Un acuífero y las viviendas en Tierra Amarilla: las preocupaciones del Gobierno tras la aparición de un socavón en una zona minera

FOTO: KARL CHINGA GRAWE / AGENCIA UNO

Además, la ministra de Minería, Marcela Hernando, destacó que ya existe la información para concluir que la Minera Ojos del Salado realizó una sobreexplotación en la zona.


El Gobierno destacó que está desplegando a todas las instituciones correspondientes para solucionar los problemas que aparecieron en Tierra Amarilla tras la aparición de un socavón, y también poder explicar lo que ocurrió en la zona.

El ministerio de Minería, La subsecretarías de distintas carteras, la dirección general de Aguas, la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), diputados de la zona, el municipio de Tierra Amarilla y el Servicio Nacional de Geología y Minería de Chile (Sernageomin) son parte de los organismo que están trabajando en la zona tras el evento de subsidencia, que ocurrió en las operaciones del proyecto “Continuidad Operacional Mina Alcaparrosa”, de la Minera Ojos del Salado.

En esa línea, la ministra de Minería, Marcela Hernando, apuntó a que hoy la mayor preocupación es “lo que ha ocurrido con el acuífero, al ser roto por la actividad minera y que esa agua está escurriendo al interior de la mina, ese es el problema más agudo que nos preocupa como instituciones”, dijo la titular de la cartera en un punto de prensa, quien precisó que la minera responsable en el tema tiene plazo hasta durante los próximos días para detener este problema.

Otra de las tareas del Gobierno es corroborar que la actividad minera no tenga excavaciones en lugares donde existan viviendas. Según las empresas de la zona sus operaciones bajo tierra no se extenderían a lugares habitados, pero la ministra dijo que se va rectificar esa información con estudios externos.

“La población de Tierra Amarilla se encuentra rodeada de actividad minera, que no estaría debajo de la población, pero queremos certificar”, dijo Hernando.

Además, las instituciones del Estado identificaron la aparición de grietas por el sector, que no estarían cerca de una excavación o actividad minera. Ante esto, el sector académico y privado, externos a las mineras, realizarán un estudio para abordar la emergencia originada tras la aparición del socavón.

“Son estudios que nacen de la emergencia, pero existe la necesidad de hacer un estudio de largo plazo”, agregó la ministra de Minería.

La actualización sobre la situación en tierra amarilla se da en el día después en que la SMA dictara medidas contra la Minera Ojos del Salado, que apunta a que la empresa debe entregar durante los próximos 30 días hábiles una serie de estudios sobre sus operaciones en Tierra Amarilla.

“Tras realizar varias visitas inspectivas a la zona, se detectó que la empresa estaría realizando una sobre-extracción de material, lo cual podría haber provocado un aumento de aguas afloradas que no han sido controladas adecuadamente. Considerando la relevancia de los hechos que hemos presenciado, se hace necesario dictar estas medidas las cuales son complementarias a las acciones que ha tomado el Sernageomin y el Ministerio de Minería, y buscan justamente manejar el riesgo ambiental asociado a la aparición del socavón”, explicó en su momento el Superintendente (S) del Medio Ambiente, Emanuel Ibarra.

El mismo análisis fue respaldado por la ministra de Minería, quien también anunció que los diversos organismos involucrados interpondrán acciones legales que correspondan

“Sernageomin ya tiene datos de sobra para visualizar que hubo sobreexplotación”, concluyó Hernando.

Respuesta de Ojos del Salado

A través de un comunicado, la minera Ojos del Salado señaló que, en relación a lo informado por el Ministerio de Minería, “una vez que seamos notificados analizaremos las conclusiones a las que llegan los organismos técnicos, veremos responsabilidades y tomaremos las medidas pertinentes”.

La minera además aseguró que la existencia del socavón no generaría riesgos para la población, “ya que se encuentra a 600 metros de la vivienda más cercana, mientras que está a más de 800 metros de cualquier otro centro poblado o servicio público”.

“Queremos ser enfáticos en señalar que la mina Alcaparrosa no tiene operaciones activas bajo la zona urbana de Tierra Amarilla”, agregó la minera.

En relación a las grietas detectadas en terrenos cercanos a la mina Alcaparrosa, la minera aseguró que estas “fueron detectadas previamente como parte de los trabajos de estudios en la zona y forman parte de un evento independiente al socavón y en el lugar donde se ubica. Enfatizamos que no existen faenas mineras subterráneas ni centros poblados cercanos. El origen de su formación está siendo estudiado en la actualidad”.

“La compañía continuará colaborando en todo lo que requieran de parte de las autoridades como lo hemos hecho desde el primer momento de este evento. Ese diálogo ha sido fluido y constante, con el fin de esclarecer de forma rápida el origen del socavón y dar tranquilidad a la población”, concluyó Ojos del Salado.

Sigue en Pulso

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El modelo analiza los patrones de movimientos de humanos y de los animales, tecnología que ha sido aplicada a drones logrando vigilar de forma mucho más precisa.