Subsidio al empleo será por al menos 6 meses y costaría hasta US$2.500 millones al Fisco

Uno de los criterios que se estudia es que las firmas acrediten caída en sus ventas, ya que con eso se busca llegar a los sectores más afectados como comercio, turismo y construcción. Los economistas concuerdan en los plazos de duración de este beneficio.




La fase 2 de transición ya comenzó en siete comunas de la Región Metropolitana y dos de Valparaíso. Mientras que La Araucanía, Los Lagos y Aysén ya están en el paso 4 de apertura inicial.

Por ello, el gobierno debe acelerar la elaboración del plan clave para la recuperación de la actividad económica: los subsidios al empleo. Esto, considerando que la tasa de desocupación podría llegar incluso a cerca de 20%.

Para ello, los equipos técnicos de Hacienda y Trabajo siguen analizando las distintas alternativas, las cuales estarán sujetas a los recursos con que se cuenten. Hoy, el piso mínimo son US$2.000 millones, pero todo indica que será superior a ese monto.

De acuerdo con fuentes que conocen este proceso, el monto fluctuaría entre US$2.000 millones y US$2.500 millones. El plazo mínimo sería de 6 meses, ya que consideran que ese es el piso para esperar que la economía tome vuelo y le permitirá al sector privado recuperarse y poder sostenerse por sí mismo.

De hecho, hay economistas que afirman que el crecimiento del próximo año estará supeditado netamente al plan del gobierno, ya que la inversión privada se encontrará deprimida y, por ende, consideran que el sector privado está esperando conocer este plan para poder planificar la apertura.

Informe propone que subsidio laboral sea por seis meses
Ministro de Hacienda reitera críticas a retiro del 10% y anticipa plan de subsidios al empleo por más de US$2.000 millones

Además, los equipos de Hacienda y Trabajo evalúan establecer algún tipo de requisito para empresas que accedan a este mecanismo de ayuda.

Una opción es que acrediten pérdidas producto de la crisis sanitaria, con eso se asegura que el beneficio vaya destinado a los sectores más afectados como comercio, turismo y construcción. En este punto un parámetro serían las firmas que se han acogido a la Ley de Protección al Empleo, que hoy suman 112.117.

Si bien no hay plazos definidos para que el proyecto ingrese al Congreso, se espera que sea dentro de las próximas semanas, considerando que se espera que la apertura más avanzada de la actividad pudiera comenzar en septiembre u octubre, fecha en que ya deberían estar aprobados todos los proyectos relacionados con la reactivación económica.

Hasta ahora lo que se conoce es que se incrementará temporalmente la cobertura de los subsidios a la contratación vigentes para jóvenes y mujeres desde el 40% al 60% más vulnerable.

Además, se creará un subsidio mensual, también de carácter temporal, para todo trabajador desempleado o suspendido. El subsidio debe ser equivalente a un porcentaje del sueldo mínimo, con un tope de remuneración bruta mensual de 20 UTM. Una vez extinguido este subsidio, se fijará un crédito tributario a la contratación equivalente al 23% del valor de la remuneración de cada nuevo trabajador dependiente.

Los economistas comparten que el punto de partida tiene que ser seis meses, puesto que en ese plazo se permitiría que las empresas puedan volver a generar ingresos y, además, la economía debería estar en mejor pie.

Cecilia Cifuentes, académica de la Universidad de Los Andes, afirmó que junto con el plazo de 6 meses, se debería aplicar un mecanismo que conlleve “alguna declinación en el monto a partir del cuarto mes, considerando también el nivel de ingreso del trabajador. Una idea es que pueden enfocarse en que el subsidio se haga cargo de las cotizaciones de seguridad social, como forma también de incentivar la formalidad laboral”.

Mauricio Tejada, académico de la Universidad Alberto Hurtado, afirma que “lo primero que se debe analizar es que no sabemos cómo nos va ir luego de soltar las medidas de confinamiento, ya que pueden venir segundas olas y eso va retrasar todo”.

En ese contexto, añade que “suponiendo que la economía empieza a funcionar, la recuperación puede ser muy lenta y en tal caso se requeriría apoyo por un período más prolongado, no obstante, es probable que no haya recuperación este año por lo que las medidas de apoyo del gobierno debieran extenderse por seis meses como mínimo”.

Tipos de subsidios: directo e indirecto

Existen dos tipos de subsidios. Uno es el directo, que busca mejorar la empleabilidad otorgando una fuente laboral en aquellos lugares que hayan tenido una contracción de la demanda por mano de obra a raíz de alguna emergencia. Estos programas se financian con recursos regionales y aportes del gobierno central. Los tipos de programas son de empleo de coyuntura económica, de fomento al microemprendimiento entre otros. El segundo es el indirecto, y lo que busca es generar incentivos para nuevas contrataciones en el sector privado. En este tipo figuran los subsidios a la contratación de jóvenes y mujeres.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.