Para las aerolíneas, el hielo seco en el transporte de vacunas exige una atención especial

Un trabajador con hielo seco en una planta de Pfizer en Puurs, Bélgica. La vacuna Pfizer-BioNTech debe almacenarse a menos -70 grados Celsius. FOTO: OLIVIER MATTHYS / ASSOCIATED PRESS

El refrigerante necesario para mantener algunas dosis durante la distribución está regulado como mercancía peligrosa para el transporte aéreo.




Las grandes cantidades de hielo seco necesarias para llevar las candidatas a la vacuna Covid-19 a las poblaciones cansadas de la pandemia requerirán una atención especial de las aerolíneas y los reguladores de seguridad.

El hielo seco, la forma sólida de dióxido de carbono, es una parte fundamental de los planes para transportar la vacuna desarrollada por Pfizer Inc. y BioNTech SE, que debe mantenerse a temperaturas ultra frías. Pfizer espera enviar 50 millones de dosis en todo el mundo antes de fin de año. La vacuna fue la primera en ser autorizada en Occidente, y recibió autorización para uso de emergencia en el Reino Unido la semana pasada. Está bajo revisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.

Ampliamente utilizado como refrigerante, el hielo seco está clasificado como un bien peligroso por la Organización de Aviación Civil Internacional y el Departamento de Transporte de los EE.UU. porque cambia a forma de gas cuando se descompone, un proceso llamado sublimación. Los expedidores deben usar contenedores ventilados que permitan que se libere el gas, para evitar que se acumule presión y rompa el empaque.

El gas también puede desplazar el oxígeno en espacios confinados con poca ventilación, creando un peligro de asfixia, aunque el riesgo es mínimo bajo la ventilación normal de la cabina, según la Administración Federal de Aviación.

“Si los niveles de oxígeno descienden por debajo del 19%, eso podría causar un peligro para las personas y los animales”, dijo Delmer Billings, director técnico del Dangerous Goods Advisory Council, un grupo comercial sin fines de lucro que promueve el transporte seguro de materiales peligrosos. “Si agota el oxígeno lo suficiente, podría causar pérdida del conocimiento, incluso la muerte”, agregó.

Las compañías aéreas involucradas en los esfuerzos de transporte de vacunas están pidiendo a los reguladores de la aviación que aumenten la cantidad de hielo seco que pueden transportar en los vuelos que transportan vacunas mientras trabajan con los fabricantes de medicamentos y los gobiernos para establecer canales de distribución. Las restricciones sobre la cantidad de material en los aviones generalmente se basan en las tasas de ventilación de los aviones y en factores como el tamaño del avión y si se usa para vuelos de pasajeros o de carga, afirmó Robert Coyle, vicepresidente senior de estrategia farmacéutica y de atención médica en carga del transportista Kuehne + Nagel International AG.

El jueves, Delta Air Lines Inc. expresó que había recibido la aprobación de la FAA para duplicar la carga permitida de hielo seco en sus aviones de fuselaje ancho Airbus A330 y A350, y seis veces la carga permitida anteriormente para los envíos que utilizan un contenedor de almacenamiento especial del tamaño de una maleta que diseñó Pfizer.

Delta ha realizado pruebas con cargamentos de vacunas desde Europa y América Latina, y dentro de EE.UU., todos en vuelos solo de carga.

United Airlines Holdings Inc. obtuvo la aprobación de la FAA el mes pasado para aumentar su asignación de hielo seco a 15.000 libras de 3.000 libras, para vuelos de carga fletados entre el Aeropuerto Internacional de Bruselas y el Aeropuerto Internacional O’Hare de Chicago para apoyar la distribución de la vacuna Pfizer y BioNTech. Una portavoz de United señaló que la aerolínea “cuenta con procedimientos efectivos para garantizar que manejamos de manera segura todos los materiales peligrosos que podemos llevar a bordo de nuestra aeronave”.

Extremadamente frío con una temperatura superficial de aproximadamente -78 grados Celsius, el hielo seco se ha utilizado durante mucho tiempo para enviar medicamentos, productos farmacéuticos y alimentos perecederos como carne o helados.

“Cuando se empaqueta y almacena correctamente, no representa ningún riesgo”, dijo Rafael Teixeira, presidente de World Courier e ICS, un proveedor de logística especializada propiedad del distribuidor de medicamentos AmerisourceBergen Corp.

La escala del esfuerzo de distribución de la vacuna Covid-19 no tiene precedentes, involucra miles de millones de dosis con estrictos requisitos de control de temperatura que se espera que pongan a prueba las redes de envío de la cadena de frío.

Las inyecciones de Pfizer y BioNTech deben mantenerse a menos -70 grados Celsius, más fría que la temperatura anual promedio en el Polo Sur y más baja de lo que requieren otras vacunas candidatas. La inyección de Moderna Inc., el otro líder líder, debe enviarse y almacenarse a una temperatura por debajo del punto de congelación que la mayoría de los congeladores domésticos o médicos pueden acomodar.

Los fabricantes de hielo seco se están preparando para un aumento esperado de la demanda. Los proveedores de logística han estado construyendo “granjas de congeladores” con cientos de unidades portátiles que almacenan productos farmacéuticos a temperaturas ultrabajas.

Pelican BioThermal LLC, con sede en Plymouth, Minnesota, que fabrica envases que suelen utilizar materiales de ingeniería para mantener las temperaturas, ha probado y aprobado el uso de hielo seco en sus sistemas para proporcionar las temperaturas subcongeladas necesarias para mantener la eficacia de las vacunas contra el Covid-19. La compañía también está aumentando la producción global de sus grandes contenedores de envío que pueden contener paletas completas de productos ante la creciente demanda de las compañías farmacéuticas que buscan enviar vacunas.

“Se están realizando muchas inversiones en este momento para lograr esto”, afirmó Ira Smith, director del programa de alquiler de Pelican en las Américas.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.