital asociados con las reformas Dodd-Frank han permitido a los bancos desempeñar un papel constructivo en la respuesta a la pandemia de Covid-19”, destacaba Brainard el 25 de junio de este año, en medio de la pandemia. “Es un error debilitar las sólidas reservas de capital de los bancos cuando están demostrando claramente su valor en la primera prueba seria desde la crisis financiera mundial”, agregaba.

Pero no son sólo sus ideas la respaldan. Brainard, en la Fed desde 2014, ya ocupó un cargo en el Tesoro como subsecretaria de Relaciones Internacionales, donde le tocó estar en la primera línea de los vínculos con una Europa sumida en la crisis del euro, con la misión de alentar a Alemania a impulsor la economía del Viejo Continente. Además, se la jugó por una política no confrontacional con China, negándose a catalogarlos como un país “manipulador de divisas”, en el que era el debate del momento.

“Ella conoce el lado internacional del Tesoro; conoce a todos los actores a nivel internacional, ya sea del lado regulatorio, del lado de la política monetaria y del lado diplomático”, señaló a Financial Times el exfuncionario del Tesoro de Estados Unidos, Mark Sobel, quien añadió que “es muy difícil imaginar a alguien que pueda marcar todas esas casillas y estar tan listo para comenzar a trabajar”.

En materias urgentes relativas a la crisis económica en curso y el proceso de recuperación, Brainard es la última funcionaria de la Fed que en un discurso oficial presionó por más ayuda estatal y no sólo para hogares y empresas. “Es probable que los gobiernos estatales y locales que pudieron hacer frente a los déficits de ingresos fiscales y arancelarios al comienzo de la crisis tengan más dificultades para mantener los niveles de empleo y gasto cuanto más tiempo persista la pandemia en ausencia de mayor apoyo fiscal”, indicó alineándose con los demócratas en un asunto al que se resisten con fuerza los republicanos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.