Los tiempos de bonanza de las casas de remates

remate

Remates de camionetas y furgones han sido los bienes más demandados en las reuniones virtuales que cada semana congregan a cientos de personas. Las casas de subastas lo asocian al auge de los emprendimientos de delivery. Se espera que aumente el número de empresas que recurran a rematar o licitar activos para generar liquidez.




Comprar un auto o una propiedad por internet, no era algo común hace una década. Incluso si uno piensa en eso dos a tres años antes, todavía pocos se atrevían hacerlo. Pero el comercio se abocó al internet con mayor fuerza en los últimos meses producto de la pandemia, que obligó a modificar todas las maneras tradicionales de operar. Y los compradores online crecieron exponencialmente.

Las casas de subastas, que desde hace años venían trasladando la puja de equipos y activos presenciales, a un sistema de reuniones virtuales, se beneficiaron de esta nueva realidad. Principalmente -dicen los actores del rubro- debido a la imposibilidad de las automotoras o inmobiliarias de abrir al público sus salas de venta. Esta nueva realidad permitió a las compañías aumentar los niveles de ventas previo a la crisis.

“Hemos visto un aumento considerable en la cantidad de gente que ha estado de alguna manera confiando en este sistema 100% online”, dice el gerente general de Tattersall GDA, Pablo Stevenson.

Uno de los que presenta mayor dinamismo en términos de venta, señala el ejecutivo, es el mercado de maquinarias, equipos y vehículos, en los meses de junio, julio y agosto, e incluso en lo que va de septiembre.

“Hemos visto mucha compra en el área de maquinarias y vehículos, y estamos bastante sorprendidos en términos de los resultados que hemos obtenido porque si se hace una comparación de los precios que obtenemos hoy en algún tipo de vehículos, camionetas particularmente, o alguna maquinaria, hemos tenido aumentos de precios de 25% a 30%, de los mismos bienes que nosotros ofrecíamos en marzo y los que ofrecemos hoy”, dice Stevenson. “Al parecer el mercado está notando que hay escasez de oferta porque hay dificultades de importación; y cuando uno aparece con un remate y con una serie de cantidad de bienes a precios atractivos el mercado ha reaccionado de forma muy potente y ha percibido que esa es una oportunidad muy interesante para la compra”, indica. También plantea otro punto que podría explicar el aumento en la demanda. “Hay necesidades de empresas logísticas, de microempresas de transporte o de gente que requiere seguir funcionando, y por eso hemos notado un gran empuje”.

Respecto a la oferta de vehículos, maquinarias y equipo, cuenta que ha aumentado levemente en vista de que los mandantes andan en busca de liquidez para enfrentar la pandemia. “Hemos notado mucha presión de los mandantes por liquidez, están muy preocupados de no quedarse con stocks estancados y, eventualmente, si van a tomar alguna decisión de venta a final de año, esas decisiones de venta se han adelantado. Hemos visto efectivamente mayor presión en ese sentido y un aumento del stock disponible en el área de remates, pero al mismo tiempo se ha visto contrarrestado por una demanda importante también. Eso no ha significado una baja en los precios sino al contrario, ha habido un aumento de precios en el área de vehículos comerciales usados”, comenta.

El gerente general de Macal, Sebastián Calvo, dice que en su caso, han visto una alza en la venta de furgones. “Nosotros lo asociamos a más emprendimientos de delivery”, afirma. También comenta que la cantidad de gente que participa de estos remates se ha triplicado. Es por eso, dice, “estamos vendiendo más de 500 autos al mes y a principio de año estábamos vendiendo 300. Y en propiedades estamos vendiendo más 150 al mes y a principio de año eran 100. Pero no es que haya más necesidad de gente que necesita vender las cosas por algún apuro, sino que cuando están todos los canales tradicionales complicados para hacer lo que hacen siempre, la alternativa de poder seguir vendiendo todo por internet se ve fortalecida”, indica.

José Miguel Astete, gerente del Área de Licitaciones de Colliers International, señala que ven una mayor disposición por vender, pero en la mayor parte de los casos sin querer sacrificar mucho el valor de los inmuebles. "Creemos que se debiera producir un aumento en las licitaciones y remates a precios más bajos de los que veníamos viendo hasta octubre de 2019. Esto, debido a la dilatación de venta de activos que se ha visto en el primer semestre del 2020. También se espera que muchas empresas y personas naturales recurran a vender activos inmobiliarios para generar liquidez, indica.

Proyecta que aumentarán las licitaciones y remates debido a la dilatación de venta de activos que se ha visto en los últimos meses. “También se espera que muchas empresas y personas naturales recurran a vender activos inmobiliarios para generar liquidez. Sin embargo, hasta el momento, en Colliers no hemos percibido una presión por venta de activos inmobiliarios de las empresas o corporaciones por razones de liquidez, sino más bien por cambios de circunstancias de la empresa que requieren reestructuraciones organizativas”, dice.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.