A 40 años del Túnel Cristo Redentor: la obra fronteriza por la que anualmente circula un millón y medio de personas

Entrada del Túnel Cristo Redentor.

A partir de 1980, el Paso Internacional Los Libertadores cuenta con esta vía de tres kilómetros de extensión, que mejoró considerablemente la conectividad y tiempos para cruzar la cordillera de los Andes.




Chile cuenta con 34 pasos o complejos fronterizos autorizados, desde la Región de Arica y Parinacota, hasta la Región de Magallanes y la Antártica Chilena.

El principal y más importante está ubicado en la Región de Valparaíso, el Paso Internacional Los Libertadores o también conocido como Paso Internacional Cristo Redentor. Ubicado a más de 3.000 mil metros de altura, une Los Andes y Mendoza, en Argentina.

Mucho antes de ser un paso fronterizo establecido como lo es actualmente, esta zona fue testigo hace más de dos siglos de una de los proezas más grandes de las que tenga registro Chile y el continente, el denominado Cruce de los Andes.

A cargo del general argentino José de San Martín y Bernardo O’Higgins, el Ejército de los Andes, compuesto por más de 5.000 soldados argentinos y chilenos, cruzaron la Cordillera de los Andes durante dos meses. Esto culminó en la Batalla de Chacabuco, proceso clave en la Independencia de Chile.

Entre el 12 de diciembre de 1816 y el 8 de febrero de 1817, el Ejército de los Andes, liderado por José de San Martín (izquierda) y Bernardo O'Higgins, cruzó la Cordillera de los Andes.

Durante el siglo XX comenzó a ser más frecuente la ruta entre Chile y Argentina por este paso fronterizo, en los años 50, 60 y 70 las familias realizaban largos viajes a Mendoza por vía terrestre en caminos muy básicos.

Luego en enero de 1977 comenzó a operar el Complejo Fronterizo Los Libertadores, esto trajo cierto grado de modernización al paso fronterizo.

Tres años después, en 1980 (hace 40 años) se inauguró el Túnel Cristo Redentor. Con 3,08 kilómetros de largo, la mitad corresponde a Chile y la otra mitad a Argentina. Fue un gran aporte para la ruta terrestre entre ambos países, y la principal conexión con Argentina y el continente. Por él transitan más de un millón y medio de personas anualmente.

La operación de estas dos obras (el Paso Los Libertadores y el Túnel Cristo Redentor), “ha sido sumamente relevante para el país y para el Servicio Nacional de Aduanas en particular. Hasta el año 1977, el ingreso de las mercancías desde Argentina hacia Chile se realizaba a bordo del tren trasandino y los controles se efectuaban en el control fronterizo Caracoles, del que aún hay vestigios. Tres años después se inaugura el actual Túnel Cristo Redentor, que es la fórmula con la que hemos operado hasta hoy”, señala el Servicio Nacional de Aduanas.

“La relevancia del paso es crucial. Solo a manera de ejemplo, las cifras de los primeros seis meses de este año muestran que el Complejo Los Libertadores se consolida como la principal puerta terrestre para el tráfico de carga transfronteriza, concentrando el 45,5% del total del tránsito de camiones de todo el país y el 47,7% de carga”, añade Aduanas.

El Túnel Cristo Redentor está ubicado a mas de 3.180 metros de altitud, en el límite entre Chile y Argentina.

Crescente Urrutia, director de la Escuela de Transporte de la Universidad Tecnológica Metropolitana, señala que el Paso Los Libertadores y el Túnel Cristo Redentor, como vía terrestre y corredor bioceánico, desde el punto de vista del transporte y la logística integrada, “tiene una significativa importancia para el desarrollo económico del país, dada la conectividad y cercanía con los principales puertos del país como los son Valparaíso y San Antonio”.

Este túnel con 40 años de funcionamiento, consta de dos vías y opera con tránsito en ambas direcciones. Su nombre se lo debe a la estatua del Cristo Redentor de los Andes, ubicado en las cercanías del túnel.

Además, “es fundamental para el abastecimiento de la población, que es lo que nos toca controlar y vigilar como Servicio. Los productos que más ingresan por Los Libertadores son las carnes, los vehículos de carga mayor, aceites, lácteos, arroz y granos. En tiempos como los que vivimos hoy, asegurar el tránsito normal de estas cargas para que lleguen hasta los hogares es indispensable, y afortunadamente, pese al cierre de las fronteras para el turismo y viajeros extranjeros, los servicios que operan en el recinto han podido mantener la continuidad de las operaciones, entregando todas las facilidades a la cadena logística, pero también ejerciendo nuestro rol fiscalizador para asegurar el comercio lícito”, explican en Aduanas.

Jorge Gillies, historiador y licenciado en comunicación social de la Usach, considera que el paso fronterizo tiene valor histórico. “Dos países con una frontera tan larga como lo son Chile y Argentina, necesitan este tipo de complejos y pasos que ayuden a promover el intercambio, no solo de comercio y de mercancía, sino también de personas”.

Turistas argentinos cruzan la cordillera desde Mendoza en 1952. El camino era hecho por los mismos automóviles que cruzaban la cordillera. Crédito: Enterreno

En paralelo al túnel, existe un antiguo túnel ferroviario, actualmente clausurado, que fue construido a principios del siglo XX bajo los cerros Caracoles y Santa Elena, ambos de más de 4 mil metros de altura.

Incluso tuvo un rol conciliador entre ambos países, añade Gillies. “En 1978, estuvimos a horas de entrar en guerra con Argentina por el diferendo del canal Beagle. Luego de eso, se necesitaba un proceso de reconstrucción de confianza. El Paso Los Libertadores, fue un símbolo de acercamiento y colaboración entre ambos países, esa es la importancia que yo le atribuyo”.

Gillies considera que el paso fronterizo vía terrestre, tiene un valor agregado, incluso por sobre otras modalidades de viaje. “Personalmente me gusta más viajar por tierra que en avión, y en este caso siempre he preferido viajar a Argentina por bus porque con tiempo se puede apreciar mucho más el paisaje y las ciudades”.

El Paso Internacional Los Libertadores generalmente registra una gran cantidad de vehículos que pretenden cruzar la cordillera.

Por su ubicación a gran altitud, el tránsito y el Paso muchas veces se ve suspendido y/o cerrado durante invierno, debido a temporales y avalanchas de nieve que afectan a esa zona de la cordillera. El paisaje es sumamente diferente entre una estación y otra. En invierno se observa una cordillera absolutamente nevada, pero desde septiembre hasta los meses de verano, los cerros dejan a la vista su composición natural.

En 2019, el presidente Sebstián Piñera inauguró el nuevo Complejo Los Libertadores, con una inversión superior a los US$ 61 millones. Con tecnología de punta, se encuentra ubicado a 300 metros del complejo antiguo y a 69 kilómetros de Los Andes.

Comenta