Reforma previsional: cómo se gestó la propuesta del gobierno y cuáles son los nudos de la negociación que viene

Desde el gobierno tomaron contacto con dirigentes y parlamentarios oficialistas buscando allanar el camino para que el Presidente Piñera pueda anunciar hoy los cambios a la reforma.

En los primeros cuatro días de marzo la reforma ha tenido más acción que en todo un año, pero las trabas persisten, mientras las posiciones entre el oficialismo y la oposición ahora parecen más alejadas.




Solo van cuatro días de marzo y la reforma previsional parece tener más acción que en todo el último año. Esto, porque desde enero de 2020 las conversaciones han sido a puerta cerrada entre el gobierno y la oposición, intentando llegar a un acuerdo. Pero eso finalmente se complicó, por lo que ahora el debate sufrió un vuelco.

El lunes se conoció que el gobierno preparaba cambios a la reforma. Fue precisamente ese día cuando el Ejecutivo sostuvo las últimas conversaciones con la oposición. Allí se concluyó que no era posible llegar a un acuerdo.

Esto, porque el gobierno consideraba que había cedido bastante desde su postura inicial, estando incluso dispuesto a entregar un 4% a un fondo común y un 2% a una especie de cuenta individual, donde en la práctica se haría un registro de ese dinero dentro del mismo fondo, en cuentas personales o nominativas. Sin embargo, desde el mundo opositor se mantuvieron firmes en que el 6% íntegro debía ir a solidaridad. Sin matices. Sin concesiones.

Así las cosas, el gobierno sacó la carta que tenía guardada bajo la manga, y decidió prepararse para anunciar modificaciones al proyecto. Pero antes de eso, lo primero que querían lograr, era descongelar la iniciativa que ya llevaba un año en pausa en el Senado.

Economistas coinciden que alza del Pilar Solidario sube presión fiscal e instan a debate sobre sostenibilidad de largo plazo

Esta decisión quedó más clara el lunes, luego de sostener las conversaciones con la oposición. Esa noche el Presidente Sebastián Piñera adelantó en una entrevista en T13 que vendrían cambios, y advirtió que “si no logramos un acuerdo pronto, vamos a poner discusión inmediata”.

Pero el anuncio no cayó nada bien en ninguno de los dos bandos: el oficialismo se molestó porque no había sido informado de los detalles de los cambios que vendrían; y también se molestó la oposición, porque según advirtieron, retrocedía todo lo que habían avanzado en las negociaciones.

Para el martes se esperaba el anuncio formal, pero finalmente eso no ocurrió, en medio de las tensiones que se generaron. Ese día, la oposición reaccionó de inmediato, y pese a que en un año entero nunca se puso en tabla el proyecto para su votación en general, decidieron fijarlo para el miércoles, evitando la urgencia que había anunciado el Presidente. Esto quedó agendado entre las 12.00 y las 14.00, justo en el horario en que el Jefe de Estado pensaba hacer el anuncio.

Ya el miércoles el gobierno detalló a los parlamentarios oficialistas lo que vendría, en una reunión realizada pasado el mediodía. Mientras eso ocurría, la oposición movió sus piezas y puso en jaque al Ejecutivo: votaron en general el proyecto y lo aprobaron, pero luego también aprobaron que el 6% vaya íntegro a un fondo común.

Como fue todo tan encima, el Presidente decidió dejar el anuncio de los cambios a la reforma para la noche del miércoles, en cadena nacional. Y finalmente se concretó: a las 21.30 informó que ingresarían una indicación para aumentar la cobertura del Pilar Solidario del 60% al 80% de la población, y un alza de la Pensión Básica Solidaria hasta la línea de la pobreza.

La oposición no pudo salir a criticar esta propuesta, pero sí cuestionaron que no se haga una cirugía mayor a la industria y persistieron las diferencias respecto al destino del 6% de la cotización adicional.

Los actores en el gobierno

Esta propuesta no se hizo de la noche a la mañana, ya se venía trabajando desde hace algún tiempo para tener un plan B en caso de no llegar a un acuerdo respecto al 6%, y a fines de febrero se empezó a inclinar la balanza a favor de ella.

Los equipos que han estado detrás, además de los ministros de las respectivas carteras -María José Zaldívar y Rodrigo Cerda-, son Mónica Titze, Úrsula Schwarzhaupt y Miguel Pelayo en representación del Ministerio del Trabajo, y desde el Ministerio de Hacienda participa principalmente Hermann von Gersdorff, mientras que desde la Dipres han sido claves Matías Acevedo y Leonardo González.

Uno de los temas que destacan de este grupo de trabajo, es que tienen diversas edades, miradas y experiencias, por lo que hacen un buen complemento, afirma una fuente del Ejecutivo.

David Bravo valora aumento de la cobertura del Pilar Solidario: “Hago un llamado a la sensatez (de los parlamentarios)”

Aún no está claro qué tipo de urgencia se va a poner, pero señalan que la idea es dar el tiempo suficiente para discutir en profundidad una reforma de esta envergadura, pero también dando celeridad. El mismo ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda, ha señalado que esperan que salga antes de junio.

Ahora deberá continuar la discusión en particular del proyecto en la Comisión de Trabajo del Senado. Desde la instancia estaban evaluando seguir el lunes, pero ello dependerá de si todos los senadores pueden participar ese día. De lo contrario, lo más probable es que se agendaría para el miércoles. Y el gobierno espera poder ingresar las indicaciones entre este viernes y el día de la próxima sesión.

Las trabas a desatar

Los nudos para destrabar la reforma previsional persisten. Hasta ahora el gobierno y la oposición no se han sentado a conversar sobre estos nuevos anuncios que hizo el Ejecutivo.

Pero más allá de eso, hay temas que aún falta resolver. El primero, más complejo y también el más obvio, es el destino del 6% adicional, donde desde la oposición no están dispuestos a ceder ni un punto, mientras que desde el gobierno la postura hoy no es tan abierta como antes, pero no es descartable volver a la figura del 4%-2% que en un minuto se le propuso a la centroizquierda.

Fuentes conocedoras advierten que en los últimos meses no se evaluó subir la cotización adicional a 8%, dada la complejidad en que se encuentra el mercado laboral. Desde el gobierno siempre han dicho que con gradualidad todo se puede lograr, pero prefieren no hacerlo en esta etapa. En todo caso, transmiten que la disposición a conversar siempre está.

Pensiones: oposición afirma que cambios anunciados al proyecto son insuficientes, pero el gobierno logra alinear al oficialismo

El otro gran nudo, es qué hacer con las AFP. La oposición ha argumentado insistentemente en que es necesario hacer una cirugía mayor, tal como lo dijo el Mandatario hace ya algún tiempo. En esa línea, los temas que se han evaluado, y que no están del todo descartados, es licitar el stock de actuales afiliados; y centralizar la recaudación de cotizaciones y pagos de pensiones en una entidad distinta a las AFP.

También advierten que podría volver el fantasma de separar el proyecto. Esto ocurrió con la primera propuesta que ingresó el gobierno al Congreso, donde insistentemente los parlamentarios solicitaron al Ejecutivo que el alza del Pilar Solidario se tramitara de forma separada al resto de la iniciativa.

En esa oportunidad el gobierno no quería ceder, porque eso significaba perder el caballito de batalla de la reforma, ya que este tema era lo que más gustaba a los diputados de la ex Nueva Mayoría y les costaría rechazar esa propuesta. Sin embargo, luego del estallido social terminaron por separar el proyecto. Ahora vuelven ingresar un nuevo tema que es difícil de rechazar: el aumento de la cobertura del Pilar Solidario, por lo que no habría disposición de separarlo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.