Préstamos de consumo se siguen hundiendo, pero créditos a empresas subieron casi 12% en abril

Las colocaciones comerciales siguen mostrando un desempeño contracíclico, según las cifras que dio a conocer la CMF. En tanto, la morosidad mayor a 90 días en consumo ha aumentado.


Los créditos que ha entregado la banca a las empresas se mueven en sentido contrario al ciclo económico. Eso es lo que muestran las cifras de abril que dio a conocer hoy la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), donde los préstamos comerciales van al alza, mientras los de consumo se siguen hundiendo.

Según un informe publicado por la Asociación de Bancos (ABIF), el crédito bancario creció 8,3% real en doce meses en abril, levemente inferior a lo ocurrido el mes anterior (8,7%).

Al desagregar por tipo de colocaciones, las comerciales se expandieron 11,9% respecto a igual mes del año anterior, mientras que el crédito de consumo marcó una variación anual de -4,9%.

Por su parte, la cartera de vivienda aumentó 8,5% en doce meses, manteniendo el ritmo de expansión observado en meses previos.

A qué se debe

El alza en las colocaciones de abril ocurre en momentos en que la banca ha reprogramado créditos y en la cartera comercial también se ve reflejado que la industria está dando préstamos con garantía estatal a pymes mediante Fogape.

La ABIF reportó en su informe que al 15 de mayo se habían cursado reprogramaciones a 934.000 deudores bancarios, cifra equivalente a un 7,6% de la cartera de clientes minoristas, en operaciones que involucran un monto total de US$ 34 mil millones, equivalente a un 27,9% del saldo de colocaciones vigentes en dicho segmento.

“Las reprogramaciones de créditos, que implican la postergación de hasta seis cuotas, resultan en una menor amortización de la deuda en el corto plazo, y por consiguiente en un mayor crecimiento del saldo insoluto”, señaló la ABIF.

¿Y qué pasa en consumo? El gremio detalló en el informe que a nivel de productos, destaca la caída en tarjetas y líneas de crédito, que presentaron una variación anual de -8,8% en abril, la cual se traduce en una baja de 3,6 puntos porcentuales (pp) en términos agregados, considerando que este ítem tiene una participación en torno al 40% sobre la cartera de consumo.

Por otro lado, los créditos en cuotas disminuyeron 2,2% en igual período, restando 1,3 pp a la expansión de la cartera.

En tanto, si bien la cartera hipotecaria no ha mostrado grandes diferencias en su crecimiento, el flujo de nuevas operaciones continúa descendiendo. En abril alcanzó 14 millones de UF en la Región Metropolitana, “cifra inferior al récord anotado en torno al cierre del año pasado e inferior al promedio de los últimos tres años”, comenta el informe de la ABIF.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.