Ventas de viviendas anotan baja histórica en abril y precios caen después de tres años de alzas

Bancos elevan restricciones para para el otorgamiento de créditos hipotecarios y demanda se debilita

La comercialización de departamentos disminuyó 73,2% y la de casas 40,6%, una baja de 66,4% en total. Las menores ventas implicó que los precios registraran su primera caída desde marzo de 2017.




El mercado mobiliario no repunta en la Región Metropolitana. Así lo reveló el último reporte de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) que indica que en abril la venta de viviendas cayó 66,4% respecto a igual mes del año anterior, como resultado de una contracción de 73,2% en la comercialización de departamentos y de 40,6% en la de casas.

Se trata del peor registro desde diciembre de 1998, en plena crisis asiática. En total, se vendieron 606 departamentos y 357 casas.

Si se compara con el ritmo de comercialización mensual previo al estallido social que se detonó el 18 de octubre del año pasado, la caída es de 65% y de 40% respecto a los meses posteriores a la crisis social, entre noviembre y febrero.

A nivel acumulado, la venta de viviendas cae 51,8% en lo que va del año, comparado con el mismo período de 2019. En relación con el promedio histórico, entre 2004 y 2018, exhibe un descenso de 41,3%.

Otro fenómeno observado es un deterioro en la velocidad de venta de las viviendas. En abril, se necesitaban 49 meses para agotar el stock de viviendas disponibles -69 meses para departamentos y 15 meses para casas-, en comparación con los 17 meses promedio para agotar stock durante 2019. Es la ralentización más significativa desde que se tiene registro, es decir, 2004.

“La crisis social y sanitaria imponen así una situación de desequilibrio en el mediano plazo que estimamos que recién comenzará a revertirse hacia finales de 2020”, señala el informe.

Por otra parte, el reporte menciona que también comienza a deteriorarse el número de meses promedio desde que se comenzó a ofertar un proyecto hasta que este se reporta vendido. En promedio, las viviendas permanecen en el mercado 21 meses.

En este contexto, en abril el precio de las viviendas (IRPV) registró una caída anual de 1,7%, la primera desde marzo de 2017. Esto, debido a que mientras el precio de los departamentos aumentó 1,8%, el de casas cayó 7,9%.

La baja en los precios responde principalmente a la caída en la venta de viviendas, señala el presidente del comité inmobiliario de la CChC, Claudio Nitsche. “La guerra de precios no se ha concretado, porque no hay altos stocks todavía, ni tampoco ha habido problemas de caja profundos”, dice. Sin embargo, plantea que cuando se produzca esta necesidad de caja, “entonces sí veremos más bajas de precios”.

El gremio plantea que hay una desaceleración generalizada de precios en el mercado de departamentos, salvo en la zona nororiente. En la zona Santiago centro y sur hubo un decrecimiento en el ritmo, luego de varios meses con alzas mensuales sobre 5%. En el mercado de casas, en la zona sur hubo una baja en los precios de 8,8%, mientras que en el norponiente fue de 13,9%.

En el análisis se observa también que el precio del metro cuadrado promedio en el Gran Santiago disminuyó 2,3% en abril, variación similar a la observada en marzo pasado. Lo anterior se fundamenta por una caída de 8% en casas y un alza de 5,9% en departamentos, alcanzando 64,3 UF por m2 ($1,8 millones).

En Ñuñoa y La Reina, por ejemplo, los valores del metro cuadrado de departamentos mantienen su dinamismo. Por el contrario, el informe señala que hay “descensos significativos” en Estación Central y Quinta Normal. En casas, Colina, La Florida y Peñalolén muestran baja en los precios.

Otro hecho que destaca es que abril disminuyó en 5% la oferta de viviendas en relación con igual mes de 2019, aunque creció 1,1% respecto a marzo. “La oferta crece en el margen a pesar del escaso número de nuevos proyectos, debido al bajo ritmo de comercialización. Exhibe así 9 mil unidades menos que el máximo alcanzado en enero de 2018”, dice el informe.

Este resultado se explica por menor oferta de departamentos, que bajó 2,6% y de casas, que disminuyó 20,7%.

Apoyo para el sector

“Hoy estamos en un contexto donde el desempleo ha subido mucho a nivel nacional y, si esto sigue manteniéndose y no aceleramos nuevos proyectos, puede ser mucho más alto y complicado. Nosotros estamos preocupados de eso; hoy estamos con casi 760 proyectos paralizados a nivel nacional producto de la cuarentena y más de 330 mil empleos que también están paralizados”, señala Nitsche.

En este escenario, el gremio plantea que para reactivar la economía y generar nuevos empleos es necesario apoyo a las empresas del rubro para que la crisis sea transitoria y también eliminar trabas que están afectando las inversiones.

Con respecto al primer punto, Nitsche señala que “es necesario trabajar en un programa específico para el sector de financiamiento especial para este tipo de empresas”. “Estamos muy conformes con lo que se ha generado para las empresas medianas y pequeñas y creemos que la banca se ha puesto a la altura en ese aspecto, pero necesitamos que genere algún tipo de programa específico”, dice.

El segundo punto tiene relación con la entrada en vigor en noviembre de la ley de aportes al espacio público. “No está bien regulada la transición entre los Estudios de Impacto sobre el Sistema de Transporte Urbano (Eistu) y los Informes de Mitigación de Impactos al Sistema de Movilidad Local (IMIV)”, indica. Por otra parte, señala que “es muy poco probable” que la institucionalidad que se necesita esté funcionando y preparada para dicho mes.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.