Oposición envía carta al Presidente para que suba la puntería al Ingreso Familiar de Emergencia

Imagen-Conclave-Senadores-Oposicion-Nueva-Mayoria-1810

Diputados y senadores de centro e izquierda firmaron la misiva, que remarca que el gasto público en esta pandemia está aumentando menos que durante la crisis de 2008. El expresidente de la Cámara de Diputados indica que este ingreso debiese llegar a toda la población, ser de $80 mil per cápita y no decreciente.




Esta semana en el Senado la oposición rechazó en particular la iniciativa oficialista del Ingreso Familiar de Emergencia, por considerarla “insuficiente”. Pese a lo anterior, desde la coalición del gobierno e incluso en La Moneda han sostenido que no se moverán del monto inicial propuesto para ayudar a las familias vulnerables durante los próximos tres meses.

El gobierno planteó la entrega de un bono mensual por cada integrante de la familia, con lo que se desembolsarían US$ 800 millones. La oposición pidió elevar ese monto a US$ 1.200 millones, lo que está dentro del presupuesto planteado por el gobierno para ir en ayuda de trabajadores.

Así las cosas, hoy las bancadas de diputados y senadores de los distintos partidos de centro e izquierda suscribieron una carta dirigida al Presidente Piñera para que amplíe el monto a entregar a los trabajadores.

El documento busca sensibilizar sobre “el drama cotidiano que viven los hogares más vulnerables de nuestro país e incluso aquellos de vastos sectores de capas medias no puede invisibilizarse”.

Por lo anterior, hacen un llamado a que “el Estado juegue el rol de garante y promotor de los derechos sociales, evitando que las familias zozobren a medida que la pandemia y la crisis económica sigan desarrollándose”.

El expresidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores (DC), indicó que “esto del no podemos más, ya lo venimos escuchando reiteradas veces (…) No estamos disponibles para un Ingreso Familiar de Emergencia que sea discriminatorio, que sirva para por lo menos una canasta familiar digna”.

Añadió que “es imposible que en la oposición podamos compartir los dichos del Presidente y este afán de apretar la caja fiscal hasta que sea la gente la que tenga que pagar los platos rotos. Planteamos que, a lo menos, debiese haber un ingreso per cápita de $80 mil mensuales, y no decrecientes, porque la gente come parejo todos los meses, no un mes 60 y al otro 30 (…) Este ingreso deben recibirlo todas las personas, no solamente el 40% más vulnerable. Debiera haber algo para la clase media, que no podemos dejarla de lado”.

Se estaría gastando menos que en la crisis subprime

La carta reitera que la propuesta de ingreso familiar que realizó el Ejecutivo “es absolutamente insuficiente como instrumento para hacerse cargo de las necesidades básicas de la familia chilena en el contexto de la crisis sanitaria y económica”.

Frente a esto, dicen estar seguros que el Estado puede subir la puntería. De hecho, aseveran que Chile no enfrenta restricciones insalvables o limitantes absolutas en cuanto al gasto fiscal.

“Podemos recurrir a más endeudamiento interno y externo. El gasto público ante esta pandemia está aumentando menos que con ocasión de la crisis subprime de 2009. El cambio en el saldo efectivo del gobierno central del presente año 2020 respecto del pasado año 2019 es de 5 puntos del PIB y en el año 2009 fue de ocho puntos respecto de 2008”, argumentan y agregan que “nadie podría dudar que la crisis actual es mucho más severa que la crisis subprime y, por lo tanto, se requiere de un mayor esfuerzo, convicción, voluntad y acción oportuna para asumir las demandas sociales que están esperando una respuesta más comprometida y solidaria”.

Injusticia respecto a las ayudas a las empresas

La misiva constata que los principales esfuerzos del Estado para paliar y enfrentar los efectos económicos y sociales de la crisis han estado focalizados en las ayudas para el sector empresarial: condonaciones, postergaciones del pago de impuestos, acceso al crédito con aval del estado y leyes para eximirlos del pago de remuneraciones. Sin embargo, subrayan que “para el mundo de los trabajadores (formales, informales y honorarios), que son la mayoría de los chilenos y chilenas, la ayuda que se diseña no proviene del Estado, sino que de sus propios ahorros, en este caso, sus cuentas individuales de cesantía”.

Recalcan que la situación descrita anteriormente es “injusta y desequilibrada”. Por lo anterior, dicen que se requiere hacer “un mayor esfuerzo y otorgar un oportuno y efectivo apoyo a sus ciudadanos, de manera clara, desburocratizada y tendiente a la universalidad que permita la adecuada subsistencia de millones de personas que están siendo afectadas y sufren en este contexto”.

Se sostienen en que distintos economistas y expresidentes del Banco Central han señalado que la situación económica del país permite hacer un mayor gasto fiscal.

Advierten revisión de modelo tributario post pandemia

La oposición advierte que “pasada la pandemia deberemos evaluar él o los mejores instrumentos, mecanismos o alternativas legales para hacer frente de la mejor forma posible el servicio de dicha deuda y, sin lugar a dudas, diseñar una nueva política pública respecto de nuestro sistema tributario y modelo de desarrollo, que realmente haga posible impulsar el desarrollo inclusivo de Chile, y disminuir rápidamente las brechas de desigualdad, las cuales han quedado nuevamente al descubierto”.

La misiva cierra haciendo un “urgente llamado al gobierno a ponerse en el lugar y situación de la gran mayoría de las familias del país que están siendo afectadas por esta crisis, y aumentar tanto los montos como las coberturas respectivas del proyecto de ley de Ingreso Familiar de Emergencia”.

Comenta