Las luchas de Microsoft entran en el metaverso

El Ejército estadounidense eligió a la empresa para desarrollar su Sistema Integrado de Aumento Visual de audífonos AR para ayudar a los soldados a entrenar e interactuar en el campo de batalla. Microsoft obtuvo un contrato de US$ 480 millones para desarrollar prototipos. Foto: Bridgett SITER / US ARMY / AFP

Los problemas plagaron el desarrollo de su audífono de realidad aumentada HoloLens. “Tuvimos la oportunidad de adueñarnos de este mercado”, comentó Tim Osborne, un antiguo director del equipo de HoloLens que se retiró a principios de este año. “Estábamos muy adelantados en muchas cosas”, pero Microsoft no puso suficiente gente o dinero detrás del esfuerzo, dijo.


Con su audífono futurista HoloLens, Microsoft Corp. se adelantó en la carrera hacia el metaverso. Siete años después, su gran apuesta por la realidad aumentada, que mezcla imágenes virtuales con vistas del mundo real, se ha topado con los límites de la tecnología y la paciencia de los directivos de la empresa.

El dispositivo, un computador con forma de anillo que se lleva como una corona y que muestra información digital en unas gafas conectadas, no ha sido un éxito. Microsoft archivó una nueva versión prevista y ha tenido problemas para cumplir los requisitos técnicos de su mayor comprador, el Ejército de Estados Unidos.

Más de 100 empleados han abandonado el equipo de HoloLens en los últimos dos años, incluido su antiguo líder, según exempleados y perfiles de LinkedIn. Microsoft ha reestructurado el grupo de desarrollo de los audífonos, que ha llegado a contar con más de 1.000 personas, y ha recortado su presupuesto, como parte de un esfuerzo de toda la empresa por reducir los gastos y el tamaño de su plantilla a medida que se ralentiza el crecimiento de los beneficios.

“Tuvimos la oportunidad de adueñarnos de este mercado”, comentó Tim Osborne, un antiguo director del equipo de HoloLens que se retiró a principios de este año. “Estábamos muy adelantados en muchas cosas”, pero Microsoft no puso suficiente gente o dinero detrás del esfuerzo, dijo.

La construcción de los audífonos y el software para ejecutarlos resultó ser mucho más difícil de lo que nadie anticipó, comentaron los empleados actuales y antiguos que trabajaron durante años tratando de hacerlos un éxito. Y la estrategia de la empresa para el producto, según algunos de ellos, era poco clara e inconsistente.

A su vez, Microsoft anunció que todavía tiene grandes planes para construir sobre lo que ha comenzado con HoloLens. Frank Shaw, vicepresidente corporativo de comunicaciones de la compañía, señaló en una declaración escrita que Microsoft seguía “comprometida con todos los aspectos de la realidad mixta y el metaverso”, y que el último producto HoloLens “está ayudando a los clientes a colaborar y participar de nuevas maneras” en una serie de industrias.

Ahora bien, los problemas de Microsoft con el hardware de realidad aumentada se suman a otros anteriores en el desarrollo de equipos. A lo largo de las décadas, Microsoft ha estado a la cabeza de dispositivos como los reproductores multimedia portátiles, los tablets y los teléfonos inteligentes, sólo para perder esos enormes nuevos mercados en favor de Apple y otros. Al mismo tiempo, ha cosechado un éxito considerable en los últimos años en muchas áreas, como la computación en la nube y los videojuegos.

El martes, la empresa anunció que su beneficio cayó y que el crecimiento de las ventas se ralentizó el pasado trimestre, ya que el descenso de las ventas de computadores personales erosionó la demanda de su software de Windows.

La realidad aumentada, a menudo llamada RA, superpone contenidos digitales, como imágenes en 3D o instrucciones visuales, a la visión del mundo real que tiene el usuario. Algunos miembros de la industria tecnológica la consideran una oportunidad de mercado mayor que la realidad virtual, que sumerge a los usuarios en un mundo virtual, por ejemplo, un videojuego. Ambos son elementos del metaverso más amplio.

La empresa Meta Platforms Inc., matriz de Facebook, ha apostado hasta ahora por la realidad virtual en su esfuerzo por centrarse en el metaverso, vendiendo audífonos Quest equipados con tecnología de RV que permiten a los usuarios acceder a sus mundos virtuales.

Pero Meta y otras grandes empresas tecnológicas están invirtiendo miles de millones de dólares en realidad aumentada. Se espera que Apple, Google, de Alphabet Inc., y Meta, presenten sus propios audífonos de realidad aumentada en los próximos años.

A principios de este mes, Microsoft anunció que pondrá sus productos de software a disposición de los cascos Quest de Meta. Algunos miembros del sector consideraron que esta medida era una apuesta para que Meta tuviera más suerte en la creación de hardware para el metaverso. Shaw afirmó que Microsoft está comprometida con todos los aspectos de la realidad mixta y el metaverso, incluido el hardware de terceros.

Los HoloLens comenzaron como un proyecto experimental cuando el grupo de videojuegos de Microsoft, que comercializa la popular consola Xbox, se planteó cómo podría ser un sistema de juegos de próxima generación. Un equipo imaginó lo que denominó “Screen Zero”, una idea para un producto que acabaría sustituyendo todas las demás pantallas mediante el uso de audífonos de realidad aumentada, según Avi Bar-Zeev, un antiguo ingeniero de Microsoft que ayudó a dirigir el esfuerzo.

En 2010, Microsoft construyó un prototipo que se conectaba a un computador con un largo cable. En la primera demostración, las personas que llevaban los audífonos veían cientos de cubos flotando a su alrededor. Pronto, hubo un software que mostraba delfines nadando por el aire.

“Las aplicaciones para el consumidor eran muy emocionantes”, afirmó Stefan Weitz, un antiguo ejecutivo de Microsoft que probó los primeros prototipos.

Un audífono de realidad aumentada HoloLens llevado por un empleado del Museo Olímpico de Atenas. FOTO: THANASSIS STAVRAKIS/ASSOCIATED PRESS

El ingeniero de Microsoft Alex Kipman dirigió el proyecto desde el principio. Impulsó al equipo a concentrarse en poner toda la tecnología dentro de los audífonos para que no fuera necesario un cable a un computador.

Bar-Zeev, por su parte, dijo que tratar de meter toda esa tecnología en unos audífonos portátiles fue una tarea difícil en aquel entonces. “Se cometieron muchos errores al tener suposiciones muy dogmáticas y fijas sobre lo que funcionaría y lo que no”, explicó.

En enero de 2015, el director ejecutivo de Microsoft, Satya Nadella, presentó los HoloLens en un evento de la empresa como la próxima gran novedad: un futuro en el que los usuarios interactuarían con perros virtuales y colaborarían en proyectos de diseño. Ese mismo año, en una feria de videojuegos, Microsoft mostró cómo los HoloLens podían sumergir a los jugadores en un mundo virtual mixto.

Con un precio de US$ 3.000, resultaba demasiado caro para la mayoría de los consumidores, y las ideas sobre el uso que se le podría dar al dispositivo eran limitadas. Así que Microsoft se centró en la venta de audífonos a las empresas.

A su vez, Microsoft formó varios grupos para trabajar en nuevos usos de los HoloLens, incluida una colaboración con la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio que permitió a los usuarios observar la superficie de Marte. También ha presentado la tecnología a posibles clientes corporativos y gubernamentales mediante demostraciones de sus posibles usos.

Se instalaron demostraciones en el sótano del edificio 92 de su campus corporativo. Los muebles estaban atornillados al suelo porque los audífonos no funcionaban bien con las más mínimas variaciones. La luz natural a veces confundía los sensores.

Los antiguos empleados que estaban allí en ese momento dijeron que durante las demostraciones, Microsoft a veces presentaba una función que hacía parecer que los HoloLens estaban escaneando una habitación perfectamente mientras los usuarios miraban a su alrededor, mientras que en realidad estaban viendo una representación digital construida mucho antes.

Una propuesta para las fuerzas del orden mostraba cómo los equipos podían utilizar los HoloLens para identificar dónde se encontraba un pistolero, pero el dispositivo no estaba cerca de ser capaz de hacerlo, comentaron las personas involucradas en la presentación.

Shaw, responsable de Microsoft, aseguró que no es inusual que las empresas tecnológicas hagan demostraciones de usos potenciales de la tecnología antes de que estén completamente desarrollados. “También hay veces en que las funciones están listas para la demostración pero luego se cancelan por cualquier número de razones”, añadió.

Las empresas empezaron a experimentar con los audífonos. Japan Airlines Co. probó a utilizarlos para formar a las tripulaciones y a los mecánicos de motores, y Airbus probó a usarlos para ayudar a los empleados a seguir los complicados pasos para construir aviones.

En los concesionarios estadounidenses de Mercedes-Benz, los mecánicos que se enfrentan a una reparación empezaron a ponerse los HoloLens para conectarse a distancia con sus compañeros de trabajo, que pueden guiarlos en la búsqueda de soluciones mostrándoles en su campo de visión las partes en las que debían centrarse. “La resolución es mucho más rápida”, dijo Juergen Pietsch, director del departamento de Servicios Técnicos de Campo de Mercedes-Benz USA.

El equipo de Microsoft comenzó a desarrollar una nueva versión, HoloLens 2, para ampliar el campo de visión y mejorar la experiencia general. El equipo de desarrollo, que había comenzado en el grupo de videojuegos, se trasladó al grupo de sistemas operativos de Windows y luego al equipo de la nube. Los altos ejecutivos de Microsoft empezaron a perder la paciencia con el esfuerzo, indicaron antiguos empleados.

Shaw, de Microsoft, manifestó que no es raro que las empresas ajusten los presupuestos y prueben diferentes estructuras de gestión a medida que desarrollan nuevas tecnologías. “Todos los proyectos innovadores llevan tiempo, requieren inversión y evaluación a intervalos regulares”, explicó.

En 2018, Microsoft llegó a un acuerdo con el Ejército de Estados Unidos que eventualmente podría valer hasta US$ 21.880 millones. El Ejército eligió a la empresa para desarrollar su Sistema Integrado de Aumento Visual de audífonos AR para ayudar a los soldados a entrenar e interactuar en el campo de batalla. Microsoft obtuvo un contrato de US$ 480 millones para desarrollar prototipos.

Microsoft ha tenido que meter en sus audífonos más tecnología que nunca: cámaras, sensores de grado militar, radios y visión nocturna, además de hacerlos resistentes al agua y a los golpes.

Las primeras pruebas revelaron problemas. Durante los ejercicios de combate, los audífonos se desconectaban de las redes inalámbricas locales, lo que inhabilitaba los rastreadores de armas incorporados y hacía imposible entrenar con ellos, tal como señalaron exempleados de Microsoft. Los dispositivos tenían dificultades para seguir el movimiento de las cabezas de los soldados, lo que dificultaba la colocación de objetos digitales en sus pantallas, aseguraron las fuentes.

Los audífonos eran pesados e incómodos, y las pantallas provocaban fatiga visual, dijeron algunos antiguos empleados. A veces, tras unas horas de uso, se recalentaban.

Luego, en octubre de 2021, el Ejército anunció que retrasaría las pruebas durante casi un año. Este año, el inspector general del Pentágono publicó un informe en el que afirmaba que el contrato “podría suponer el despilfarro de hasta US$ 21.880 millones en fondos de los contribuyentes”, por un dispositivo que los soldados podrían no querer utilizar. En agosto, el Ejército descongeló un primer tramo de ese gasto, afirmando que los audífonos eran prometedores, pero que un despliegue más amplio se retrasaría para corregir las deficiencias.

Por su lado, el general de brigada Christopher Schneider, anunció a principios de este mes que el Ejército había completado recientemente una ronda inicial de pruebas y que los audífonos cumplían la mayoría de sus criterios. También hubo áreas, dijo, donde el dispositivo “se quedó corto y necesita mejoras adicionales, que el Ejército abordará”.

Shaw, el representante de Microsoft, comentó luego que los prototipos se crean para trabajar a través de problemas técnicos. “La última versión cumplió con la mayoría de los criterios de evaluación del Ejército, mientras que se identificaron áreas adicionales de mejora”, detalló.

Al mismo tiempo que trabajaba con el Ejército, Microsoft empezó a intentar desarrollar una línea de audífonos más ligeros y asequibles para los consumidores, según contaron antiguos empleados, y empezó a trabajar con Samsung Electronics Co. para aprovechar su experiencia en dispositivos de consumo. También estaba tratando de mejorar los HoloLens 2 para las empresas.

Sin embargo, los exempleados afirmaron que estaban confundidos sobre su misión y sobrecargados de trabajo. Más de 100 dejaron el equipo, y muchos acabaron en Meta, tal como lo señalaron.

Demostración en 2020 de un audífono Hololens con software colaborativo para arquitectos, ingenieros y fabricantes. FOTO: HOLLIE ADAMS/BLOOMBERG NEWS

A finales del año pasado, la directora financiera de Microsoft, Amy Hood, comenzó a reunirse con los ejecutivos para prepararse ante la posibilidad de una recesión, sostuvo una persona presente en una de estas reuniones. La compañía decidió invertir en áreas que estaban creciendo, mientras recortaba los proyectos que eran más especulativos. Se recortó el presupuesto del equipo de realidad mixta y se cancelaron los planes de audífonos de consumo, añadió la persona.

Microsoft guardó los planes para los HoloLens 3 y su trabajo con Samsung, comentaron antiguos empleados. Las ventas totales de los HoloLens, desde su creación, han sido de unas 300.000, según International Data Corp. Los analistas estiman que Meta ha vendido unos 17 millones de sus audífonos de realidad virtual Quest 2, que se lanzaron a finales de 2020. La publicación empresarial Insider informó anteriormente de que Microsoft había cancelado los planes para los HoloLens 3.

Nadella, el CEO, comenzó a interesarse más por la estrategia metaversa general de Microsoft. Cada dos semanas, se reunía con altos ejecutivos para discutirla, dijeron personas que asistieron a las reuniones.

En junio, Microsoft anunció que Kipman, que había dirigido el equipo de HoloLens desde el principio, se iba. A lo largo de los años, ha habido investigaciones de la empresa sobre su comportamiento en el lugar de trabajo, incluyendo su estilo de gestión.

Kipman dijo que su salida, que fue acordada mutuamente, “se centró en nuestro negocio y en el plan para seguir adelante, y no tuvo nada que ver con supuestas investigaciones sobre mi comportamiento o estilo de gestión.”

Microsoft, por su parte, aseguró que no hace comentarios sobre asuntos de los empleados.

Con su marcha, el grupo de realidad aumentada se dividió en hardware y software, lo que hizo que algunos empleados cuestionaran el futuro de HoloLens y la estrategia de hardware de Microsoft.

Los HoloLens, el proyecto militar y otros planes de hardware son ahora supervisados por Panos Panay, jefe de producto de Microsoft. El software ha pasado a manos de Jeff Teper, ejecutivo responsable del producto de colaboración en el lugar de trabajo de la empresa, Teams.

“Estamos adoptando un enfoque basado en el software” para el metaverso, señaló Nadella en una conferencia de la empresa en julio.

Todavía no está claro qué hardware, tecnología o empresas -si es que hay alguna- dominarán el metaverso. Bar-Zeev, antiguo empleado de Microsoft HoloLens, dijo que los problemas de la compañía con las primeras repeticiones de la realidad aumentada demuestran que los potenciales pioneros necesitan estar muy atentos para tener éxito.

“Todo el proceso en Microsoft consistió en gran medida en entusiasmar a la gente sobre cómo esto podría revolucionar el mundo”, indicó Bar-Zeev. “En lo que realmente deberían haberse centrado es en lo que hace que este producto sea mejor que un smartphone”, criticó.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.