Ventas del retail cerraron el 2020 en terreno negativo, pero mejor a lo esperado: el canal online compensó la caída

11.12.2020 FOTOGRAFIAS DE GENTE EN COMPRAS NAVIDEÑAS EN FASE 2 DE DESCONFINAMIENTO YA QUE GRAN PARTE DE LAS COMUNAS DE SANTIAGO PRESENTARON NIVEL DE CONTAGIO DE COVID EN AUMENTO, SE RETROCEDE A ESTA FASE IMAGENES REALIZADAS EN CENTRO COMERCIAL MALL COSTANERA CENTER.Y TAMBIEN IMAGENES DE COMERCIO NO FORMAL EN CALLES ALEDAÑAS COMO HOLANDA. FOTOS: PATRICIO FUENTES Y./ LA TERCERA

El comercio electrónico B2C (business-to-consume) total, incluyendo servicios, que tuvo una fuerte caída, creció un 55%.




En simple. El canal online evitó la caída en las ventas del retail. Esto es algo de lo que no hay dudas dentro de la industria y lo ratifican datos de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) al cierre del 2020.

La cifra, aunque negativa -reconocen desde el gremio-, resultó mucho mejor de lo que se proyectaba a inicios del segundo semestre, principalmente debido al repunte que supuso la inyección de recursos a los hogares a través de bonos estatales y retiros previsionales y al rol que jugó el comercio electrónico. Con todo, el 2020, cerró con una contracción en las ventas del comercio minoritas del 3,8%.

Por categoría, y así como también lo adelantaba la consultora GfK, el mejor desempeño anual correspondió por lejos a productos electrónicos, para el equipamiento del hogar y tecnológicos, que acumularon un crecimiento del 17,9% en 2020. Materiales para la construcción siguió una suerte similar con un crecimiento del 14,9%.

En el otro extremo, las ventas automotrices cayeron un 32% en el año, Vestuarios y calzado acumuló una caída del 20%.

Contribución del canal online.

Al igual que en la mayoría de los países, el comercio electrónico resultó clave en su contribución al sector.

De acuerdo a la CCS, las ventas totales del comercio electrónico B2C (business-to-consumer) alcanzaron los US$ 9.400 millones, y las de bienes en particular (comercio minorista), dieron cuenta de al menos US$ 9.000 millones, con un crecimiento que superó el 100% durante el año. Con todo, el comercio electrónico B2C total, incluyendo servicios, que tuvo una fuerte caída, creció un 55%.

Para enero, el gremio anticipa una desaceleración importante en el ritmo de las ventas, respecto de lo visto en diciembre, pero en todo caso se estima que se mantenga en zona positiva.

Hacia adelante, proyectan que para marzo los resultados deberían mejorar en forma significativa en relación al año pasado, dadas las bajas bases de comparación. Esa tendencia se mantendría hasta julio según dicen, mientras que a partir de agosto no descartan caídas en las ventas minoristas durante la última parte de 2021, dado que las altas bases de comparación lo harán mas exigente.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.