Los riesgos y beneficios para Latam si decidiera acogerse al Capítulo 11 de la ley estadounidense

Latam Airlines

Abogados coinciden en que hacerlo generaría varias ventajas para la aerolínea, ya que evitaría entrar en liquidación, gana tiempo, podría conseguir condiciones de pago más favorables y podría mantener la administración.




Con viento en contra, Latam Airlines intenta sortear la crisis sanitaria mundial, y pese a que la línea aérea ligada a la familia Cueto anunció que incrementará paulatinamente sus operaciones desde junio, el 15 de mayo la empresa no cumplió con el pago de los cupones de dos títulos de deuda que mantiene con sus bonistas, que suman unos US$ 8,2 millones, en momentos en que las deudas que enfrenta la compañía son mayores.

Pero esta dificultad para pagar compromisos por estos días afecta a la industria aérea en general. Es por ello que Avianca anunció su decisión de acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de EEUU.

¿Cuáles son los beneficios y riesgos para Latam en caso que decida acogerse al Capítulo 11? Para Rodrigo Zegers Quiroga, director del Grupo Concursal RCZ Abogados, “es absolutamente conveniente para Latam”. Explica que el Capítulo 11 es “similar a nuestra Reorganización Judicial de Empresa Deudora, no es una quiebra (liquidación) como podría entenderse, sino que pretende prevenirla y permitir que la empresa continúe desarrollando su actividad en el tiempo, a través de un plan de reestructuración”.

Benjamín Jordán, coordinador de la red Expertosendeudas.cl, comenta que “el principal beneficio es que se evita que la empresa entre en liquidación, teniendo que terminar su funcionamiento”. Por su parte, Esteban García Nadal, de García Nadal Abogados, dice que “podría beneficiarle para obtener condiciones de pago más favorables con sus acreedores”.

María Ester Paredes Martínez, socia de Palma Edwards y Veszpremy, detalla que, entre otros beneficios, se obliga a los acreedores a actuar colaborativamente, y “se otorga la facultad al deudor de decidir qué contratos son susceptibles de mantener y cuales deben terminarse”.

Más beneficioso

Pedro Eguiguren, socio fundador de Eguiguren Abogados y exfiscalizador de la Superir, dice que al comparar la reorganización judicial chilena y el Capítulo 11 de EEUU, este último “es mucho más beneficioso para una empresa de gran envergadura, ya que la protección financiera por la cobranza individual dura más tiempo, se permite alterar o cancelar de manera unilateral los contratos y relaciones laborales que tenga la empresa, (entre otros)”.

Zegers destaca que al acogerse a esta figura, la empresa gana mucho tiempo, y mientras dure el proceso, puede mantener la administración. Además, recalca que toda la tramitación se realiza ante tribunales especializados en materias concursales.

Pero de todas maneras, acogerse al Capítulo 11 también tiene riesgos. Y todos los abogados consultados apuntan a lo mismo: si Latam no logra reorganizarse, tendría que acogerse a un proceso de liquidación o quiebra.

Zegers puntualiza que esto se podría dar en caso de que “no consiga el voto favorable de los acreedores (mayoría absoluta de los presentes que representen 2/3 del pasivo); que la Corte de Quiebras rechace la solicitud Chapter 11 (principalmente por estimar que el plan no es viable); o que habiéndose aprobado el plan de reestructuración, la empresa luego no lo cumpla”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.